Unicef Logo and the text: Children Under Threat. The State of The World's Children 2005.

Poverty Photo
©UNICEF/Myanmar/
Myo Thame

Círculos de cuidadores alivian la carga de la pobreza de los más pequeños

Yamín y Lamín Khine, hermanas gemelas de cuatro años de edad, viven con sus padres y cinco hermanos en una casa que comparten con otras tres familias en el extenso municipio urbano de Thaketa, en las afueras de Yangón. La existencia de la familia es precaria.

Su padre, U Min Khine, acarreador de agua, se gana la vida vendiendo agua potable en el vecindario. El trabajo es físicamente agotador y su ingreso diario fluctúa según la demanda. En ocasiones, aunque apenas si gana algún dinero tiene que pagar por el uso de la desvencijada caretilla que alquila para transportar su mercancía. Su esposa, Daw Pyone Yee, lo acompaña cuando no está cuidando a sus hijos o recogiendo berros en una laguna que queda cerca de la casa y que les vende a los vecinos para ayudar a cubrir los gastos básicos.

Demasiado pobre para darse el lujo de tener un colchón de heno, toda la familia duerme en una cama de tierra apisonada. Sin acceso a agua corriente, dependen de la laguna para sus necesidades. No tienen electricidad y carecen de posibilidades de costear la atención sanitaria y la instrucción; ninguno de los cuatro hijos mayores va a la escuela.

Tazan, la hija mayor, abandonó la escuela en el séptimo grado y es actualmente una trabajadora eventual, que hace velas o repara redes de pescar, según lo que se presente; su segunda hija, Ingyín de 15 años, dejó la escuela en el segundo grado para vender berros con su madre. Es tan emprendedora y persuasiva que ahora asume gran parte de la responsabilidad de ganar el dinero para la familia.

Turra, el único varón de la pareja, que tiene 10 años, dejó la escuela al terminar el tercer grado. Dedica su tiempo a hacer las faenas domésticas con su hermana Saba, de ocho años, que en toda su vida sólo ha ido a la escuela una semana.

Poverty Photo
©UNICEF/Myanmar/Myo Thame

Los diversos aspectos de la pobreza infantil

Estos menores han debido pagar un alto precio a causa de la pobreza. Literalmente, han perdido su infancia, y esto ha puesto en peligro sus posibilidades de una vida plena y productiva.

Yamín y Lamín no recibieron el cuidado y la nutrición que necesitaban en los primeros años. Cuando su made las llevó al Círculo de Cuidadoras, o grupo de madres anexo a la escuela primaria local, ambas niñas estaban demacradas, desaliñadas e indiferentes. Ni hablaban ni podían animarse a sonreír. La higiene personal era desconocida para ellas.

El desarrollo de la temprana infancia es un concepto relativamente nuevo en Myanmar, Los servicios de guardería infantil tanto públicos como privados existen para menos del 8% de los niños entre tres y cinco años, y no hay virtualmente ningún servicio de atención infantil para niños menores de tres años.

La mayoría de los servicios disponibles no integran la salud, la nutrición, la atención psicosocial y el aprendizaje interactivo: las fundamentos para que un niño pueda desarrollar el máximo de sus posibilidades. Las comunidades pobres no suelen tener los recursos para renovar los edificios que pueden convertirse en preescolares ni para costear los salarios de los maestros y hacer frente a otros gastos.

Un proyecto de cambio

El Proyecto de la Red de Desarrollo de la Primera Infancia tiene por objeto cambiar esa situación. El proyecto surgió como respuesta a la campaña del Ministerio de Educación de 1998, en que instaba a las escuelas primarias a abrir centros preescolares dentro de las instalaciones docentes para servir a las necesidades de los niños desfavorecidos de tres a cinco años de edad.

Una vez que un preescolar ha comenzado a participar, la Red de Grupos de Apoyo Comunitarios facilitan la formación de Círculos de Cuidadoras domiciliarias para niños menores de tres años en cada zona de captación de una escuela primaria. Los grupos, establecidos en consulta con las asociaciones de progenitores y maestros de cada comunidad, también son responsables de la administración de los centros preescolares.

Cada círculo de cuidado infantil está compuesto de 10 niños y sus padres y madres. A través de la Red de grupos de apoyo comunitarios, cada círculo cuenta con tres instructores, adiestrados en el cuidado de la primera infancia, para enseñar a los padres acerca de una mejor atención sanitaria, la nutrición y la importancia del juego para los niños mediante actividades concebidas para estimular su imaginación y su creatividad. Todos los días, los niños reciben una comida nutritiva de 500 calorías, así como suplementos regulares de vitaminas y tratamiento antiparasitario.

Pyinnya Tazaung, una organización nacional no gubernamental, es responsable de la planificación y administración del proyecto, que está en marcha en seis municipios pobres: cinco en Yangón y uno en Mandalay.

En Yangón, el proyecto ha ayudado a establecer, hasta ahora, a 51 preescolares que reciben apoyo de la comunidad y 705 círculos de cuidado infantil domiciliarios, que atienden a unos 9.600 niños. A más de 3.025 padres y cuidadoras les han enseñado a brindar una atención efectiva a la primera infancia.

En Mandalay, la red ha llegado a unos 1.550 niños y niñas en 19 escuelas y comunidades. Para la próxima fase del proyecto, se establecerán otros 150 círculos de cuidado infantil en los cinco municipios originales, más 20 preescolares y 200 círculos de cuidado infantil en otros dos municipios.

Una nueva oportunidad a la niñez

En los seis meses transcurridos desde que sus padres comenzaron a llevarlos al círculo de cuidado infantil, Yamín Khine y Lamín Khine han sufrido una sorprendente transformación. Han pasado de ser meras sobrevivientes a convertirse en unas niñas sanas y vitales. Su infancia les está siendo devuelta, así como sus oportunidades de un futuro mejor.

Ambas niñas han aumentado de peso, y sus ropas, aunque desteñidas, están limpias. Reciben tratamiento regular contra los parásitos y les dan vitaminas y minerales para ayudarles a crecer y protegerlas de las enfermedades. Al principio, las niñas se mostraban nerviosas cuando las dejaban con extraños, pero con el tiempo, a través de juegos y aprendizaje interactivo, han llegado a adquirir mayor confianza.

Sus padres se han hecho conscientes de la importancia de los hábitos correctos de higiene e inmunización, y están aprendiendo que la nutrición es vital para garantizar el crecimiento y desarrollo de sus hijos. Su ambiente doméstico es más limpio y más sano, y han empezado a apreciar que los niños aprenden más cuando sus necesidades físicas están atendidas y cuando se sienten saludables y seguros. Y también ha habido algunos efectos positivos para el resto de sus hijos.

El reto sigue siendo garantizar que ambas niñas puedan asistir a la escuela primaria y terminarla: para romper el ciclo de la pobreza que ha privado a sus hermanos mayores de instrucción y de una infancia saludable.

“Hay muchas necesidades en estas comunidades pobres. Las familias luchan para cubrirlas, pero solas no pueden hacerles frente a todas sus responsabilidades, no importa con cuanto empeño lo intenten”, dijo un trabajador comunitario asociado con el proyecto. “Pero el proyecto puede cubrir algunas de esas necesidad y hemos visto el cambio que ha supuesto para las vidas de esa gente”.

El UNICEF se propone ampliar este exitoso proyecto a las zonas rurales para beneficiar a muchos más niños y niñas vulnerables, y de nuevo volver a usar la escuela como una base para llegar a la comunidad. La escasez de maestros presenta un obstáculo, así como el garantizar la asistencia regular de los niños de familias migrantes.

En comunidades y aldeas donde no hay escuelas, se ha solicitado la colaboración de algunas organizaciones de carácter religioso o de dirigentes de barrio y se les ha autorizado a habilitar monasterios o edificios comunales para preescolares y círculos de cuidado infantil.

El interés, comprensión y apoyo de los dirigentes comunitarios para facilitar y sostener la Red del Proyecto de Desarrollo de la Primera Infancia es decisivo para el éxito del proyecto en sus propias comunidades.

Also in this section
Interview
Picture

Story
Picture

Story
Picture

Story
Picture

Story
Picture




La labor del UNICEF en materia de desarrollo de la primera infancia [Web]

Eliminar El Trabajo Infantil Afirmando Los Derechos Del Niño [PDF]

Aprovecharse del abuso [PDF]

Para financiar el desarrollo hay que invertir en los niños y las niñas [PDF]


“La educación es un gran regalo y todo el mundo debe disfrutarlo, pero los grandes regalos necesitan siempre una gran lucha, como la libertad…”
Una joven, 19 años, Chipre

Visite www.unicef.org/voy/spanish

Cifra total de escuelas primarias en Iraq: 14.000; escuelas sin un abastecimiento adecuado de agua o un sistema de desagüe en Iraq: 7.000; sin abastecimiento de agua potable: 3.700.
0
© UNICEF 2004