Página principal / Version française / English version / Copyright
 
   
   
Pirozzi/Angola

Los efectos de la pobreza sobre la primera infancia

Cuando la pobreza abruma a una familia, los más jóvenes son los más afectados y los más vulnerables, pues esta situación pone en peligro sus derechos a la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo. De los niños nacidos hoy en el mundo en desarrollo, cuatro de cada diez vivirán en extrema pobreza21. Esta pobreza define todos los aspectos de la existencia del niño, desde la desnutrición, pasando por la falta de agua no contaminada y el saneamiento inadecuado, hasta la menor esperanza de vida. La pobreza es una de las causas principales de millones de defunciones susceptibles de prevención y la razón por la cual los niños están desnutridos, no asisten a la escuela o son víctimas de malos tratos y explotación; y es un elemento central en la conculcación sistemática de los derechos del niño.

Los progenitores pobres y carentes de educación no tienen la información necesaria para ofrecer una atención óptima a sus hijos, lo cual aumenta los riesgos de enfermedades y mortalidad en la infancia. Los hijos de madres que carecen de toda educación escolar tienen probabilidades dos veces superiores de morir antes de cumplir un año que los hijos de madres con educación escolar posterior a la primaria22.

En el caso de los niños menores de dos años, la desnutrición, a la vez como consecuencia y como causa de la pobreza, tiene un efecto particularmente profundo. Produce daños permanentes e irreversibles en los cuerpos y las mentes de los niños, tanto varones como niñas. Los lactantes pobres y desnutridos tienen mayores probabilidades de padecer infecciones de las vías respiratorias, diarreas, sarampión y otras enfermedades susceptibles de prevención y menos posibilidades de recibir la necesaria atención de la salud. En al menos un distrito de Tanzanía, actualmente un 80% de los niños nunca llegan a cumplir cinco años de edad, mueren en sus casas sin que nunca se les haya llevado a un hospital23.

Pero la pobreza no es exclusividad del mundo en desarrollo. En todo el mundo industrializado hay enclaves de pobreza. En los 15 países de la Unión Europea, hay unos 3 millones de personas que carecen de vivienda permanente24. En los Estados Unidos, un 17% de todos los niños crecen en hogares que tienen problemas para obtener una nutrición básica sufuciente25. En todo el mundo industrializado, muchos padres y madres tratan de obtener servicios sociales para sus hijos.

Las repercusiones profundas de la pobreza sobre el derecho de un niño de corta edad a la supervivencia y el bienestar físico tienen su paralelo en los efectos de la pobreza sobre los derechos del niño al desarrollo psicológico, emocional y espiritual. Tanto en los países en desarrollo como industrializados, la pobreza y la disfunción en las familias van de consuno, y los niños de más corta edad padecen la falta de una esmerada atención, de estímulo y de los cuidados que necesitan para crecer de forma saludable26.

Los refugiados en la ex República Yugoslava de Macedonia

El ciclo de la pobreza no cesa en el lapso de una vida. Las niñas que nacen en la pobreza suelen contraer matrimonio precozmente y dar a luz en la adolescencia. Una niña desnutrida se transforma en una madre desnutrida, que dará a luz a un niño con peso insuficiente y, al igual que sus padres y sus madres, los niños pobres probablemente transmitirán su pobreza a la generación siguiente.

Dado que no hay un indicador único de la pobreza, no siempre es fácil su cuantificación. El mero reconocimiento de la pobreza de ingreso no refleja los aspectos no mensurables de la pobreza, entre ellos la discriminación, la exclusión social o la privación de la dignidad. Por ejemplo, la discriminación agrava los efectos de la pobreza sobre las poblaciones de gitanos en toda Europa. La esperanza de vida de los gitanos europeos es inferior a la de cualquier otro grupo de la población europea. La tasa de mortalidad de gitanos menores de un año en la ex Checoslovaquia era en 1991 más del doble de la del resto de la población27.

Modalidades para el cuidado del niño en Malawi

Todos los días se infringen los derechos de millones de muchos niños de jóvenes en todo el mundo, ya que, debido a la pobreza, carecen de maestros, medicamentos, retretes y, en algunos casos, alimentos y agua apta para el consumo. Y también a causa de la pobreza, millones de otros niños son vendidos para trabajar en calidad de siervos a fin de pagar las deudas de la familia o son abandonados en instituciones debido a que la familia carece de recursos. También como consecuencia de la pobreza, otros niños quedan a su merced en los umbrales de tugurios urbanos o son víctimas del hambre y el descuido, ocultos de la vista pública en apartamentos de las zonas urbanas.

 

  Página anterior | Continuar