Página principal / Version française / English version / Copyright
 
   
   
UNICEF/93-1715/Lemoyne

Cerca de la ciudad de Xunyi, en la provincia china de Shaanxi, una mujer esparce la tierra que acaba de descargar de la carreta donde ahora reposa su hijo.

 

 

 

 

La mejor época para asegurar una vida plena es tan pronto como sea posible.

Esperanza y cambio

Hay un enfoque estratégico en el proceso de puesta en vigencia de los derechos de los niños y las mujeres que posee gran potencial para eliminar los ciclos de privación, enfermedad, violencia y discriminación que actualmente consumen las vidas y los espíritus de los adolescentes de todo el mundo. Mediante este enfoque sería posible asegurar que todos los recién nacidos tengan la mejor posibilidad de supervivencia, crecimiento y desarrollo; que todos los niños estén preparados para asistir a la escuela y que todas las escuelas estén preparadas para recibir a los niños; e insistir en que se ofrezca a los niños y adolescentes la oportunidad de participar en sus sociedades y contribuir a ellas.

En las parroquias rurales de Jamaica

Este enfoque se basa en el conocimiento de que todas las etapas del desarrollo del niño están vinculadas entre sí y que la mejor época para asegurar una vida plena es tan pronto como sea posible. Un recién nacido saludable probablemente llegará a ser un niño física y mentalmente fuerte, preparado para asistir a la escuela y aprender más tarde. Ese niño fuerte probablemente será un adolescente de provecho, dotado de mayores aptitudes para proseguir su educación, no contraer matrimonio demasiado pronto, postergar la procreación, evitar el embarazo de alto riesgo y más tarde establecer unas bases firmes para la próxima generación de niños. Al efectuar inversiones en los niños desde sus etapas más iniciales se comienza a dejar atrás las pautas negativas de una sociedad y es posible establecer una nueva mentalidad basada en la esperanza y el cambio.

Recuadro 5. Licencia de paternidad, baños y espíritus malignos

Si un país aspira a desembarazarse de los obstáculos al desarrollo que están actualmente enraizados en las vidas de las familias, debe realizar al mismo tiempo cuatro acciones igualmente importantes:

1. Debe continuar considerando la supervivencia del niño como una prioridad.

2. Debe asegurar que los niños que sobrevivan sean saludables y posean las aptitudes necesarias para prosperar y tener vidas plenas y productivas.

3. Debe preparar a padres y madres para su importantísimo papel en el cuidado de los niños y dotar a las comunidades de la capacidad necesaria para perstarles apoyo.

4. Debe crear una sociedad libre de violencia y discriminación que valore las vidas y las contribuciones de los niños y las mujeres.

 

  Página anterior | Continuar