ÚNETE POR LA NIÑEZ

Política económica y social

Aspectos destacados en el ámbito nacional y regional

Aspectos destacados en el ámbito nacional y regional

Las siguientes publicaciones y vínculos contienen enseñanzas derivadas, modelos e información útil en relación a la pobreza y las disparidades en la infancia que proceden de todo el mundo.

Europa Central y del Este y Comunidad de Estados Independientes
Ninguna otra región ha experimentado cambios tan drásticos. Transcurridos pocos años de la caída del Muro de Berlín en 1989, lo que previamente fueran ocho países devinieron en 27. Más de 400 millones de personas han tenido que adaptarse a un panorama político, económico y social transformado. En esta región son cuatro los países que participan en el Estudio Mundial sobre la pobreza y las disparidades en la infancia: Kosovo, Kirguistán, Ucrania y Uzbekistán.

El estudio nacional sobre pobreza y las disparidades en la infancia de Kirguistán pone de relieve la necesidad de abordar el problema de la pobreza en la infancia y de crear una estrategia integral para la vigilancia y la evaluación del bienestar de la infancia en Kirguistán. Un primer paso en este sentido ha sido la creación de un índice sobre pobreza y privación en la infancia, que se incorpora al informe. Este índice refleja con claridad las grandes desigualdades que aquejan al país a escala regional: el valor más elevado del índice en 2007 correspondía a la capital, Bishkek, con el 75,1%, cifra considerablemente superior a la registrada en otras provincias como Batken, con el 62,1%.

Asia oriental y el Pacífico
En la región de Asia oriental y el Pacífico son ocho los países que participan en el Estudio Mundial sobre la pobreza y las disparidades en la infancia: Camboya, China, República Democrática Popular Lao, Mongolia, Filipinas, Tailandia, Vanuatu y Viet Nam.

Viet Nam
En Viet Nam, UNICEF ha brindado su apoyo al Ministerio de Trabajo, Discapacidad y Asuntos Sociales y a la Oficina General de Estadística en la creación de una herramienta multidimensional de medición de la pobreza en la infancia específica para este país, que incorpora los ocho dominios de la pobreza siguientes: educación, nutrición, salud, vivienda, agua y saneamiento, trabajo infantil, ocio, inclusión social y protección. Se considera que un niño o niña vive en la pobreza cuando no se satisfacen sus necesidades en al menos dos de estos ocho dominios de la pobreza. Aplicando este nuevo criterio, la cifra de niños y niñas a los que se define como pobres resulta bastante superior por comparación con el método empleado actualmente en Viet Nam, que se basa en mediciones monetarias de la pobreza. Algunos de los resultados preliminares del estudio sobre la pobreza en la infancia de Viet Nam revelan que la tasa de pobreza (basada en los gastos de la vida cotidiana) de Viet Nam ha descendido de forma drástica desde el 37,4% en 1998 a casi el 14,8% en 2007. No obstante, aún persisten desafíos considerables, sobre todo en lo que respecta a la nutrición. El estudio revela una tasa de niños y niñas menores de cinco años desnutridos (tasa de retraso moderado en el crecimiento) del 35,8%. Viet Nam cuenta en la actualidad con 1,6 millones y 2,6 millones de niños y niñas menores de cinco años que, respectivamente, registran un peso inferior al normal y retraso en el crecimiento. Los esfuerzos que Viet Nam realiza apuntan a la meta de reducir la tasa de niños y niñas desnutridos al 20% para 2010, y al 15% para 2015.

África oriental y meridional
En esta región son siete los países que participan en el Estudio Mundial sobre la pobreza y las disparidades en la infancia: Burundi, Lesotho, Madagascar, Islas del Océano Índico (Mauricio, Comoras, Reunión, Seychelles), Malawi, República de Tanzanía y Zimbabwe.

República de Tanzania
El informe Childhood Poverty in Tanzania: Deprivation and Disparities in Child Well-Being (Pobreza en la infancia de República Unida de Tanzanía. Privación y disparidades en el bienestar de niños y niñas), revela que la incidencia y la repercusión de la pobreza en la infancia es mayor que lo que indican las mediciones habituales sobre ingresos y consumo, en especial en las zonas urbanas. Casi la mitad de todos los niños y niñas de las zonas rurales de la República Unida de Tanzanía (el 48%) padecían tres o más privaciones graves de necesidades básicas, en comparación con el 10% de los niños y niñas de las zonas urbanas. La gran mayoría (el 86%) de los niños y niñas del quintil más pobre padecían tres o más privaciones graves, en comparación con menos del 1% en el caso de los niños y niñas del quintil más rico.

América Latina y el Caribe
En América Latina y el Caribe, uno de cada cinco menores de edad vive en condiciones de extrema pobreza, esto es, un total de 32 millones de niños y niñas. UNICEF se ha aliado con la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe con el fin de llevar a cabo el estudio titulado “Pobreza infantil, desigualdad y ciudadanía en América Latina y el Caribe”, que constituye el primer estudio comparativo sobre pobreza en la infancia practicado en esta región. El propósito del estudio es promover unas políticas públicas inclusivas, universales y eficaces para los niños, niñas y adolescentes. Teniendo en cuenta que la mitad de los países de América Latina y el Caribe se consideran países de ingresos medianos, es fundamental contar con una imagen veraz de la calidad de la prestación de los servicios y de la eficacia en la protección de los derechos a escala local para vigilar el bienestar de la infancia. Uno de los desafíos que enfrenta UNICEF en esta región es la creación, en coordinación con la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y otros organismos de las Naciones Unidas, de un sistema fiable que permita recabar información pertinente a escala subnacional y que refleje más fielmente las realidades y disparidades sociales. El Estudio Mundial sobre la pobreza y las disparidades en la infancia es un paso en esa dirección. Cinco países de esta región participan en el estudio: Bolivia, Brasil, Jamaica, México y Nicaragua.

El estudio “Pobreza infantil, desigualdad y ciudadanía en América Latina y el Caribe” demuestra que, aplicando simultáneamente el criterio de los derechos y de los ingresos del hogar en la medición de la pobreza, se llega a una imagen más exacta de las necesidades de la infancia y de las políticas públicas que se precisan para erradicar la pobreza en esta región.

Oriente Medio y África del Norte
De la región de Oriente Medio y África del Norte, participan en el Estudio Mundial sobre la pobreza y las disparidades en la infancia Djibouti, Egipto, Marruecos, el Territorio Palestino Ocupado y la República de Yemen.

Egipto
Egypt’s Future (Pobreza y disparidades en los niños y niñas de Egipto. Crear infraestructuras sociales para el futuro del país), practicado a comienzos de 2010, es el primer estudio integral realizado en Egipto y que se centra simultáneamente en la pobreza y la infancia. Las ocho dimensiones de la pobreza que se contemplan en el estudio (ingresos, vivienda, alimentos, educación, información, salud, saneamiento, agua) se relacionan entre sí y son interdependientes. La privación de un derecho suele afectar a la capacidad del niño o niña de disfrutar de los restantes. El estudio revela que uno de cada cuatro niños y niñas egipcios (más de 7 millones) viven padeciendo la privación de uno o más de los derechos que son inherentes a la niñez y al disfrute de esta condición. Cerca de 1.2 millones de niños y niñas viven en la pobreza absoluta, lo cual significa que sufren la privación de dos o más derechos. Lea el informe en inglés o árabe.

Asia meridional
De los 600 millones de niños, niñas y jóvenes que hay en Asia meridional, una tercera parte viven en la pobreza, más que en ningún otro lugar del mundo. La política social es fundamental para la infancia, debido a que sus necesidades en materia de desarrollo son urgentes. Si no reciben una educación de calidad, serán más vulnerables al trabajo infantil, a la explotación, al maltrato, a la trata de seres humanos, y es más probable que queden atrapados en el círculo vicioso de la pobreza, que tenderá a propagarse a su propia progenie. Lea más acerca de la labor que realiza UNICEF en Asia meridional en lo tocante a políticas sociales en el sitio web.

Todos los países de la región de Asia meridional participan en el Estudio Mundial sobre la pobreza y las disparidades en la infancia: Afganistán, Bangladesh, Bhután, India, Maldivas, Nepal, Pakistán y Sri Lanka.

Bangladesh
El informe Bangladesh Child Poverty Study (Estudio sobre la pobreza en la infancia de Bangladesh) revela que en Bangladesh existen 33 millones de niños y niñas –cerca de la mitad de la población infantil del país– que viven en la pobreza, mientras que cerca de uno de cada cuatro sufren la privación de al menos cuatro de las necesidades básicas siguientes: alimentos, educación, salud, información, vivienda, agua y saneamiento. En Bangladesh, la infancia (de 0 a 17 años) constituye el 44% del total de población, que en 2006 ascendía a 142 millones. Uno de cada seis niños y niñas trabaja, esto es, más de siete millones de niños y niñas en todo el país. Lea aquí el informe.

África occidental y central
En la región de África occidental y central, todos los países participantes han completado o se hallan en la fase final de su estudio sobre la pobreza y las disparidades en la infancia, como parte de la iniciativa mundial que lidera UNICEF. Los países participantes son Camerún, Congo, República Democrática del Congo, Ghana, Malí, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Togo.

República Democrática del Congo
En la República Democrática del Congo, UNICEF puso en marcha este estudio con la finalidad de apoyar al Gobierno en su empeño de promover el bienestar social, con especial atención a la situación de la infancia, e interrumpir el ciclo de transmisión intergeneracional de la pobreza. El objetivo del estudio es asegurar que las necesidades prioritarias de los niños y niñas se tengan en cuenta habitualmente en la asignación de recursos y en la creación de programas para la mitigación de la pobreza, fortaleciendo a tal fin la capacidad de los responsables de toma de decisiones y del público general para detectar y subsanar las deficiencias existentes en las estrategias actuales. Lea aquí el informe.

Ghana
La mayor parte de los intentos de estudiar la pobreza en este país se han centrado en la población general, sin especial atención a la situación de la infancia. El estudio sobre la pobreza en la infancia de Ghana tiene como objeto poner fin a esta tendencia y centrar el interés en la pobreza que afecta a la infancia de Ghana.  Lea aquí el informe.

Malí
El estudio sobre pobreza y disparidades en la infancia de Malí ofrece una oportunidad única de combinar simultáneamente varios métodos de medición de la pobreza a fin de comprender mejor las dimensiones integrales de la pobreza. El estudio brinda una instantánea de la situación de la infancia en Malí, y de la privación y las disparidades que aquejan a los niños y niñas en materia de nutrición, educación, acceso a servicios básicos, acceso a agua y vivienda. Lea aquí el informe.

República del Congo
En el estudio sobre la pobreza y las disparidades en la infancia practicado en el Congo, que complementa un estudio previo realizado por el Banco Mundial, se analiza la pobreza multidimensional y no monetaria, en especial el acceso a los servicios sociales básicos dirigidos a la infancia y las mujeres. Este enfoque innovador permite valorar el riesgo relativo de padecer pobreza que amenaza a la infancia y las mujeres. El estudio arroja luz sobre la cantidad de niños y niñas que viven por debajo del umbral de la pobreza (un 54%, frente a un 47% de adultos), un hecho en general desconocido hasta la fecha, y concluye que la infancia y las mujeres enfrentan un riesgo mayor que los hombres de padecer pobreza. Lea aquí el informe.

Senegal
El cometido del estudio es concienciar acerca del uso de políticas y programas que contribuyan de forma más eficaz a los derechos de toda la infancia del Senegal, niños y niñas por igual. Una conclusión destacable de este estudio es que la educación constituye un medio eficaz de eliminar a medio plazo (en 10 años) las privaciones que impiden el desarrollo de los niños y niñas, siendo por ende en una prioridad para el Gobierno. Lea aquí el informe.


 

 

Búsqueda