Sudáfrica

El camino de una joven sudafricana para lograr un cambio social

Benedictor Mokoena, de 18 años, es una estudiante de la Universidad de Pretoria y ha participado en una iniciativa de UNICEF que potencia su voz y su capacidad de liderazgo. Benedictor aspira a lograr un cambio social real para las personas con discapacidad. (Video en inglés)  Véalo en RealPlayer

 

Por Emma de Villiers

Como todos los niños, aquellos que tienen una discapacidad disponen de muchas capacidades, pero a menudo son excluidos de la sociedad debido a la discriminación y la falta de apoyo, y como consecuencia se encuentran entre los niños más invisibles y vulnerables del mundo.

El 30 de mayo, UNICEF presentó su informe Estado Mundial de la Infancia 2013: Niñas y niños con discapacidad. El informe llama la atención del mundo sobre las necesidades urgentes de una población en gran parte invisible.

Según una joven sudafricana, “un hombre en una silla de ruedas con una gran voluntad puede hacer mucho más que un hombre saludable con dos pies sanos pero sin voluntad”.

PRETORIA, Sudáfrica, 4 de junio de 2013 – La joven echa una última mirada al espejo antes de salir de clase. Sus trenzas están cuidadosamente recogidas en un moño y viste una chaqueta de color rojo brillante para proteger su esbelto cuerpo contra el frío. Sus dedos se mueven rápidamente para atar los cordones de las zapatillas de moda que se va a poner hoy para ir a clase.

Las plantas de las zapatillas deportivas de Benedictor Mokoena no tocarán el suelo. Mientras el sonido de los pasos de los estudiantes resuena por el pasillo, las ruedas chirriantes de la silla de ruedas de Benedictor la impulsan hacia adelante. La última vez que Benedictor usó sus piernas fue hace cinco años, antes de subirse a la camioneta roja que la llevaba a la escuela.

“Era un lunes, y yo iba a la escuela”, recuerda Benedictor, de 18 años. “Yo estaba sentada en la parte trasera de la camioneta. Se pinchó una rueda y comencé a rodar, y cada vez que rodaba, mi espalda tocaba el suelo. Y esto fue lo que me quebró la espalda”.

Benedictor nunca caminará de nuevo, pero terminó su carrera en la escuela oficial a la que asistía antes del accidente. Ahora es estudiante de primer año en la universidad, y está más decidida que nunca a poner en tela de juicio conceptos erróneos acerca de los niños que viven con discapacidades.

Imagen del UNICEF
© UNICEF South Africa/2013/Marinovich
Benedictor acompaña a una buena amiga y compañera de estudios, Suzan-Leigh Tolley, a tomar un café en el campus. La joven de 18 años perdió el uso de sus piernas en 2007.

Más vulnerable

No hay ningún indicio claro sobre cuántos niños exactamente tienen discapacidades en Sudáfrica. Una encuesta realizada en 2010 llegó a la conclusión de que un 6,3% de sudafricanos mayores de 5 años estaban clasificados como “discapacitados”.

Como se indica en el Estado Mundial de la Infancia 2013: Niñas y niños con discapacidad, las personas menores de edad son las más vulnerables.

Los niños y niñas con ciertas discapacidades también tienen posibilidades de sufrir determinados tipos de abuso. Un estudio llevado a cabo en Sudáfrica durante un período de ocho años mostró que había una diferencia en la prevalencia del abuso sexual y físico, y el abandono, en el caso de los niños con discapacidad.

Lograr un cambio social

Cuando cursaba el 11º grado, Benedictor comenzó a colaborar con el Movimiento de Educación de Niñas y Niños (GEM/BEM), una iniciativa de UNICEF que alienta a los estudiantes a convertirse en agentes activos del cambio social en sus comunidades.

Los socios del Club “GEM/BEM” se reúnen semanalmente en sus respectivas escuelas para debatir los desafíos que enfrenta su comunidad, y exponer sus ideas sobre las formas de hacer frente a estos desafíos.

“Antes de unirme a GEM/BEM era tímida y retraída”, recuerda Benedictor, “pero pronto me di cuenta de que mis compañeros del Club GEM/BEM se no me juzgaban. Más bien me animaban a ser yo misma. Así fue como encontré mi propia voz y el valor para inspirar a otros con mi historia”.

Las cualidades de liderazgo de Benedictor pronto comenzaron a florecer. Se le pidió que representara a la Viceministra de Mujeres, Niños y Personas con Discapacidad en la Conferencia de las Partes (COP) 17, un foro de reunión de las Partes del Protocolo de Kyoto, para presentar una copia de un informe que recoge las opiniones de los niños sobre la cuestión del cambio climático.

“Con voluntad”

Benedictor se esfuerza por representar a las personas que viven con discapacidad. Ella dice que las experiencias que vivió mientras era miembro de GEM/BEM modelaron su personalidad y lo que ella espera que sea una vida dedicada a conseguir cambios. Y tiene la motivación para hacerlo realidad.

“Hay algo que siempre le digo a las personas que no entienden lo que significa estar en mi posición”, dice. “Un hombre en una silla de ruedas con una gran voluntad puede hacer mucho más que un hombre saludable con dos pies sanos pero sin voluntad”.


 

 

Fotografía UNICEF: Los niños y la discapacidad

Búsqueda