Kenya

En Kenya, una línea de ayuda infantil sirve de salvavidas a una joven víctima de una violación

Cuando Christine* fue violada, tanto ella como su familia recibieron apoyo de una línea de ayuda infantil operada por Childline Kenya, que presta asistencia a los niños que sufren abuso sexual, físico y emocional.  Descarga este vídeo

 

Por Kun Li

Mientras el mundo celebra el Día Universal del Niño el 20 noviembre, en el aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, UNICEF pide que se saque a la luz la violencia y el abuso que sufren millones de niños en todos los países y a todos los niveles, un problema que sigue pasando desapercibido y que no se denuncia como debiera.

Una línea de ayuda en Kenya fue un salvavidas para una niña violada por un maestro, y para su familia, que quería asegurarse de que este hombre no atacara a ningún otro niño.

KENYA, 20 de noviembre de 2013 - Este año terminó una batalla legal que llevaba en marcha cuatro años. El hombre que había violado a Christine* cuando tenía 14 años –un hombre que había sido maestro en su escuela– fue condenado a 30 años de prisión

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Los consejeros de la línea de ayuda infantil tienen experiencia en asesoramiento, psicología y trabajo social. Reciben una formación intensiva y trabajan por turnos para asegurar el apoyo a los niños las 24 horas del día.

Una línea de ayuda infantil prestó un apoyo fundamental a la niña y a la familia, y también a la justicia.

Una niña atacada y una familia rechazada

El profesor violó a Christine después de haber urdido una artimaña para atraerla a una habitación vacía. Christine le contó a su madre lo que había sucedido. La niña estaba sangrando. Con la ayuda de los vecinos, la madre de Christine se la llevó al hospital y denunció la violación a la policía local.
 
La noticia se propagó. Los otros niños rechazaron a Christine. Tuvo que trasladarse una escuela diferente, y necesitó asesoramiento para poder superar el trauma.

Su familia sufrió presiones de otros miembros de la comunidad por haber realizado acusaciones contra una figura de confianza y autoridad. La dirección del colegio los criticó por haber involucrado a las autoridades en lugar de tratar el asunto en privado. “Tuvimos dificultades cuando mi hija sufrió el abuso”, recuerda el padre de Christine. “Tuvimos también dificultades con sus estudios”.

Entonces, Childline Kenya supo del caso de Christine y envió asesores en su ayuda.

Una línea de ayuda para los niños

Childline Kenya funciona como línea de ayuda infantil a escala nacional. La línea telefónica ofrece un número gratuito de emergencia disponible las 24 horas y los siete días a la semana para que los niños informen sobre abusos u otros temas que les preocupan. Las llamadas son gratuitas en los teléfonos móviles, inalámbricos y fijos.

Childline Kenya responde llamadas sobre una amplia gama de casos: abuso y negligencia sexual, física y emocional. La línea de ayuda está vinculada a una red de remisión de casos compuesta por organizaciones de apoyo que ofrecen asistencia psicosocial a los niños que llaman y que necesitan cuidado y protección.

Según Rhoda Mwikya, oficial jefe para la infancia del Departamento de servicios infantiles del gobierno de Kenya, la línea de ayuda funciona “para apoyar a las familias, para apoyar a los supervivientes y para ofrecerles información sobre lo que necesitan en caso de abuso.
“Les orientamos para indicarles dónde necesitan ir y los servicios que tienen disponibles”.

Para garantizar que se remite a los niños a las redes de apoyo apropiadas, Childline Kenya emplea asesores voluntarios con antecedentes en asesoramiento, psicología y trabajo social. Los asesores reciben una formación intensiva sobre asesoramiento telefónico a los niños, comunicación con niños, derechos de la infancia y otros temas relacionados. Trabajan por turnos para asegurar el apoyo a los niños las 24 horas del día.

Una línea de ayuda es un salvavidas

El padre de Christine describe la valiosa asistencia que les ofreció Childline Kenya en el caso de Christine. Apoyaron a Christine, y también apoyaron a la familia en la larga batalla judicial.

Además de proporcionar a los niños afectados la atención y el apoyo que necesitan, Childline Kenya presta también ayuda en asuntos prácticos. Cuando Christine comenzó a sentir el rechazo de los otros alumnos y tuvo que abandonar la escuela, “[la] línea nos ayudó a conseguir una escuela para mi hija”, dice su padre.

Además, la familia tuvo que hacer frente a enormes problemas para lograr entender el sistema judicial. Según el padre de Christine, el autor de la violación siempre estaba por delante de ellos cuando trataban de obtener ayuda.

“[Childline Kenya] nos proporcionó apoyo jurídico, y no puedo dejar de mencionar que, cuando estábamos mal a nivel financiero, siempre nos proporcionaron el dinero para poder atender a las sesiones del tribunal”, dice.

“Quiero felicitar a Childline por el apoyo que nos dieron. Si no hubiera sido por ellos, no habríamos logrado terminar el proceso”.

Planes para el futuro

Childline está presente para ayudar a niños y niñas como Christine, y a las comunidades que no toleran la violencia y tienen que saber cómo actuar. La Sra. Mwikya dice que Childline “ha logrado concienciar a nuestro público sobre lo que significa la protección de la infancia”.

Hoy, Christine tiene 18 años y se encuentra en la escuela secundaria. Tiene pensado acudir a la universidad. “No tenemos mucho”, dice su padre, “pero queremos esforzarnos para garantizar que nuestra hija reciba una educación apropiada y que pueda valerse por sí misma en el futuro”.

Christine es optimista y dice que todo esto por lo que ha pasado le ha inspirado para hacer algo por otras niñas afectadas por la violencia sexual. “En el futuro, quiero llegar a ser una luchadora”, dice, “una luchadora por los derechos de la infancia, como las personas que me ayudaron”.

* El nombre se ha cambiado.


 

 

Fotografía UNICEF: Haciendo visible lo invisible

Búsqueda