Haití

Una central telefónica atiende las necesidades de los niños y niñas separados de sus familiares en la zona del terremoto de Haití

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2010/Monier
En una central telefónica respaldada por UNICEF en Puerto Príncipe, capital de Haití, unos operadores recogen las llamadas relacionadas con las niñas y los niños que se encuentran solosat a UNICEF-supported call centre in Port-au-Prince, the Haitian capital.

Por Cifora Monier

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 15 de junio de 2010 - “¿Hola, central telefónica para niños separados de sus familias, en qué puedo ayudarle?” preguntó un operador. “¿Dónde dijo exactamente que está el niño ahora? ¿Está en el centro médico? ¿El niño vino solo o alguien lo ingresó? Gracias por llamar, enviaremos a dos asistentes sociales que llegarán al centro en 30 minutos”.

La central telefónica para niños separados de sus familias fue establecido inmediatamente después de terremoto del 12 de enero en Haití con el fin de abordar la situación de niños separados de sus familias. La situación de emergencia hizo imperativos la identificación, registro y documentación tanto de niños solos como separados tan rápidamente como fue posible.

UNICEF dirige conjuntamente esta labor con sus aliados Save the Children, el Comité Internacional de la Cruz Roja y el International Rescue Committee. El Programa de protección infantil de UNICEF en Haití también dispone de 10 aliados locales que trabajan en Haití para encontrar a las familias.

Un equipo interinstitucional

El número de teléfono, gratuito en todo el territorio de Haití, está destinado a enfermeras, médicos y monitores de espacios acogedores para la infancia y aliados de organizaciones no gubernamentales que colaboran con UNICEF, personas que pueden ofrecer información de primera mano sobre niñas y niños separados de sus familias. Estos individuos clave están capacitados para identificar y ofrecer respuesta a las necesidades de los niños separados de sus familiares.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2010/Monier
La central telefónica para niñas y niños separados de sus familias en Puerto Príncipe, Haití, es una asociación conjunta encabezada por UNICEF, Save the Children, el Comité Internacional de la Cruz Roja y el International Rescue Committee.

El personal de la central telefónica, con base en la oficina de UNICEF en Haití, incluye a dos oficiales de base de datos, un coordinador, un agente del Institut du Bien-Être Social et de Recherches y al menos cuatro telefonistas.

“Esta colaboración interinstitucional ha contribuido decisivamente a la movilización de comunidades y trabajadores sociales del Gobierno, para aumentar su capacidad de protección de los niños y responder a las necesidades de éstos de manera coordinada y oportuna”, explicó Christina Torsein, Especialista de Protección Infantil de UNICEF.

Un planteamiento paso a paso

Cuando se recibe una llamada en primer lugar, la tarea inicial del personal de la central es identificar la ubicación física exacta del niño. Puerto Príncipe, la capital haitiana, ha sido dividida en sectores para facilitar el trabajo y desplegar a los aliados tan rápidamente como sea posible.

Una vez que esta información geográfica se ha establecido, el personal de la central telefónica se pone en contacto con la organización no gubernamental responsable de aquel vecindario en particular. Los asistentes sociales, que siempre trabajan en pareja, se deplazan a esa ubicación.

En este punto, los asistentes sociales encuentran e inscriben al niño. Además, determinan si el niño se encuentra en lugar seguro. Sólo entonces se convierte en prioridad la búsqueda de los familiares, un proceso que puede llevar varias semanas.

Preguntas clave

La búsqueda de los familiares se inicia basándose en varios factores clave:

  • ¿Son, la niña o el niño, lo suficientemente mayores como para poder expresarse por sí mismos?
  • ¿Saben la dirección de su último domicilio? Y si no, ¿recuerdan algún número de teléfono? 
  • ¿Conocen los nombres de sus padres, parientes, o el de alguna persona cercana a ellos? 
  • ¿Recuerdan algún punto de referencia concreto cercano a su casa?

    Los dibujos también ayudan a que los niños refresquen la memoria y recuerden cosas que podrían haber olvidado.

    La amabilidad de las familias de acogida

    Hasta ahora, se ha inscrito aproximadamente a 1.700 niños desde el terremoto. A muchos de ellos los acogen los vecinos que han sido bastante amables para recogerlos hasta que se encuentre a sus familias inmediatas o ampliadas.

    La mayor parte de estos niños están bien atendidos, a pesar de los medios escasos de aquellos que los han acogido. Muchas familias anfitrionas apenas tienen bastantes recursos para su propia supervivencia, pero comparten equitativamente aquello que tienen.

    “Por muchos esfuerzos que los retos planteen, cada niño requiere un seguimiento personalizado y a pesar lo rápido que queremos que se reunan con sus familias a veces esto toma más tiempo del que esperamos,” comentó Torsein, y añadió que en algunos casos no hay ningún rastro o noticias del paradero de los familiares de un niño.

    “Pueden haber fallecido en el terremoto o se vieron obligados a trasladarse”, dijo “retrasando así las labores de reunificación”.


     

     

    Búsqueda