República Democrática del Congo

El objetivo de una campaña de recaudación es obtener 4 millones de dólares para un plan provincial de protección infantil en la República Democrática del Congo

Imagen del UNICEF
© UNICEF DR Congo/2011/Walther
Una niña se dirige a los invitados de la gala en referencia a sus derechos y los de sus compañeros.

Por Cornelia Walther

LUBUMBASHI, República Democrática del Congo, 16 de agosto de 2011. El 24 de junio, una gala benéfica organizada tras el Día del niño africano del presente año reunió a más de 100 autoridades locales, aliados en el desarrollo, hombres de negocios, padres e hijos en torno a un objetivo común: lograr que la protección infantil sea una cuestión tangible en el sur de la República Democrática del Congo.

El acto sirvió de presentación de una campaña que pretende movilizar 4 millones de dólares estadounidenses para el Plan de protección infantil Katanga para el período 2011-2014, con un objetivo anual de llegar hasta 27.000 huérfanos y niños vulnerables.

Una responsabilidad compartida

“El gobierno no ve que el desarrollo del niño se produzca fuera de su entorno familiar", explicó Thérèse Lukenge, Ministra provincial de Minas, Género, Familia e Infancia, durante la presentación del esquema del plan. "Si este entorno no existe o es insuficiente debemos identificar y reforzar las alternativas viables. Colocar a los niños de la calle y los huérfanos en una institución es la última opción".

A la hora de abordar la cuestión, el Jefe de UNICEF en el sur de la Rep. Dem. del Congo, Quoc Dang Nguyen, destacó la necesidad de una responsabilidad compartida.

"Lo que estamos buscando es recabar apoyo", afirmó. "Queremos aumentar el número de aliados que se esmeran en lograr que la protección infantil sea una realidad para cada niño de Katanga. Hoy tenemos una responsabilidad social y corporativa para la generación del mañana".

Los mismos derechos

Imagen del UNICEF
© UNICEF DR Congo/2011/Walther
En el hospital de referencia, una mujer espera los resultados del análisis de su nieta. La madre de la pequeña murió de SIDA y su abuela es el único familiar que le queda.

Linda, de 12 años de edad, era la participante más joven del acontecimiento pero su elocuencia demostró que ni la edad ni la discapacidad pueden bloquear su potencial y el de sus compañeros.

“Tienen una oportunidad para actuar, por favor hagan algo", declaró con énfasis. "Soy ciega pero puedo pensar. No hay motivo para tener miedo a hablar, simplemente sin hacer nada".

Melissani, una niña de 13 años, reforzó este punto de vista. Ella ya se ha consolidado como rostro conocido en los foros de participación infantil de Katanga.

“Les pedimos que ayuden a los niños para que tengan acceso a la educación y la atención médica. Todos tenemos los mismos derechos", declaró. "Yo tengo suerte porque tengo padres, sé leer y tengo bastante para comer. Esto no significa que no me preocupe de lo que pasa a mi alrededor".

Un futuro más prometedor

Los fondos recaudados contribuirán a poner en funcionamiento el Plan provincial de protección infantil, gracias a la participación firme del sector privado y los donantes institucionales, así como a una alianza mejorada con las organizaciones locales y religiosas.

"La compasión y la generosidad de los invitados del sector privado de Katanga han quedado visibles en esta gala", afirmó Pierrette Vu Thi, Representante de UNICEF en la República Democrática del Congo. "Resulta muy alentador porque solamente juntos podemos mejorar de manera sostenible el futuro de los niños de este país. Todos tienen los mismos derechos y nosotros tenemos una responsabilidad compartida para que se hagan realidad. Esta gala ilustra que este concepto está por iniciar su camino".


 

 

Búsqueda