Unicef Logo and the text: Children Under Threat. The State of The World's Children 2005.

Picture
©UNICEF/Sierra Leone/
Alusine Savage

Los niños y niñas relatan su versión de la historia

Los niños y niñas de Sierra Leona quedaron atrapados en medio de la brutal guerra civil que atenazó este país. Presenciaron actos de una terrible violencia, fueron víctimas del maltrato sistemático y, en muchos casos, se vieron obligados a combatir ellos mismos. Violaciones, mutilaciones, prostitución forzosa y matanzas injustificadas eran parte de su vida cotidiana. La guerra les privó de una educación y, peor aun, les mostró el rostro más brutal de la crueldad humana a una edad temprana, destrozando su infancia.

“Yo estaba en el centro de Freetown en Soldier Street, a poca distancia de la que entonces era la Sede de la Presidencia, conocida como la Casa del Estado y el Edificio del Parlamento”, cuenta Albert*, de 17 años. “Esta era una ‘zona crítica’ durante la invasión de los rebeldes del 6 de enero de 1999”.

Albert recuerda cómo los rebeldes empleaban a los civiles como escudos humanos y les utilizaban como señuelo para obligar a sus vecinos a salir de sus casas. Aquellos que lo hacían eran asesinados en el acto. Otros eran capturados y empleados para transportar carga. También recuerda cómo los rebeldes decían a la gente que salieran de sus casas y se manifestaran a favor de la paz, para matarles después con granadas propulsadas por misiles y bombas.

Muchos hogares, el de Albert entre ellos, fueron incendiados. “Nos refugiamos en la iglesia que se encuentra detrás de nuestra casa”, dice. “Los rebeldes pensaron que estábamos dentro de la casa y le prendieron fuego con la intención de quemarnos vivos”.

La importancia de rendir cuentas

Después de la firma del Acuerdo de Paz de Lomé en 1999, se creó una Comisión para la Verdad y la Reconciliación en Sierra Leona cuyo fin era crear un registro imparcial de los casos de violación de derechos humanos y ofrecer recomendaciones al gobierno para prevenir futuros conflictos. Las Comisiones de la Verdad y la Reconciliación se han convertido en una práctica habitual en aquellos países que buscan reconciliarse con su pasado de guerra y represión. Se han creado 25 comisiones, que han ayudado a sanar las heridas en países como Argentina, el Salvador, Sudáfrica, Serbia y Montenegro y Sri Lanka. Pero, sin embargo, la Comisión de Sierra Leona era distinta de todas ellas, dado que era la primera que prestaba una atención especial a las vivencias de los niños y niñas afectados por el conflicto.

Reconociendo que la infancia figuraba entre las principales víctimas de la guerra civil y que su participación era esencial para promover la reconciliación, los miembros de la Comisión concibieron medidas adaptadas a la infancia para facilitar que los niños y niñas se sintieran seguros relatando sus experiencias. El resultado fue que los niños y niñas de Sierra Leona pudieron participar mediante la celebración de audiencias especiales, a puerta cerrada, en un ambiente en el que se sentían seguros al ser entrevistados y recibían apoyo psicológico.

Estimulados por esta experiencia, los niños y niñas solicitaron una versión del informe de la Comisión adaptada para ellos. Dicho informe fue preparado conjuntamente por la Comisión, el UNICEF y la Misión de las Naciones Unidas en Sierra Leona. Los niños y niñas colaboraron en todo el proceso, ayudando a elaborar un informe que posibilitaba una intervención decisiva a favor de la infancia y por parte de la infancia misma.

Albert se involucró de lleno en el proceso. “Uno de mis amigos, el presidente fundador de la Red de Foros de la Infancia, me invitó a unirme a la organización, que trabaja por la defensa de la infancia en Sierra Leona”, afirma. “Actualmente soy el Secretario General saliente. Celebramos dos reuniones por semana. Una en la que se congregan representantes de la infancia de todas partes del país para decidir cuáles son las cuestiones que vamos a tratar, y otra reunión semanal en la que nos reunimos con el Ministerio de Asuntos Sociales, de Género y de la Infancia. En el ministerio nos escuchan, aunque las cosas se mueven muy despacio. Pero en definitiva eso no importa. Siempre y cuando las cosas se hagan, no importa si van despacio”.

Durante las sesiones de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, Albert escuchó los testimonios de niños y niñas que describían sus experiencias durante la guerra. “Fue una experiencia maravillosa porque los niños cuentan todo exactamente como lo recuerdan; los adultos no siempre lo hacen”, afirma. “El informe oficial contiene muchas palabras pomposas que los niños no entienden. La versión adaptada para la infancia es diferente. Va dirigida a la infancia y su propósito es dar a conocer cuáles son los efectos de la guerra en la vida de los niños y niñas para evitar que vuelva a ocurrir”.

Actualmente, puede decirse que la vida de Albert y su familia ha vuelto a la normalidad. Albert está estudiando historia en la Universidad de Sierra Leona y haciendo planes para el futuro.

* Los nombres son ficticios.


Also in this section
Interview
Picture

Story
Picture

Story
Picture

Story
Picture

Story
Picture La infancia amenazada: conflicto




La labor del UNICEF en materia de protección infantil [Web]

Adult Wars, Child Soldiers [PDF, English only]

El VIH/SIDA y los niños en situaciones de conflicto armado [PDF]

No queremos pistolas ¡Somos niños! [PDF]


“Muchas niñas y mujeres que contraen el SIDA todos los años no tienen los conocimientos para protegerse contra el virus...”
Una joven, 17 años, Australia

Visite www.unicef.org/voy/spanish

Porcentaje de menores de cinco años que tienen bajo peso grave: en África subsahariana, 8; Oriente Medio y África del Norte, 2; Asia meridional, 16; Asia oriental y el Pacífico, 3; América Latina y el Caribe, 1; y ECE/CEI, 1.
0
© UNICEF 2004