Política económica y social

Repercusiones de la crisis en los niños y las niñas

A pesar de que han comenzado a observarse signos de recuperación, los niños y las mujeres en muchos países han resultado gravemente afectados por las repercusiones generales de la crisis económica, y las personas más vulnerables son las que mayores probabilidades tienen de sufrir las peores consecuencias. El efecto más inmediato se advierte en el aumento del desempleo entre las familias pobres, muchas de las cuales ya sufrían a causa de los precios inusualmente altos de los alimentos. Esta situación se complicará aun más cuando, debido a los recortes presupuestarios, los gobiernos tengan que disminuir el gasto en salud y educación, afectando la prestación de servicios a las familias que ya llevan la peor parte. Por ejemplo, durante la crisis financiera de Asia, Tailandia redujo el gasto en educación y salud pública en un 6% y un 9%, respectivamente, en comparación con el año anterior, y el gasto en salud pública de Indonesia cayó un 7% durante el primer año 1,2.

Aun cuando esta crisis seguirá teniendo consecuencias para los niños y las niñas, trastornos económicos anteriores sirven de ejemplo de lo graves que pueden llegar a ser. Al desatarse la crisis financiera de Asia, la matriculación escolar de los pobres de las zonas rurales descendió notablemente en Indonesia; de hecho, el porcentaje de niños y niñas entre los 7 y los 12 años que no ingresaron a la escuela pasó del 6% al 12%; en otras palabras, se duplicó3. Cuando hay recortes en los servicios públicos, especialmente las niñas corren el riesgo de ser retiradas de la escuela para dedicarse a trabajar o a cuidar a los enfermos y a los ancianos.

Pero el mayor impacto se percibe en la salud de los niños y las niñas4. Durante la crisis económica de 1989-1990 en el Perú, la mortalidad infantil se incrementó un 2,5%, lo que significa que se registraron aproximadamente 17.000 muertes infantiles adicionales. De igual modo, durante la crisis económica de México de la década de 1990, las tasas de mortalidad entre los niños menores de 5 años fueron un 7% más altas que los niveles previstos.

Según las primeras indicaciones, las repercusiones de la crisis actual podrían ser incluso más serias. Después de que la actividad mundial se contrajo en cerca del 1% en 2009, se prevé que crecerá alrededor de un 3% en 2010; esto es, mucho menos que las tasas anteriores a la crisis5, y las proyecciones del Banco Mundial señalan que además de los 130-155 millones de personas empujadas a la pobreza por el alza de los precios de los alimentos y los combustibles en 2008, 53 millones de personas adicionales vivirán con menos de 2 dólares diarios6. De acuerdo con las estimaciones, una contracción de 1 punto porcentual en las economías de los países en desarrollo se traduce en hasta 40.000 muertes infantiles adicionales. Esto quiere decir que, sin una respuesta adecuada a la crisis, las consecuencias para los niños podrían ser nefastas7.

Referencias

  1. Knowles, James, Ernesto Pernia y Mary Racelis. Social Consequences of the Financial Crisis in Asia. Banco Asiático de Desarrollo, documento del personal económico, núm. 60. Manila; 1999. [pdf].
  2. Stalker, Peter. Beyond Krismon. The Social Legacy of Indonesia’s Financial Crisis. Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF, documento de trabajo; 2000. [pdf].
  3. Frankenberg, E., D. Thomas y K. Beegle. The Real Costs of Indonesia’s Economic Crisis: Preliminary Findings from the Indonesia Family Life Surveys, Labor and Population Working Paper Series 99-04: Corporación RAND; 1999. [pdf].
  4. Bhutta, Z., F.A. Bawany, A. Feroze y A. Rizvi. The Impact of the Food and Economic Crisis on Child Health and Nutrition, documento de trabajo; 2009. Elaborado para la conferencia de UNICEF sobre las repercusiones de la crisis económica en los niños; 2009. [pdf].
  5. World Economic Outlook 2009. Sustaining the Recovery. Fondo Monetario Internacional. Octubre de 2009. [pdf].
  6. Banco Mundial, comunicado de prensa (112 de febrero de 2009). El Banco Mundial informa que la crisis golpea más fuerte a los pobres en el mundo en desarrollo. (leer). 
  7. Baird, S., J. Friedman y N. Schady. Aggregate Income Shocks and Infant Mortality in the Developing World. Banco Mundial, Policy Research Working Paper 4346; 2007. Citado en: Ferreira, F., N. Shady. Aggregate Economic Shocks, Child Schooling and Health. Banco Mundial, Policy Research Working Paper 4701; 2008. [pdf].

 

 

Búsqueda