Unicef Logo and the text: Children Under Threat. The State of The World's Children 2005.

Picture
©UNICEF/
Occupied Palestinian Territory/
Steve Sabella

En busca de la educación en medio del conflicto armado

La violencia constante, los toques de queda, las clausuras, el confinamiento doméstico y una economía en ruinas son la causa de que muchos niños y niñas del Territorio Palestino Ocupado no asistan a la escuela. Durante el curso escolar 2003/04, los días lectivos de 197.600 alumnos y 9.300 maestros palestinos sufrieron interrupciones y por lo menos 580 escuelas tuvieron que cerrar. Unos 317.000 de los 1,2 millón de niños y niñas palestinos en edad escolar y sus familias atraviesan dificultades económicas, particularmente quienes viven en la empobrecida Franja de Gaza.

A más de una generación de niños y niñas palestinos se les deniega su derecho a una educación básica.

Aunque la mayoría de los niños y niñas palestinos pudieron regresar a la escuela o recibir una instrucción alternativa en los cursos 2001/02 y 2002/03, las restricciones en la movilidad han exigido la creación de un sistema de enseñanza suplementario, con frecuencia no oficial. Muchos escolares palestinos reciben instrucción de sus progenitores, o se reúnen en aulas improvisadas situadas en mezquitas, sótanos y callejones. Pese a los considerables esfuerzos de donantes y organismos tales como el UNICEF, el conflicto invade cada vez más las aulas palestinas en la forma de una imaginería y una retórica violentas, siendo este rasgo más notable en las escuelas gubernamentales. Esto se debe al hecho de que pocas familias en el territorio palestino han quedado intactas, a medida que hermanos y hermanas, padres y madres mueren asesinados, resultan heridos o están presos, mientras se destruyen las casas y se eliminan las zonas agrícolas.

El UNICEF trata de asegurar que la mayor cantidad posible de niños y niñas tengan la oportunidad de seguir aprendiendo, incluso cuando no pueden llegar a las escuelas. Junto al Ministerio de Educación y Educación Superior palestino y las organizaciones no gubernamentales locales, el UNICEF ha prestado apoyo a proyectos alternativos de educación en zonas donde la violencia y las clausuras de escuelas han interrumpido los horarios escolares y la asistencia. Esto incluye apoyo al Consejo Municipal de la Infancia, clubes juveniles, medios de comunicación para los niños y producidos por niños, y campamentos de verano. UNICEF apoyó también un Plan Nacional de Acción de la Secretaría destinado a iniciar una campaña de “regreso a la escuela” para asegurar que cerca de un millón de niños y niñas palestinos vuelvan a sus pupitres en septiembre de 2003.

Picture
©UNICEF/Occupied Palestinian Territory/Steve Sabella

Un programa innovador que mantiene el aprendizaje

En 2002, el UNICEF prestó apoyo al desarrollo de un programa piloto de educación basado en la comunidad en Hebrón y Khan Yunis en la franja de Gaza. En Hebrón, el programa ayudó a 12.000 niños y niñas cuya educación había sido interrumpida debido a las clausuras, a continuar sus estudios siguiendo un programa palestino.

En el proyecto participaron 30 escuelas, que incluyeron a 600 maestros, padres y madres, emisoras locales de televisión y el directorio del distrito. Se prepararon alrededor de 230 hojas de autoaprendizaje que abarcaban cuatro asignaturas: árabe, inglés, matemáticas y ciencias, y las estaciones locales de televisión emitieron 20 lecciones. Esto dio lugar a 40 horas de educación de recuperación para los niños y las niñas de primer a cuarto grado.

“Cuando no voy a la escuela, siento desesperanza y pesar porque no puedo cumplir con mis responsabilidades”, dice Sabah, un maestro de árabe de quinto grado. “Los estudiantes obtienen grandes beneficios de las hojas de autoaprendizaje. En el caso de que no puedan obtener la información necesaria, al menos disponen de una alternativa. No es lo mismo que el aula, pero permite a los estudiantes mantenerse al día con sus estudios”.

En el curso 2003/2004, y como resultado del éxito del proyecto en Hebrón, el UNICEF prestó apoyo para que se ampliara a cuatro de los distritos más afectados, Jenin, Nabulus, Rafah y Tulkarem. Este proyecto se puso en práctica por medio de un programa de educación de recuperación que proporciona enseñanza compensatoria para los niños y las niñas que han sufrido una interrupción en su aprendizaje. El programa abarcó a 150.000 niños y niñas y aseguró que estos estudiantes mantengan los niveles educativos más elevados.

Alaa, una niña de 12 años de Hebrón, explicó que las hojas de autoaprendizaje le ayudaron a ella y a su hermana a estudiar en casa de la misma manera que a los niños que podían ir a la escuela. “Es como estar en la escuela. Pero en lugar de sentarse en el aula con el maestro y nuestras amigas, nos sentamos aquí y estudiamos solas, y si se nos presentan problemas le pedimos ayuda a mamá o papá”, dice ella. “Me encantaría ser libre como los otros niños del mundo, y poder ir a la escuela por buenas carreteras sin clausuras ni puestos de control, y jugar en paz sin que nadie nos fastidie la vida”.

Nahla, madre de siete hijos, es una mujer con una educación, un factor importante para asegurar el derecho de sus hijos a la enseñanza. “Debido a que recibí una educación, creo que es mi responsabilidad apoyar a la escuela con estos materiales”, dijo. Nahla, que ayudó a preparar muchas de las hojas de tareas para el proyecto, hizo hincapié en la importancia de proporcionar una educación a sus hijas, especialmente en una sociedad cuya prioridad es educar a los varones. “Las niñas son igual que los niños”, dijo. “Hoy en día no hay ninguna diferencia, nos estamos desarrollando y queremos que nuestra sociedad reciba una educación”.


Also in this section
Interview
Picture

Story
Picture

Story
Picture

Story
Picture

Story
Picture La infancia amenazada: conflicto




La labor del UNICEF en materia de protección infantil [Web]

Adult Wars, Child Soldiers [PDF, English only]

El VIH/SIDA y los niños en situaciones de conflicto armado [PDF]

No queremos pistolas ¡Somos niños! [PDF]


“El VIH/SIDA tiene un alcance a gran escala y no es posible enfrentarse a él de manera encubierta y con soluciones mediocres que no aprovechen las sensibilidades íntimas de la sociedad: la prevención, como siempre, es el tema principal...”
Por Passerby, 17, Filipinas

Visite www.unicef.org/voy/spanish

La esperanza de vida ha aumentado en el mundo en siete años durante los últimos 30 años: de 56 a 63.
0
© UNICEF 2004