Unicef Logo and the text: Children Under Threat. The State of The World's Children 2005.

Poverty Photo
©UNICEF/Indonesia/
Paul Dillon

Contra la explotación sexual y la trata de personas

Dewi1 y su hermanita Yani ensayan una obra de teatro en el cuarto trasero de una casa indescriptible de Surakarta, una ciudad de medio millón de habitantes localizada en Java Central, Indonesia. La obra, Eka, es acerca de una niña secuestrada y vendida en el mercado sexual. Las hermanas y nueve de sus amigos adolescentes escribieron la obra y la han llevado a escena. “Se basa en nuestra vida real”, dice Dewi, una chica delgada, de 21 años vestida con una camiseta blanca y un overol. “A Eka se la robó un proxeneta de su aldea y la vendió como esclava sexual a uno de sus clientes. Ella se negó a tener relaciones sexuales con él y la violaran. En la obra, uno de los amigos de Eka intenta ayudarla y consigue un ángel guardián que la rescate”.

La obra de teatro fue idea de Kakak, una organización no gubernamental que colabora con el UNICEF en Surakarta. “El teatro ayuda a crear un sentimiento de confianza y es un modo eficaz de hacer campaña contra la explotación sexual de los niños y niñas”, dice Emmy Smith, que participó en la fundación del grupo. Kakak, que significa hermana mayor en indonesio, brinda refugio, asesoría y esperanza a niños y niñas involucrados en la industria del sexo. Aunque la mayoría de las víctimas son niñas, muchos niños también se han visto arrastrados a la prostitución. En la actualidad, Kakak asiste a 150 víctimas de explotación sexual, entre varones y mujeres. Mediante su programa y, con apoyo de la comunidad y la policía de la localidad, ha logrado rescatar de las garras de la industria sexual a nueve de estos niños, lo cual es un logro significativo.

“Para sobreponerse a la horrible vida que tiene que llevar, el 90% de las niñas y niños involucrados en la prostitución se convierten en drogadictos”, dice Smith. “El estigma, la poca educación, las escasas oportunidades de empleo y la falta de servicios de reintegración son otras razones por las cuales es difícil lograr que las niñas escapen a su situación. Nos tomó tres años rescatar a Dewi y a Yani”.

Yani tenía 15 años cuando su novio se la llevó de su casa con falsas promesas de un trabajo lucrativo y la oportunidad de continuar sus estudios. Luego de un largo viaje en automóvil hasta un lugar desconocido, fue violada por un indonesio de mediana edad que la golpeó hasta dejarla inconsciente luego de que ella rehusara sus propuestas. Enseguida la vendieron a un prostíbulo donde la custodiaban día y noche. La historia de Dewi es muy parecida.

Intimidadas, avergonzadas y profundamente perturbadas, Yani y Dewi pasaron a formar parte de los dos millones de niñas y niñas atrapadas en el mercado sexual, un negocio mundial de miles de millones de dólares.

“Mi proxeneta dejó de darme dinero y sólo me suministraba drogas”, dice Dewi. “Me puse cada vez peor. Vivía de un cuarto de hotel a otro, y trabajaba dondequiera que un cliente me solicitaba, aquí en Surakarta, en Yogyakarta o en Yakarta”.

Cuando Kakak intentó rescatar a las muchachas, ellas, al principio, se escondían de la organización. “Teníamos mucho miedo de lo que el proxeneta nos haría si descubría que nos estaban ayudando”, dice Dewi. “Pero luego me enfermé. Creía que tenía SIDA y estaba realmente asustada y quería regresar a casa con mi madre”. Resultó que Dewi no tenía SIDA. Le contó a su madre lo que le había ocurrido y siguió empleándose como trabajadora sexual, aunque menos frecuentemente. Sabía que quería abandonar esa vida y dejar de consumir drogas. Así lo hizo su hermana Yani, y las dos decidieron acudir a Kakak en busca de ayuda.

Finalmente, apoyada por su madre y Kakak, ambas hermanas lograron abandonar la industria sexual. Dewi ha regresado a la escuela y estudia para convertirse en consejera de niños y niñas que han sido víctimas de explotación sexual. Yani quiere comenzar su propia organización juvenil. Eka ha sido la obra que más han representado. Han actuado para gobiernos donantes y autoridades locales, para políticos y en festivales de arte en Surakarta y Yogyakarta.

Desafortunadamente, finales felices como los de estas chicas son raros. Por cada niña rescatada, millones de otras siguen atrapadas en la prostitución y millones más ingresan en la industria sexual cada año.

Poverty Photo
©UNICEF/Indonesia/Joshua Estey


Thousands of children working in the sex industry

En Indonesia, se calcula que 100.000 menores y mujeres son víctima de la trata todos los años. La explotación sexual de menores está en ascenso, y un tercio de los trabajadores sexuales son menores de 18 años. Entre las causas subyacentes de la trata de menores de edad se incluyen pobreza, la falta de oportunidades económicas de los jóvenes, la baja condición social de las niñas, la demanda elevada de sexo comercial, la débil aplicación de la ley, la discriminación y los conflictos armados. Las encuestas sobre trata de personas y explotación sexual que se han llevado a cabo en Asia Oriental, incluida Indonesia, muestran que la trata de menores de edad es lucrativo, está bien organizado y se vincula a la actividad criminal y a la corrupción. Es también transnacional, con frecuencia clandestino y por consiguiente difícil de combatir.

El UNICEF trabaja con el gobierno de Indonesia y con organizaciones locales como Kakak, para combatir la explotación sexual y la trata de menores de edad, mediante la promoción del acceso a la enseñanza, la presión en favor de leyes que exijan que los niños y niñas permanezcan en la escuela hasta los 16 años de edad y la provisión, en colaboración con la industria turística, de formación profesional a los niños y niñas que han abandonado el sistema escolar, a los niños y niñas que viven en la calle y a otros jóvenes en peligro de resultar víctimas de explotación.

La recuperación y la reintegración es también esencial para ayudar a los niños y niñas que han sido vendidos y explotados. Para ellos resulta un enorme desafío reingresar en la sociedad luego de meses, si no de años, fuera de sus hogares en condiciones degradantes y a veces con peligro de su vida. El UNICEF y sus aliados apoyan el adiestramiento de agentes de la policía, profesionales de la salud, asistentes sociales y maestros para abordar las necesidades de menores víctimas del tráfico de personas. Apoya también la creación de un sistema de referencia integral para las víctimas de explotación y tráfico de personas.

1 Los nombres de los niños son ficticios.

Also in this section
Interview
Picture

Story
Picture

Story
Picture

Story
Picture

Story
Picture




La labor del UNICEF en materia de desarrollo de la primera infancia [Web]

Eliminar El Trabajo Infantil Afirmando Los Derechos Del Niño [PDF]

Aprovecharse del abuso [PDF]

Para financiar el desarrollo hay que invertir en los niños y las niñas [PDF]


“La educación es un gran regalo y todo el mundo debe disfrutarlo, pero los grandes regalos necesitan siempre una gran lucha, como la libertad...”
Una joven, 19 años, Chipre

Visite www.unicef.org/voy/spanish

Tasa bruta de matriculación femenina en las escuelas secundarias de Iraq, como porcentaje de varones: 62; promedio mundial: 92.
0
© UNICEF 2004