Estado mundial de la infancia

Historias reales

Cada año, la publicación insignia del UNICEF, Estado Mundial de la Infancia, examina los factores que afectan a la niñez alrededor del mundo.

Los niños de la calle en Egipto
Cairo, Egipto- Entre el gentío de las grandes ciudades de Egipto, es difícil reparar en los niños y las niñas que viven en las calles. Uno de ellos es Adel. Este jovencito, inteligente y desenvuelto, abandonó su hogar a los nueve años, cansado de la miseria y la violencia.

La niñez interrumpida en los campamentos de refugiados de Darfur
El campamento de Kalma, el mayor campamento de refugiados de Darfur, es una extensión interminable de tiendas de campaña y chozas de barro que la recorren de un extremo a otro.

Un largo camino para lograr la justicia juvenil en Papua Nueva Guinea
WEWAK, Papua New Guinea - A sus 15 años, Michael*, un huérfano que no ha tenido jamás la oportunidad de asistir a la escuela, cumple una sentencia de dos años en el centro de detención juvenil Wewak Boys Town, que dirigen los Hermanos de los Sagrados Corazones en Papua Nueva Guinea.

Para la niñez de Somalia, cada minuto en la escuela cuenta
BOSSASO, Somalia – En medio del calor y el ambiente polvoriento del campamento Askar para desplazados internos –uno de los muchos asentamientos levantados con cartones y cajas que hay en Somalia– Murayo Badel Ibrahim, de 11 años, está preparando anjera sobre una estufa tradicional.

Cómo abrir las escuelas a las niñas en la provincia más pobre de Irán
SÍSTÁN VA BALÚCHESTÁN, Irán - Siete años de sequía han dejado vacíos la mayoría de los ríos de Sistan-Baluchestan. Allí donde en tiempos fluía el agua, ahora hay sólo peñascos secos y bancales desmoronados que se abren camino a través de la tierra cuarteada.

Propagar la educación y la esperanza en Moldova
NAPADOVA, Moldova - Hasta hace un año, Marina, de 15 años, creía que nunca le importaría a nadie. "Yo pensaba que si caía, nadie me tendería una mano; que si desaparecía, nadie me extrañaría."

Una niña de Uganda, huérfana a causa del SIDA, protege a su familia
MASAKA, Uganda - Aunque el humo le hace llorar, la niña sigue acomodando la mandioca -envuelta pulcramente con hojas de plátano- sobre el fogón, sin protección alguna en sus manos. Agnes Nabukalu, de 16 años, quedó huérfana a causa del SIDA. En este momento se encuentra preparando el almuerzo para su familia en el distrito de Uganda.


 

 

 

 Imprimir artículo

Búsqueda