ÚNETE POR LA NIÑEZ

Protección infantil contra el abuso y la violencia

En un fallo histórico, la Corte Penal Internacional condena a Thomas Lubanga Dyilo por reclutar a niños y niñas en conflictos armados

NUEVA YORK, EE.UU., 14 de marzo de 2012. En un fallo histórico dictado hoy, el comandante congoleño Thomas Lubanga Dyilo fue condenado por el Tribunal Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra contra la infancia por el reclutamiento de niños y niñas para su movimiento armado. El veredicto es el primero que la Corte Penal Internacional dicta desde su creación en 2002, como único tribunal permanente e independiente del mundo dedicado a juzgar crímenes de guerra.

© UNICEF VIDEO
VÍDEO: Pernille Ironside, Especialista en Protección infantil de UNICEF, comenta la sentencia al comandante congoleño Thomas Lubanga Dilo por reclutar a niños y niñas en los conflictos armados.

Lubanga Dyilo, fundador y ex presidente de la Unión de patriotas congoleños en la región de Ituri de la República Democrática del Congo, fue declarado culpable de reclutar a niños menores de 15 años y de utilizarlos para participar en brutales enfrentamientos étnicos en el año 2002 y 2003.

Victoria decisiva

"Esta es una victoria fundamental en favor de la protección de los niños y niñas en los conflictos", dijo Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. "La condena de Thomas Lubanga por la Corte Penal Internacional envía un mensaje claro a todos los grupos armados que esclavizan y maltratan a los niños: la impunidad no será tolerada".

UNICEF ha pedido en repetidas ocasiones el enjuiciamiento de quienes cometen este tipo de delito, que a menudo victimiza a los niños más vulnerables, los huérfanos y los niños que han quedado separados de sus familias y comunidades por causa de la violencia.

"La explotación de los niños por grupos armados va más allá de una violación de sus derechos; también les roba su niñez", dijo Lake. "UNICEF considera alentador que el fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, haya destacado durante este exitoso proceso la situación de los niños reclutados o utilizados por fuerzas o grupos armados".

Lubanga Dyilo es sólo uno de muchos participantes en el pasado violento de la República Democrática del Congo. Otros autores de violaciones graves de los derechos de los niños en la República Democrática del Congo y en otras naciones aún no han sido aprehendidos. "Esta condena sienta un precedente de gran alcance", dijo la especialista en Protección infantil de UNICEF, Pernille Ironside, experta en la utilización de niños y niñas por grupos armados. "Esto representa un hito en la protección de la infancia y puede aumentar la confianza en el sistema de justicia penal internacional, lo que a su vez puede propiciar nuevos procesos y condenas".

border=0
(pinche sobre la imagen para agrandar la ilustración)

Las soluciones están en las comunidades

Ironside afirma que la solución a la crisis de los niños en los conflictos armados no sólo radica en la detención de quienes cometen tales violaciones graves, sino también en potenciar el papel de las comunidades y en proporcionar a los niños los servicios que necesitan para volver a integrarse en sus sociedades.

Imagen del UNICEF
© REUTERS/Evert-Jan Daniels
El comandante congoleño Thomas Lubanga Dyilo detrás de sus abogados en la sala de audiencias de la Corte Penal Internacional en La Haya, el 14 de marzo de 2012, día de su condena por crímenes de guerra contra la infancia.

"UNICEF promueve un enfoque integrador y basado en la comunidad para la reintegración y el apoyo a los niños que han conseguido escapar de las fuerzas y los grupos armados", dijo Ironside. "Estos niños necesitan volver a la escuela para aprender un oficio y para ganar un sustento. Muchos están regresando a zonas muy pobres, por lo que también apoyamos programas e iniciativas para impulsar los servicios sociales, ofreciendo formación a trabajadores sociales, asesores y maestros con el fin de garantizar el fortalecimiento de todo el sistema de protección infantil y de ayudarles a tener éxito".

UNICEF y sus aliados apoyan la liberación y la reintegración de los niños y niñas vinculados a fuerzas y grupos armados en todo el mundo. La organización ha trabajado con los gobiernos y otros organismos de las Naciones Unidas para asegurar que los niños que fueron utilizados por los grupos armados estén protegidos contra la violencia, así como para que cuenten con el apoyo necesario para regresar a sus comunidades de origen. Esto ha implicado la creación de servicios de identificación, atención de tránsito, programas de reunificación familiar y repatriación, y apoyo psicosocial.

"La respuesta está en inversiones a largo plazo en la reducción de la pobreza, en la construcción de la paz y la reconciliación y en la creación de oportunidades de empleo para los jóvenes", afirmó Ironside.


 

 
Búsqueda