Estado Mundial de la Infancia 2004

Las “chicas del karate” en Bihar, India

UNICEF Image
© UNICEF/HQ03-0371/Vitale
La educación salva y mejora las vidas de las niñas y las mujeres. Favorece un desarrollo más equitativo, familias más fuertes, mejores servicios y una mejor salud infantil.

La relación entre en el karate y la educación de las niñas en Bihar –uno de los estados de la India con los indicadores del desarrollo humano más problemáticos– no salta a la vista de inmediato. Pero para Lalita Kumari, de 18 años, la unión de ambos cambió su vida.

Lalita asistía al centro Jagjagi, o “Despiértate”, de su vecindario –una escuela diurna para niñas de 9 a 15 años y mujeres provenientes de comunidades en situación de desventaja que no han asistido nunca a la escuela o no han completado su educación primaria. En el centro se imparte alfabetización y conocimientos básicos de aritmética. Lalita fue invitada a participar en un curso de ocho meses de duración en el Mahila Shiksan Kendra, un centro educacional que ofrece a niñas y mujeres semianalfabetas cursos de capacitación para la vida práctica y la posibilidad de cursar la enseñanza secundaria. El objetivo principal del curso consiste en crear un grupo de mujeres altamente motivadas capaces de ocupar posiciones de liderazgo en sus comunidades. Uno de los instrumentos es el karate.

Aunque Lalita quiso ir al centro de inmediato, su padre puso reparos diciendo que las niñas no deben salir de sus hogares. Las mujeres de Mahila Shiksan Kendra le convencieron destacando los aspectos del curso relacionados con la educación sobre la higiene.

El sentimiento de potenciación resulta fundamental para el éxito del programa Mahila Samakhya (usualmente traducido como “educación para la igualdad de las mujeres”), que forma una parte integral del Proyecto de Educación en Bihar. Desde que se puso en marcha en 1992, la tasa de alfabetización de las mujeres ha aumentado del 23% –la más reducida del país– al 34%. El programa actualmente funciona en 2.063 aldeas de 10 distritos de Bihar.

Mahila Samakhya hace hincapié en las agrupaciones de mujeres, de las cuales ya existen más de 2.000 y cuentan con más de 50.000 integrantes. Uno de los principales objetivos de los grupos es garantizar que sus hijos, y especialmente sus hijas, disfruten de oportunidades en materia de educación. Los centros ofrecen a las niñas un rápido acceso no sólo a la educación sino también a la potenciación.

Lalita ahora enseña karate. Sus hermanos mayores se oponen porque creen que es hora de que se case. Afortunadamente, su padre le da hoy todo su apoyo y dice que Lalita es la que mejor se porta de todos sus hijos.


 

 

English   Français

New enhanced search