Página principal / Version française / English version / Copyright
 
   
   
 

Un error oneroso

Priyanthi, cuyos hijos se han beneficiado con el programa de desarrollo del niño en la primera infancia en Sri Lanka, no necesita datos científicos ni complicados ejemplos sobre las ventajas de ofrecer a todos los niños un buen comienzo en la vida. Pero hay quienes expresan escepticismo acerca de la idea de ofrecer programas de atención en la primera infancia. Hay percepciones erróneas acerca de qué es la atención del niño en la primera infancia y quién debe prestarla. Hay quienes aducen que la crianza de los niños es instintiva y no puede enseñarse. Otros dicen que responder a las necesidades básicas de alimentos, albergue, amor y seguridad es tarea de las familias y no de los gobiernos. Otros consideran que la iniciativa para proporcionar atención en la primera infancia duplica programas anteriores que ofrecían servicios de guarderías diurnas para las madres trabajadoras en países industrializados. Otros piensan que los programas para madres, lactantes y niños de corta edad son demasiado costosos.

Wawa Wasi para madres que trabajan en el Perú

Pero optar por no ofrecer atención a los niños tan tempranamente como sea posible es el error más oneroso de todos. Por cada dólar que se invierta en el desarrollo físico y cognoscitivo de lactantes y niños, hay una utilidad de 7 dólares, principalmente por los ahorros que se lograrán en el futuro59. Cuando se les ofrece un comienzo saludable y sólidas bases en los primeros meses y años de sus vidas, los niños tienen menos probabilidades de padecer enfermedades, repetir grados, abandonar la escuela, o necesitar enseñanza correctiva. Dado que reconocen que la atención en la primera infancia es una inversión acertada, las instituciones financieras, entre ellas el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Asiático de Desarrollo, están ofreciendo recursos con destino a programas integrales para los ciudadanos más jóvenes del mundo.

 

Debt overshadows basic social services
 

 

Este cálculo de las utilidades de las inversiones se deriva de estudios longitudinales de niños nacidos en familias de bajos ingresos en los Estados Unidos, que participaron en programas preescolares. Se efectuó un seguimiento de los niños desde los 3 y 4 años hasta los 27 años de edad y se los comparó con un grupo de control. Los investigadores comprobaron que los niños de corta edad que habían participado en el programa preescolar –que incluía visitas semanales de los maestros a los hogares– lograban resultados superiores a los de niños en situaciones similares que no habían participado en ese programa. Las comparaciones con otras experiencias preescolares indicaron que los niños en situación más desventajosa fueron quienes se beneficiaron más de las intervenciones en la primera infancia. Al efectuar el seguimiento de esos participantes preescolares a largo plazo se pusieron de manifiesto los beneficios duraderos de un buen comienzo. Al llegar a los 27 años, esos niños que habían recibido enseñanza preescolar ganaban más dinero, tenían un porcentaje superior en la propiedad de su vivienda, habían recibido más enseñanza académica y habían sufrido menos arrestos60.

En un estudio efectuado sobre niños brasileños también se demostraron las ventajas de la atención en la primera infancia. Las niñas pobres que habían recibido enseñanza preescolar tenían probabilidades dos veces superiores de llegar al quinto grado y tres veces superiores de llegar al octavo grado que las niñas que no la habían recibido. Los niños varones pobres que habían recibido enseñanza escolar tenían probabilidades tres veces superiores de llegar al quinto grado que los que no la habían recibido. Y un 40% de los niños pobres que habían recibido enseñanza preescolar terminaron la escuela primaria, en comparación con el 2% de los niños que no habían participado en los programas de educación temprana. Sobre la base de los estudios relativos a la eficacia de la atención en la primera infancia en el Brasil, se prevé que los niños varones que reciben enseñanza preescolar durante dos años tendrán mejores remuneraciones al llegar a la edad adulta61.

Los beneficios de los programas de desarrollo del niño en la primera infancia no siempre se perciben fácilmente, a menos que uno sepa adónde investigar y qué tratar de encontrar. Los resultados rápidos y visibles son los que influyen muy a menudo en las decisiones presupuestarias mientras que, en cambio, el resultado de un niño sano, productivo y atento pasa desapercibido durante algunos años, visible solamente en el ámbito privado de la familia.

Los programas de desarrollo del niño en la primera infancia no son tampoco la “solución inmediata” que capta el favor de los políticos. Los grandes beneficios que se derivan de una nutrición suficiente, del abastecimiento de agua pura, de un buen saneamiento, de la atención primaria de la salud y de la posibilidad de participar en experiencias que promueven el uso de los sentidos, a veces no se perciben durante toda una generación; pero, a la larga e inexorablemente, los beneficios del desarrollo del niño en la primera infancia son muy obvios.

 

  Página anterior | Continuar