Côte d'Ivoire

La historia de Béoué, un ex niño soldado reintegrado en Côte d’Ivoire por UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cote d’Ivoire /2007/Westerbeek
Béoué, un ex niño soldado, construye un gallinero gracias a las aptitudes que adquirió mediante un programa de reintegración social que cuenta con el apoyo de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea.

Por Sacha Westerbeek

EN LA ALDEA DE BÉOUÉ, Côte d’Ivoire, 15 de mayo de 2007 – Béoué, de 18 años de edad, es delgado y pequeño para su edad. Sin embargo, cuando se le observa cargando barro para el gallinero que construye con sus amigos se nota cuán musculoso es. También queda en claro que se trata de alguien acostumbrado a organizar actividades y a delegar responsabilidades, de manera que la construcción del gallinero avanza rápidamente.

Béoué explica con orgullo que se trata del segundo gallinero que ha construido. Agrega que se siente feliz de poder adquirir conocimientos y aptitudes para la construcción y la cría de aves. Dice que eso le ayuda a olvidar el pasado.

En 2002, la vida de Béoué sufrió un cambio radical cuando en Côte d’Ivoire se desencadenó la guerra y el país quedó dividido en dos debido a una rebelión armada que atrajo a los caudillos y combatientes de las vecinas Liberia y Sierra Leona. La aldea de Béoué fue atacada e incendiada.

Los pobladores que lograron escapar del ataque se refugiaron en el monte. Pero Béoué, que para entonces tenía 13 años, decidió sumarse a la lucha armada. Le pareció entonces que no tenía nada que perder, debido a que casi toda su familia había muerto en el ataque.

Miles de niños reclutados

En dos semanas, Béoué había sido instruido. “Pese a que no soy soldado, sé todo lo que saben los soldados sobre las armas. Sé cargar, apuntar y disparar un fusil Kalashnikov”, dijo Béoué.

Desde 2002, miles de niños de la Côte d’Ivoire han sido reclutados por las fuerzas gubernamentales, las milicias y las bandas armadas que encabezan los caudillos liberianos. El problema es especialmente grave en la región occidental del país, donde vive Béoué y donde los violentos enfrentamientos que se registran desde hace mucho tiempo han dejado una secuela de desplazamiento de la población, destrucción, saqueo y violencia. Se trata de crímenes contra la población civil de los que muchos niños han sido testigos y a veces protagonistas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cote d’Ivoire /2007/Westerbeek
Béoué (centro) en la escuela. La educación escolar forma parte importante del programa de prevención, desmovilización y reintegración de los niños que han estado relacionados con los grupos armados en Côte d’Ivoire.

En este mundo pasan cosas terribles

Béoué eventualmente decidió que había llegado la hora de volver con los suyos. Aunque tenía miedo, sentía que su aldea le necesitaba.

“En abril de 2004, decidí regresar a mi aldea, y lo hice con dos Kalashnikovs, munición y mis botas y uniforme, decidido a defender mi aldea”, explica Béoué. “Si iba a morir, prefería morir con los míos. Había visto y hecho muchas cosas malas. En este mundo pasan cosas terribles”.

ASA, una organización no gubernamental local, había instaurado en la aldea de Béoué un programa de desmovilización y desarme de los niños soldados que también se proponía prevenir que éstos fueran reclutados nuevamente para participar en el conflicto. Los trabajadores sociales de ASA le preguntaron a Béoué si quería aprender un oficio o regresar a la escuela.

“Al principio no me interesaba nada”, rememora. “En esa época todavía estaba bajo la influencia de las drogas”.

Apoyo a la desmovilización

Pero un año más tarde, Béoué decidió participar en el programa. Le pareció que era demasiado grande para regresar a la escuela, de manera que prefirió aprender un oficio y escogió la cría de aves.

Ahora, Béoué aprende lo que necesita saber para administrar un negocio avícola, desde la reproducción de las aves hasta la construcción de gallineros y conocimientos básicos de lectura, escritura y aritmética. Además de eso, recibe apoyo psicosocial y atención de la salud.

UNICEF y sus aliados, como ASA, ejecutan en Côte d’Ivoire un Programa de Prevención, Desmovilización y Reintegración de los jóvenes como Béoué. El objetivo principal del programa consiste en reintegrar a los niños en sus familias y comunidades y ofrecerles una segunda oportunidad en la vida.

Por medio de ese programa, la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea ha brindado apoyo más de 4.000 niños que estuvieron asociados con los grupos armados y a muchos miles más que corren peligro de ser reclutados.

El futuro

“En realidad, no tengo intenciones de quedarme para siempre en mi aldea”, explica Béoué. “Es que me trae muchos malos recuerdos. Prefiero pasar la noche con mis pollos y gallinas.  Sus gorjeos me reconfortan”.

Béoué sueña con ganar suficiente dinero como para mudarse a una población más grande e instalar allí un pequeño negocio.

“Además de tener mi propio negocio, me gustaría seguir criando aves”, añade con una sonrisa que refleja su confianza en él mismo. “Quiero mucho a mis pollos y gallinas. Los considero mi familia. Y en realidad, son la única familia que me queda”.


 

 

Vídeo (en inglés)

Abril de 2007:
Sacha Westerbeek, de UNICEF, informa sobre la reintegración de los ex niños soldados en la sociedad en Côte d’Ivoire.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

UNICEF y la UE

Ayuda humanitaria
(enlace externo en inglés, se abre en una nueva ventana)

Búsqueda