Página principal / Version française / English version / Copyright
 
   
   
UNICEF/Manila/008-02

Convergencia de servicios en Filipinas

En Capagao, una aldea pobre de la provincia de Capiz que es una de las 42.000 aldeas de Filipinas, los agentes de salud se aseguran mediante un sistema efectivo de que los niños acudan al dispensario cercano para recibir inmunización y reconocimiento médico: ellos mismos los llevan allí. En el dispensario, un mapa donde están marcados todos los hogares refleja el crecimiento de cada niño, el acceso a sal yodada y otros micronutrientes y la disponibilidad de agua no contaminada y retretes. Los niños que padecen desnutrición y diarrea reciben sales de rehidratación oral de una partera o agente de salud de barangay.

En una de las calles sin pavimentar de la aldea, una pequeña cabaña con techo de paja sirve como puesto de salud y nutrición. Allí, cada mes dos agentes de salud pesan a 40 niños menores de 5 años, suministran suplementos de vitamina A a las madres que amamantan, proporcionan alimentos suplementarios a lactantes y niños de corta edad desnutridos y también asesoran a padres y madres sobre problemas de salud, nutrición y desarrollo del niño.

Este conjunto de servicios forma parte de los Programas Cuarto y Quinto para la Infancia de Filipinas, resultado de una cooperación pionera e innovadora entre el Gobierno de Filipinas y el UNICEF. A partir de 1996, los programas han aportado servicios integrales de salud, nutrición y educación precoz en las 14 regiones de Filipinas donde reside la mayor población de niños menores de 5 años marginados y en situación desventajosa.

El programa es una iniciativa de los Departamentos de Salud, Educación y Bienestar Social del Gobierno y capitaliza las acciones preexistentes de atención primaria de la salud, inclusive el programa de inmunización en proceso de expansión, el programa integrado OMS/UNICEF de atención de las enfermedades infantiles, el programa de suplementos de micronutrientes y el programa de maternidad sin riesgo. El componente relativo al desarrollo del niño en la primera infancia se administra localmente y abarca guarderías diurnas, educación primaria, educación de padres y madres para que atiendan eficazmente a sus hijos y un sustancial componente de capacitación para quienes ofrecen servicios en guarderías diurnas y atienden a los niños, así como para parteras rurales y agentes de salud de barangay.

Con el apoyo del Gobierno nacional, el UNICEF, el Organismo Australiano de Desarrollo Internacional, el Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo, los gobiernos provinciales y locales de Filipinas están estableciendo puestos de salud y nutrición como parte del compromiso del país en pro del desarrollo del niño en la primera infancia. Solamente en la provincia de Capiz, ya se han establecido 200 de esos puestos de salud y nutrición.

 

  Página anterior | Continuar