República Centroafricana

Ante la proliferación de los secuestros, UNICEF exhorta a los gobiernos a que protejan a los niños y niñas

Imagen del UNICEF
© UNICEF Central African Republic/2008
Harouna (der.) y Beldo permanecieron en manos de sus secuestradores durante casi dos años debido a que su padre no podía pagar el rescate exigido.

Por Rebecca Bannor-Addae

PAOUA, República Centroafricana, 20 de junio de 2008 – Harouna Garga, de cinco años de edad, y su hermana Beldo, de siete, se sienten seguros sobre las rodillas de su padre en el porche de su casa en Paoua, en la región noroccidental de la República Centroafricana. Hace tres años, sin embargo, sus vidas no eran tan serenas.

Souleimane Garga, el padre de los niños, recuerda lo sucedido el 23 de junio de 2005, cuando la familia fue víctima del ataque de los bandidos conocidos como “zaraguinas”.

Atacados en su propio hogar

“Llegaron a las dos de la mañana. Eran muchos, y echaron abajo las puertas”, explica el Sr. Garga mientras señala las puertas de varias habitaciones que dan al patio de la casa.

“Estaban armados con Kalashnikovs y nos lanzaron una lluvia de balas”.

Los bandidos mataron al abuelo y al tío de los niños, y el propio Sr. Garga recibió un disparo en la espalda. Los zaraguinas robaron todos los objetos de valor de la familia, incluso el ganado.

Más grave aun, se llevaron a la esposa del Sr. Garga con su hijo de apenas una semana de nacido, así como a Beldo y Harouna.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Central African Republic/2008
Souleimane Garga consuela a hijos Harouna (izq.) y Beldo, que aún sufren las secuelas de su largo cautiverio.

Dos años de cautiverio

Los dos niños mayores permanecieron cautivos en espantosas condiciones durante casi dos años debido a que, tras haber pagado rescate por su esposa y el bebé, al Sr. Garga le resultó imposible reunir los 4.700 dólares que le exigían los secuestradores por cada niño.

“Cuando regresaron, los niños estaban muy delgados y no tenían ganas de jugar”, comenta el Sr. Garga. “Harouna aún se despierta en medio de la noche gritando y llorando”.

Los zaraguinas son bandidos fuertemente armados que controlan muchas de las rutas que unen las principales ciudades de la región septentrional de la República Centroafricana, donde se dedican al saqueo, practican matanzas y llevan a cabo secuestros por rescate. Se trata de bandidos que tienen aterrorizada a la población y que han obligado a muchos habitantes de la región a abandonar sus hogares.

“Son personas muy malas”, afirma Harouna. “Están armados. Uno de ellos no se reía nunca. Me pegaron muchas veces”.

Gracias, estamos libres

UNICEF siente una profunda preocupación por los informes de secuestros de niños y niñas tanto en la República Centroafricana como en otras naciones afectadas por la violencia, como Haití, la República Democrática del Congo y el Iraq. En casi todos los casos, los crímenes de esta índole han quedado impunes.

En el caso de Harouna y Beldo, los bandidos los mantuvieron como rehenes a corta distancia del hogar de los niños.

“Estábamos asustados, pero pensábamos que papá llegaría pronto. Inventamos una canción”, cuenta Harouna, que de inmediato entona los versos con los que él y su hermana se consolaban durante el cautiverio. “Estoy feliz de regresar a casa. Estoy feliz de volver a ver a mi mamá. Gracias, estamos libres. Ahora volvemos a casa con mamá”.

Todos somos responsables

Tras el ataque y el pago de los rescates, al Sr. Garga y su familia no les quedó prácticamente nada. Casi todos los integrantes de la familia, entre ellos su esposa, han buscado refugio en el vecino Camerún.

La trágica historia de la familia Garga es sólo un ejemplo del creciente número de informes que recibe UNICEF sobre niños y niñas a quienes se secuestra para obtener rescate o para emplear como soldados.

UNICEF exhorta a los gobiernos a que aprueben y pongan en práctica medidas tendientes a crear un ámbito de protección para todos los niños y niñas.

 “Los gobiernos tienen la responsabilidad de poner en práctica medidas que garanticen la protección de los niños, niñas y familias”, señala Geoffrey Keele, Oficial de Comunicación sobre la Protección de la Infancia de UNICEF. “Todos somos responsables del bienestar de la niñez”.


 

 

Vídeo (en inglés)

21 de mayo de 2008:
Guy Degen, corresponsal de UNICEF, informa sobre dos niños de la República Centroafricana que fueron secuestrados y mantenidos en cautiverio hasta que su familia pudo pagar sus rescates.
 VIDEO  alta | baja


17 de junio de 2008:
Geoffrey Keele, Oficial de Comunicación sobre la Protección de la Infancia de UNICEF, se refiere al aumento de casos de secuestro de niños y niñas.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda