Pakistán

Niños jinetes de camellos regresan al hogar

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2005/Zaidi
Farhan, de cinco años (izquierda), y Nawaz, de cuatro (derecha), son los jinetes de camellos más jóvenes que han regresado. Ni siquiera recuerdan a sus familias.

Por A. Sami Malik y Kun Li

LAHORE, Pakistán, 28 de junio de 2005 – Ghulam Sarwar, de 15 años, pasó casi la mitad de su vida trabajando como jinete de camellos muy lejos de su hogar, en el Pakistán. Hace siete años sus padres lo enviaron a los Emiratos Árabes Unidos a trabajar en ese oficio, por lo que recibieron una suma de dinero. Por su parte, Ghulam recibía todos los meses unos pocos dólares.

“A veces tenía suficiente con qué comer, pero otras veces no me alcanzaba. Nos pegaban cuando cometíamos errores”, dijo Ghulam durante una reciente entrevista con UNICEF. “Ese trabajo es muy duro. De la mañana a la noche teníamos que cuidar los camellos, entrenarlos, recoger sus excrementos y conducirlos durante las carreras. Yo estaba solo y extrañaba a mis padres. No me gustaba estar allá, pero no podía hacer nada”.

Ghulam contó que había más de 100 niños –especialmente del Sudán, el Pakistán y Bangladesh– trabajando con él como jinetes de camellos. “Yo gané siete carreras durante los últimos siete años. Al comienzo sentía mucho miedo, pero, al ir creciendo, aprendí a hacer bien el trabajo y dejé de sentir temor”, dice Ghulam.

La Convención sobre los Derechos del Niño

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2005/Zaidi
El representante de UNICEF en el Pakistán, Omar Abdi (de pie), habla con Asghar (izquierda) y Sattar, que actualmente viven en un instituto para la protección de la niñez, en la ciudad de Lahore, el Pakistán.

Las carreras de camellos son un deporte popular en los Emiratos Árabes Unidos, y utilizar niños como jinetes es una práctica común. No obstante, someter a los menores a una actividad tan peligrosa, explotarlos económicamente e impedir que se eduquen constituyen violaciones de los derechos contenidos en la Convención sobre los Derechos del Niño. Prácticamente todos los países, entre ellos los Emiratos Árabes Unidos, han ratificado esta Convención.

A medida que pasaba el tiempo, Ghulam sentía que la posibilidad de regresar a su hogar y a la escuela era cada vez más remota. Pero gracias a un acuerdo entre UNICEF y los Emiratos Árabes Unidos, el gobierno prohibió que niños menores de 16 años o con un peso inferior a los 45 kilogramos se desempeñaran como jinetes de camellos. El 21 de junio regresó a su país, el Pakistán, el primer grupo de 22 niños, entre ellos Ghulam.

En el Aeropuerto Internacional Allama Iqbal de la ciudad de Lahore, el Pakistán, funcionarios del gobierno y representantes de UNICEF dieron la bienvenida a los niños, que fueron ubicados provisionalmente en un instituto para la protección de la infancia, donde les proporcionan alimento, ropa y atención médica.

Recuperar la infancia perdida

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2005/Zaidi
Veintidós niños que trabajaban como jinetes de camellos regresaron a su país de origen, el Pakistán, el 21 de junio de 2005.

La fortaleza y la capacidad de recuperación de estos niños son impresionantes. “Hemos trabajado con toda clase de niños en el Pakistán, pero principalmente con mendigos y niños de la calle, y nunca habíamos visto chicos tan inteligentes, valerosos y seguros de sí mismos”, dijo Zubair Ahmad, Director Auxiliar de la Oficina para la Protección de la Infancia y el Bienestar Social del Pakistán. “Sin embargo, vemos indicios de traumas psicológicos, y algunos niños indudablemente presentan malnutrición”.

El siguiente paso será reunir a los niños con sus familias, un proceso que puede ser sumamente largo y difícil. “Algunos salieron de su hogar hace muchos años y han olvidado quiénes son sus padres y dónde vivían. Hay casos que requerirán exámenes de ADN”, afirma el señor Ahmad.

“Brindaremos educación y formación a los niños y jóvenes que no logremos reunir con sus familiares, con el objeto de prepararlos para que se reincorporen a la sociedad algún día”.

El gobierno de los Emiratos Árabes Unidos se ha comprometido a enviar de regreso a sus países a aproximadamente 3.000 niños jinetes de camellos. UNICEF y sus aliados estarán presentes para repatriarlos y les ayudarán a reintegrarse a sus respectivas sociedades y a recuperar su infancia perdida.


 

 

Audio (en inglés)

27 de junio de 2005:
El corresponsal de UNICEF en Nueva York, Kun Li, conversa con algunos de los niños que trabajaron como jinetes de camellos en los Emiratos Árabes Unidos.

Búsqueda