Comoras

Romper el silencio en torno al abuso de niños y niñas

Imagen del UNICEF
© UNICEF Comoros
Unas niñas estudiando en una escuela coránica. Muchos progenitores no pueden costear la educación de sus hijos, por lo que los mandan a las escuelas coránicas, que son gratuitas.

Por Marlies Lensink

MUTSAMUDU, Comoras, 2 de diciembre de 2005 – "Niña violada muere después del parto", decían los titulares de un artículo en el periódico comorano Kashkazi. El artículo contaba la historia de una niña de 11 años que fue violada por su maestro en una escuela coránica, se quedó embarazada y murió poco después de dar a luz. UNICEF de Comoras ha investigado las circunstancias en torno a la muerte de la niña.

Historia de Amina

Amina Isiaka era como cualquier otra niña de Mutsamudu, capital de Anjouan, una de las pequeñas islas del Océano Índico que forman el archipiélago de Comoras. Procedía de una familia de 10 hijos y asistía a la escuela primaria.

Sentada ante la pequeña choza de su familia, la madre de Amina relata el calvario de su hija. La niña acababa de ver una película al aire libre. "Cuando los niños se marchaban, un maestro coránico que vive en el vecindario llamó a Amina al interior del edificio. Le dijo que su padre estaba al teléfono."

Un vecino fue testigo de cómo la muchacha entraba en la choza y advirtió a su madre del incidente. Avergonzada, Amina se negó al principio a decir lo que le había pasado aquella noche. Finalmente confesó que la había violado un foundi (el nombre por el que en Comoras se conoce a los maestros coránicos) de 45 años. Amina quedó embarazada y durante siete meses intentó ocultar su embarazo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Comoros
UNICEF de Comoras se ha mostrado activo en las siguientes esferas: protección de la infancia, VIH/SIDA, paludismo entre mujeres embarazadas y niños, educación de las niñas y desarrollo integrado en la primera infancia.

El abuso de menores en las islas Comoras: hechos y cifras

En las islas Comoras el abuso de menores es un problema amplio. En 2002, UNICEF financió tres estudios que abarcaban las islas de Gran Comora, Anjouan y Moheli con el fin de evaluar los problemas de la protección de la infancia a nivel del país entre 1998 y 2002. El informe demostró que, además de verse expuestos a violencia física y psicológica, un número considerable de niños y niñas habían sido objeto de abusos sexuales. La mayoría de los casos tuvieron lugar en el hogar y estuvieron implicados familiares (cercanos). El promedio de edad de las víctimas era de 13 años.

En la isla de Moheli, la más pequeña de la unión, que cuenta con 13.000 habitantes, se entrevistó a 142 víctimas. Más de la mitad de los niños y niñas entrevistados de edades comprendidas entre los 14 y los 16 años habían sido objeto de agresiones sexuales. El 6% de las víctimas menores de 13 años habían sido violadas.

Según Fatima Bacar, directora de La Cellule d’Écoute, un centro apoyado por UNICEF que proporciona apoyo psicosocial y cuidados a los menores víctimas de abusos y violencia, al menos 20 niños pequeños de la pequeña isla de Anjouan han sido violados este año, varios de ellos por sus maestros coránicos.

El abuso de menores es un tema tabú en la sociedad comorana, y muchas familias no denuncian los incidentes. Es práctica común que los progenitores de la víctima lleguen a un "acuerdo" con la familia del culpable. En el caso de Amina, el culpable prometió pagar 225.000 francos comoranos (unos 550 dólares), cuidar de la niña durante el embarazo y casarse con ella después del parto.
 
Romper el silencio en torno al abuso de menores

A causa de su corta edad, se había aconsejado a Amina que diera a luz en un hospital. Después de un parto difícil, dio a luz a un niño, pero murió al día siguiente. Su hijo recién nacido murió a las tres semanas.

La familia de Amina no ha recibido compensación alguna del culpable. Lo más probable es que nunca emprendan acciones legales contra él. Esto, dice Fatima Bacar, no es raro en este tipo de casos: "Se trata de una clara demostración de abuso de poder".

En alianza con organizaciones de la sociedad civil como la Fundación Comorana para los Derechos Humanos, UNICEF de Comoras lucha para llamar la atención del gobierno sobre este problema y crear un entorno más protector para los niños y las niñas.

Por motivos de privacidad, "Amina" no es el verdadero nombre de la niña

Sabine Dolan colaboró desde Nueva York en este reportaje.


 

 

Enlaces

Panorama: Comoras

Datos sobre la infancia

Búsqueda