Unicef Logo and the text: Children Under Threat. The State of The World's Children 2005.

Photo
Play video
©UNICEF 2004

Tres niñas que crecen solas reciben ayuda de la comunidad

Tres hermanas, Laura, Cremilda y Anastacia, pasan las tardes estudiando a la sombra mientras llega la noche. Para un observador circunstancial, parecería una escena familiar casi perfecta: tres niñas de 14, 12 y 10 años realizando en silencio sus tareas, en preparación de la clase del día siguiente.

Photo
©UNICEF 2004

Pero las apariencias engañan en África hoy en día. Las tres niñas son huérfanas que viven solas en la casa familiar.

Durante los últimos seis meses, han visto morir a su padre y a su madre. Ahora, se las arreglan sin ellos lo mejor que pueden. Hace tres meses, poco después de la muerte de su madre, les robaron de la casa, una sencilla construcción de bambú y de madera situada en un extremo del pueblo, sus magras posesiones.

“Este es un problema cada vez mayor en Mozambique y en el resto de África, en donde vemos niños que han perdido a sus padres y que, desde muy pronto, deben hacerse con las riendas de sus propias familias”, dice Félix Cossa, de la Oficina del UNICEF en Mozambique. “Estas niñas son también muy vulnerables al abuso sexual, que puede darse en cualquier momento, ya que no tienen a nadie que vele por ellas”.

Nadie dice si los padres murieron por causas relacionadas con el SIDA, pero Mozambique es un país en el que, según el ONUSIDA, el 12,2% de la población entre 15 y 49 años vivía con el VIH/SIDA en 2003, y alrededor de 470.000 niños han perdido a uno o a ambos progenitores a consecuencia de la enfermedad.

Photo
©UNICEF 2004

Las familias y comunidades sobrepasan el punto límite

El creciente número de muertes a causa del SIDA que ha experimentado el país, combinado con tres años consecutivos de sequía, han creado una crisis que supera la capacidad de respuesta de la mayoría de las familias y comunidades.

Como parte de una respuesta más amplia de las Naciones Unidas a los estragos del VIH/SIDA, el UNICEF está promoviendo un programa multisectorial para proteger los derechos y el bienestar de niños como Laura, Cremilda y Anastacia, y conseguir que permanezcan en sus casas, sus escuelas y sus comunidades.

Aquí, en Xai-Xai, un distrito costeño a tres horas en automóvil de la capital, Maputo, el UNICEF apoya una asociación sin ánimo de lucro de personas que viven con el VIH/SIDA y de quienes los apoyan, denominada Kuvumbana (que significa “estar unido” en Shangaan, el idioma local).

Voluntarios de Kuvumbana como Perpetua y Fatima viajan por todo el distrito para identificar, supervisar y asesorar a familias vulnerables y a niños que han quedado huérfanos. La lista de casos de los voluntarios es interminable y hacen lo posible por visitar cada semana 124 hogares, de los cuales cinco están encabezados por huérfanos.

Photo
©UNICEF 2004

“Trabajamos codo con codo con los dirigentes comunitarios, Nos orientan y nos enseñan en qué casas hay huérfanos; nosotros tratamos de averiguar si están asistiendo a clase, comiendo lo suficiente y recibiendo sus vacunas”, explica Perpetua. “Queremos que se den cuenta de que, aunque han perdido a sus padres y madres, no están solos, que hay gente que puede cuidar de ellos”, añade Fatima.

En 2003, la Oficina del UNICEF en Mozambique gastó 2,3 millones de dólares en apoyar a los huérfanos y otros niños y niñas vulnerables a causa del VIH/SIDA, pero las necesidades de comunidades como Xai-Xai, ya de por sí grandes, siguen creciendo.

No hace tanto, huérfanos como estas tres niñas hubieran constituido un trágico escenario que ilustraría los peores efectos del VIH/SIDA. Pero hoy, niños como éstos están por todas partes, viviendo y aguantando lo mejor que pueden.

Tras la clase, las hermanas trabajan en una pequeña parcela al lado de su casa y luego se retiran a estudiar con sus libros de texto, tumbadas sobre una gran estera a la sombra, mientras Laura, la mayor, hace la cena.

“Comemos dos o tres veces al día: Comemos choclo, patatas fritas y, en ocasiones, algunas hojas de guarnición,” dice. “Los trabajadores comunitarios nos dan materiales escolares, lápices, libros de texto y también algo de comida. Esto nos supone un alivio”.

Also in this section
Interview
Picture


Story
Picture

Story
Picture




La labor del UNICEF en materia de VIH/SIDA [Web]

Facing the Future Together: Report of the Secretary-General's Task Force on Women, Girls and HIV/AIDS in Southern Africa [PDF, English only]

Las generaciones huérfanas de África [PDF]

Niños al borde del abismo 2004: Un informe conjunto sobre nuevos cálculos en la cifra de huérfanos y un marco de acción [PDF]

Combatir el VIH/SIDA Estrategias Para Obtener Resultados: 2002-2005 [PDF]


“Vivo en África del sur. No quiero morir antes de tener 110 años y cinco bisnietos. No quiero morir antes de cumplir 25 años. Me niego a sentarme a mirar cómo mi generación se desploma. Voy a cambiar las cosas... ¿y tú?"
Una joven, 15 años, Zimbabwe

Visite www.unicef.org/voy/spanish

Número de países que han ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño: 192; países que no han ratificado aún la Convención: 2
0
© UNICEF 2004