UNICEF en situaciones de emergencia

En los ámbitos acogedores para los niños que patrocina UNICEF se emplean el movimiento y la danza para ayudar a los niños y niñas a superar sus lesiones emocionales

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ07-1851/Noorani
Un niño danza al compás de una canción popular frente a sus pares en un centro acogedor para los niños que funciona en el distrito de Barguna, en Bangladesh. Los centros, que cuentan con el apoyo de UNICEF, se crearon para ayudar a los niños y niñas afectados por el ciclón Sidr.

Por Quinn Lundberg

NUEVA YORK, Estados Unidos, 21 de julio de 2008 – La guerra y los desastres naturales provocan en los niños profundas lesiones psicológicas difíciles de superar. Una de las maneras en que UNICEF y otras organizaciones ayudan a sanar las lesiones emocionales de los niños es mediante la danza y el movimiento.

Amanda Melville, Especialista en Protección de la Niñez de UNICEF, considera que el movimiento y la danza constituyen una manera en que los niños que han pasado por situaciones de emergencia pueden restablecer contacto con sus vidas normales.

“El movimiento y la danza pueden ayudar a las personas a ponerse nuevamente en contacto con lo que sucede con sus cuerpos, además de ofrecerles la posibilidad de liberarse de las tensiones”, afirma la Sra. Melville. Diversos estudios demuestran que la danza y el movimiento sirven para aliviar los síntomas de agresividad, ansiedad y depresión.

La preservación de las tradiciones culturales

Además de brindar a los niños y niñas la oportunidad de dibujar, cantar y participar en representaciones teatrales, en los ámbitos acogedores para los niños que se han establecido en diversos sitios del mundo donde se han vivido situaciones de emergencia se emplea también el movimiento y la danza. Esos programas, que reciben apoyo de UNICEF, hacen hincapié en la importancia que reviste que las comunidades preserven y fortalezcan sus tradiciones culturales.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-1811/Pirozzi
Varios niños y niñas bailan al aire libre en un campamento de verano para niños vulnerables, en Ucrania. Entre los niños y niñas que acuden a él figuran huérfanos e integrantes de la segunda generación de víctimas del desastre nuclear de Chernobyl.
“El empleo de la danza y el movimiento en nuestro trabajo debe inspirarse y basarse en las tradiciones locales, y debe ser convalidado por éstas. Eso es muy importante”, afirma la Sra. Melville. “Para que los niños y niñas se puedan conectar con algo de valor para ellos en situaciones semejantes, es necesario comenzar por las tradiciones”.

“Con frecuencia”, agrega, “la situaciones de emergencia alteran o interrumpen las tradiciones culturales”.

Los medios de expresión

La danza y el movimiento también trascienden las fronteras culturales al ofrecer a los niños y niñas un lenguaje universal mediante el cual pueden expresar su dolor. Hasta los niños que no cuentan con la capacidad de comunicarse verbalmente pueden, en muchos casos, expresarse mediante la danza cuando se encuentran en un ámbito seguro.

UNICEF espera que mediante el empleo de la danza y el movimiento en los ámbitos acogedores para los niños, cuya eficacia confirman más de 60 años de experiencia por parte de psiquiatras y psicoterapeutas, podrá brindar a los niños y niñas afectados por la guerra y los desastres naturales la oportunidad de salir de su aislamiento y recuperar su condición de niños.


 

 

Vídeo (en inglés)

Julio de 2008:
Quinn Lundberg, corresponsal de UNICEF, informa sobre las propiedades terapéuticas de la incorporación de los movimientos y la danza en el tratamiento de los niños y niñas afectados por la guerra y los desastres naturales.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda