Chad

Una campaña de educación para reducir la amenaza de la munición sin estallar en el Chad oriental

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chad/2009/Walther
La eliminación de restos explosivos de guerra mediante una explosión programada en la localidad chadiana de Goz Beida.

GOZ BEIDA, Chad, 26 de junio de 2009 - En la región de Dar Sila, en el Chad oriental, las celebraciones del "Día del niño africano" comenzaron el 16 de junio con una detonación controlada.

Mediante ese estallido, provocado por el Grupo Asesor de Desminado, una de las más importantes organizaciones no gubernamentales aliadas a UNICEF en la lucha por la eliminación de los restos explosivos de guerra, se destruyeron dos toneladas de munición sin estallar que se habían recolectado en el pueblo de Goz Beida y alrededores.

El Chad es uno de los cinco países con las más elevadas tasas de prevalencia de minas terrestres sin estallar. Los combates más recientes entre el ejército chadiano y las tropas rebeldes, que tuvieron lugar en mayo de 2009, dejaron aun más munición y restos explosivos de guerra en muchos puntos de la región oriental del país, incluso en los pueblos y ciudades.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chad/2009/Walther
Niños, niñas y jóvenes asisten a una charla sobre los peligros de la munición sin estallar en un espacio acogedor para los niños en la localidad de Gassire, en el Chad oriental.

“Escuché una violenta explosión”

Esos restos de guerra continúan causando muertes innecesarias de niños y niñas. El 30 de mayo, por ejemplo, Souleymane, un niño de 13 años, y su hermano Ibrahima, de 14, encontraron un objeto de apariencia muy atractiva en la huerta de su padre.

“Recuerdo que escuché una violenta explosión a corta distancia de nuestra choza, y que a continuación se produjo un profundo silencio”, recuerda el padre de los niños. “Después de eso, recuerdo que estaba con ellos en el hospital. Mis dos hijos habían perdido el conocimiento debido al intenso dolor. La última imagen que tengo de aquel día es la del doctor anunciándome que mis hijos habían muerto”.

En respuesta a las terribles muertes de Souleymane e Ibrahima, UNICEF organizó una vasta campaña de educación en los campamentos de desplazados y las aldeas vecinas a Goz Beida. El objetivo de la campaña consiste en crear mayor conciencia en la población acerca de los peligros de los restos explosivos de guerra.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chad/2009/Walther
Mariam, una niña chadiana, demuestra su preocupación tras una sesión de educación y concienciación sobre los peligros de las minas terrestres. Su gesto demuestra que está al tanto del peligro.

Difundir el mensaje

El Día Del Niño Africano de este año estuvo dedicado a la supervivencia de los niños. A tal efecto, UNICEF e INTERSOS, una ONG aliada, organizaron diversas actividades centradas en la salud, la nutrición, la educación y la higiene. Sin embargo, debido a la gravedad del problema de la munición sin estallar, la Oficina de UNICEF en el Chad decidió incluir también en la celebración diversas actividades de educación sobre los peligros de las minas terrestres antipersonal.

Entre esas actividades figuraron varios debates y un certamen artístico sobre el tema “La amenaza de los restos explosivos de guerra para mí y mis amigos”. Las charlas y debates fueron grabadas por la cadena Internews y serán difundidas en tres estaciones de radio de la región oriental del Chad junto a otros mensajes de educación sobre el peligro de las minas terrestres.

UNICEF y sus aliados tienen razones para creer que la campaña de concienciación ha comenzado a rendir frutos. En la jornada posterior al Día del Niño Africano, Mahmoud, un niño de 10 años, se presentó tímidamente en la Oficina de UNICEF en Goz Beida.

“Quiero mostrarles algo”, dijo. “Hay uno de esos artefactos detrás de mi casa. ¿Podrían quitarlo, por favor?”.


 

 

Búsqueda