ÚNETE POR LA NIÑEZ

Protección infantil contra el abuso y la violencia

Prevenir la separación de las familias durante los desplazamientos en masa en la Rep. Dem. del Congo

Por Ndiaga Seck

GOMA, República Democrática del Congo, 29 de mayo de 2012. Cuando los disparos comenzaron a sonar en Bihambwe, Tuisenge no tuvo más remedio que huir.

VÍDEO (en inglés): Ndiaga Seck, corresponsal de UNICEF, informa sobre los esfuerzos para evitar la separación de las familias durante los desplazamientos en masa en la República Democrática del Congo. Véalo en RealPlayer

A finales de abril comenzaron los enfrentamientos entre el ejército congoleño y los grupos armados de oposición en el territorio de Masisi oriental, que obligaron a miles de personas a emprender la huida. Algunos se trasladaron a los campamentos para personas internamente desplazadas, como por ejemplo el campamento de Mugunga, en las afueras de Goma.

AVSI, un aliado de UNICEF, estableció en mayo un espacio acogedor para los niños en el campamento, con el fin dereforzar la resistencia y el bienestar de los niños, niñas y adolescentes. Unos 1.140 niños y niñas visitaron el espacio, incluyendo Judith (14 años), hija de Tuisenge.

Ambas saben el valor de los servicios de este tipo. Cuando Tuisenge huyó el mes pasado de Bihambwe, aplicó una de las principales estrategias para prevenir que la familia se separase y que le habían enseñado los trabajadores del espacio acogedor para la infancia dedicados a la divulgación: atar a los niños y a los padres u otros cuidadores con un trapo o cuerda durante el caos del desplazamiento.

"Como yo tenía cuatro hijos en casa, tomé un pedazo de tela y los até el uno al otro, porque teníamos que cruzar un río grande. Así que salimos corriendo", dijo Tuisenge, y agregó que había recorrido unos 40 kilómetros a pie para llegar al campamento de Mugunga.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Tuisenge y sus cuatro hijos caminan juntos en la República Democrática del Congo. Cuando huían de la violencia, la familia evitó separarse mediante el uso de telas para atarse entre ellos durante el trayecto de 40 km a un campamento para desplazados.

Proteger a los niños en peligro

La crisis de Masisi provocó que unos 15.000 desplazados internos buscaran refugio en Sake y Mugunga, en el territorio de Masisi. Sin embargo, sólo hubo 68 niños separados (de ambos progenitores) y 125 niños no acompañados (separados de ambos progenitores y de otros familiares o cuidadores), en parte gracias a las estrategias de prevención impartidas en las actividades realizadas en el espacio. En los espacios acogedores para los niños, por ejemplo, a los niños se les enseña a memorizar los nombres de sus padres y madres, y los de su pueblo.

"El espacio ha desempeñado un papel importante en el reciente desplazamiento en masa, debido a que se informó de muy pocos niños separados de sus familias o no acompañados", dijo Elie Bahati, oficial de protección de la infancia de AVSI. "Los niños sabían los nombres de sus padres y en 30 minutos fue posible reunirles fácilmente con sus padres y madres o familias".

El espacio acogedor para los niños desempeña un papel clave en la protección de los niños, al ofrecerles un conjunto integral de servicios destinados a fortalecer la capacidad de las comunidades y los hogares para evitar los abusos y mejorar la seguridad y el bienestar de los niños. Los encargados de la protección ayudan a identificar a niños vulnerables y en situación de riesgo, les remite a los servicios apropiados, además de supervisar problemas de protección dentro de la comunidad.

"En una situación de emergencia, el espacio acogedor para los niños es un eslabón importante dentro de la comunidad protectora", explicó Pontien Bashige, un oficial de protección de la infancia de UNICEF en Kivu del Norte.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Unas mujeres y niños tejen canastas en un campamento para desplazados internos en Mugunga, en las afueras de Goma (República Democrática del Congo).

Ayudar a los adolescentes a superar la situación

Desde 2007, UNICEF y la AVSI han establecido 25 espacios acogedores para los niños en la provincia de Kivu del Norte, gracias a 1,2 millones de dólares del Gobierno de Japón. Los espacios proporcionan un entorno estimulante, con actividades creativas, educativas y recreativas.

A través de actividades de sensibilización, arte y teatro, así como los grupos de debate entre compañeros para adolescentes, los niños también aprenden acerca de temas tales como el VIH/SIDA, la violencia de género y la promoción de la higiene. Para muchos niños, se trata de la primera vez que pueden expresarse abiertamente en un ambiente acogedor, hablar de las cuestiones que les afectan y aprender a controlar el estrés de los desplazamientos.

"Cuando me uní al grupo de adolescentes ya no pensaba en la muerte de mi padre", dijo Chance Maska, una joven de 16 años que perdió a su padre hace cuatro años. En la reciente crisis de Masisi, Maska tuvo que huir con su madre, sus siete hermanos y su propio bebé de un año. En la actualidad, ha comenzado a confiar en sí misma y está aprendiendo a hacer frente al estrés. "En el espacio he aprendido a tejer. Todos mis pensamientos negativos han desaparecido desde que empecé a tejer".


 

 
Búsqueda