Maldivas

La lucha contra la adicción a las drogas de los jóvenes maldivos

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2006-2085/Taylor
Un joven fuma heroína en Male, la capital de Maldivas. El consumo de drogas intravenosas por parte de los adolescentes está en aumento, lo que es motivo de preocupación acerca de la salud, la seguridad y el peligro de la propagación del VIH/SIDA.

Por Sarah Crowe and Rajat Madhok

MALE, Maldivas, 11 de marzo de 2009 – En Maldivas, un paraíso tropical frecuentado por el turismo internacional, tras las palmeras ondulantes y los estanques color turquesa se oculta el grave problema de la adicción de los jóvenes a las drogas.

 Vea el VIDEO

Muchos adolescentes de este apartado archipiélago del Océano Índico cuya principal fuente de ingresos es su notable belleza natural, están sumidos en una mortífera dependencia que amenaza a toda la sociedad. Se trata de una toxicomanía que afecta a prácticamente todas las familias y que es motivo de grave preocupación para el nuevo gobierno.

El aumento del consumo de drogas inyectables ha traído aparejada una mayor incidencia del VIH, la hepatitis C y otras enfermedades transmitidas por la sangre.

“Los jóvenes deben tener esperanzas”, afirmó Mohammed Wahid Hasaan, ex Representante de UNICEF que ahora ocupa la Vicepresidencia de Maldivas. “Este problema no desaparecerá hasta que no logremos darles esperanzas. Pero si no lo controlamos tendrá graves consecuencias para toda la sociedad, además de minar nuestra economía”.

La amenaza de la transmisión del VIH

UNICEF trabaja con las jóvenes víctimas de la adicción a fin de que se fijen objetivos en la vida y, lo que es más importante, que recuperen las esperanzas. El camino a la recuperación siempre es difícil, y con frecuencia los adictos deben usar medicamentos para superar su dependencia de los narcóticos y otras drogas peligrosas.

En Male, UNICEF respalda a diversas organizaciones no gubernamentales como Journey, cuyos voluntarios ayudan a los jóvenes adictos a las drogas brindándoles orientación psicológica y tratamientos de desintoxicación. Esas organizaciones también se preparan para un posible aumento del número de infecciones con el VIH. 
Few drug users here get tested for HIV – and that’s a cause for concern. Although less than 1 per cent of the population is estimated to be living with HIV, the true figure could be higher.

En Maldivas son pocos los usuarios de drogas ilícitas que se hacen la prueba del VIH, y eso también es motivo de preocupación. Algunas fuentes indican que menos del 1% de la población está infectada con el VIH, aunque la proporción real podría ser más elevada.

 “Estamos estudiando el tema de la prevención del VIH, porque ése podría ser el próximo problema “, comentó Mohamed Naeem, Oficial de Protección Infantil de la Oficina de UNICEF en Maldivas. “Hasta ahora, Maldivas ha sido un país con baja prevalencia de VIH, pero debido al gran número de jóvenes que se están inyectando drogas existe el peligro de que la situación cambie en el futuro”.

Nunca olvidaré

Para los jóvenes que optan por la rehabilitación hay esperanzas. Más de 100 adictos reciben tratamiento en el centro de rehabilitación localizado en otra isla, cerca de la capital. Algunos regresan una y otra vez tratando de superar su dependencia y de adaptarse a la férrea disciplina del programa.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2006-2105/Taylor
Pacientes de un centro de rehabilitación de la Oficina Nacional de Control de los Narcóticos en la isla de Himmafushi, en Maldivas.

“Cuando recién comencé en este programa creí que me habían metido en una jaula”, explicó un joven que recibe tratamiento en el centro. “Pero después de un tiempo comprendí que el programa funciona. Aquí aprendemos cómo es la vida real”.

 “En algunas ocasiones llegué a asaltar gente para comprar drogas”, comentó otro joven adicto. “Sin drogas no podía dormir. No podía comer. Por eso, nunca olvidaré que soy adicto a las drogas y siempre recordaré lo que sufrí debido a ellas”.

Tratamiento terapéutico
Los adictos no son los únicos que están preocupados por su futuro. El creciente número de jóvenes que sufren toxicomanía, combinado con las largas condenas a prisión que se imponen a quienes cometen delitos relacionados con las drogas, amenaza la disponibilidad de mano de obra en el futuro.

Las leyes vigentes contemplan condenas de hasta 25 años de prisión para los culpables del uso ilícito de drogas. El ministro de Salud, Dr. Aiminath Jameel, afirmó que en breve se presentarán en el Parlamento proyectos de leyes que harán posible el tratamiento terapéutico de la adicción a las drogas en lugar de su penalización.

La campaña de prevención de la toxicomanía “Despierta”, que fue inaugurada en 2007 en forma conjunta por la Oficina Nacional de Control de los Narcóticos, Journey y UNICEF,  también ha comenzado a concienciar a los jóvenes antes de que se conviertan en adictos a las drogas.


 

 

Vídeo (en inglés)

Febrero de 2009: Sarah Crowe, corresponsal de UNICEF, informa sobre la creciente crisis del consumo ilícito de drogas en Maldivas.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda