Estado Mundial de la Infancia 2004

Los países africanos se acercan a las metas de educación

UNICEF Image
© UNICEF/HQ-94-1182/Pirozzi
La voluntad de los gobiernos donantes para invertir en una idea en un momento clave… representa una enorme diferencia en las vidas de miles de niñas y de sus familias.

La Iniciativa para la Educación de las Niñas, una alianza entre países, gobiernos donantes y organismos de las Naciones Unidas, ha obtenido notables resultados en la conquista de los Objetivos de Desarrollo para el Milenio y los compromisos de la Educación para Todos.

Desde 1997 a 2001, la Iniciativa logró un aumento en las tasas brutas de matriculación de las niñas en países como Benin (9%), Guinea (15%) y el Senegal (12%). Esos aumentos se produjeron en un período en que el promedio mundial de las tasas brutas de matriculación escolar primaria, secundaria y terciaria solo avanzaron un 1%.

Los progresos en la matriculación escolar que se lograron en el Chad fueron especialmente sorprendentes. A partir de 1996, cuando la tasa bruta de matriculación escolar era del 51% y las de las niñas del 37%, en los dos años siguientes el número de niñas matriculadas en primer grado se cuadruplicó, la tasa de deserción escolar descendió del 22% al 9% y el número de docentes mujeres se elevó de 36 a 787. En las 10 regiones del país que participaron en la Iniciativa, la tasa neta de matriculación de las niñas llegó a ser un 18% más alta que la tasa nacional. Para 2000-2001, la matriculación bruta en Chad había aumentado hasta el 75%.

Como parte de la Iniciativa para la Educación de las Niñas, la Iniciativa para la Educación de las Niñas Africanas comenzó con fondos del Organismo Canadiense de Desarrollo Internacional. Posteriormente, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega aportó más de 45 millones de dólares desde 1996 a 2005. Los gobiernos de Dinamarca, Francia, Alemania y Japón también realizaron contribuciones a los programas de la Iniciativa para la educación de las niñas.

Aplicar las prácticas más adecuadas

Los países de la Iniciativa africana analizan sistemáticamente sus programas para definir las medidas que han dado resultado y asegurar que las niñas se integren en la educación escolar y terminen sus estudios. El Chad, por ejemplo, adaptó el enfoque “Escuela Nueva” de enseñanza en varios grados. El aprendizaje se refiere directamente a las necesidades específicas de cada comunidad y permite que los estudiantes, que avanzan a su propio ritmo, puedan aplicar a sus vidas lo que aprenden en la escuela.

Financiación

Para conquistar las metas de la Educación para Todos, será necesario que en los próximos años se logre en África un enorme progreso. Según cálculos recientes, si siguen a este ritmo, los países de África al sur del Sahara no tendrán educación primaria universal hasta 2129.

Los Gobiernos de Noruega, Suecia y Finlandia han sido los primeros en suministrar a las organizaciones dedicadas a la educación de las niñas fondos con un criterio “temático”. Cuando los fondos se comprometen a la paridad de los géneros, los países estarán más cerca de la conquista del Objetivo de Desarrollo para el Milenio de paridad de género en 2005.


 

 

English   Français

New enhanced search