Bosnia y Herzegovina

Ayudar a las madres romaní a criar hijos sanos y bien instruidos

Imagen del UNICEF
© UNICEF BIH/2006/0048/Kacmarcik
Las madres escuchan y comparten sus ideas en los debates sobre la crianza organizados por el Proyecto Comunitario Romaní, que recibe apoyo de UNICEF en Bosnia y Herzegovina.

Por Nela Kacmarcik

SARAJEVO, Bosnia y Herzegovina, 8 de marzo de 2007 - En el sureste de Europa persisten las prácticas de discriminación muy arraigadas contra los cerca de 1 millón de niños y niñas romaní de la región, según un nuevo informe de UNICEF que trata de concienciar sobre el grado de exclusión social que sufren estos niños y niñas.

Zorica Tahirovic, de 35 años, una mujer romaní madre de cinco hijos, está trabajando para asegurar los derechos fundamentales a la salud, la educación y la protección de sus hijos y de las generaciones futuras.  La Sra. Tahirovic trabaja para la Red Internacional de Acción Alimentaria Infantil, una organización no gubernamental de Bosnia y Herzegovina, donde coordina un Proyecto Comunitario Romaní que recibe apoyo de UNICEF.

El proyecto tiene la intención de contactar con los padres y madres y de vincularlos con los servicios que necesitan para criar hijos sanos e instruidos en un entorno seguro.

Principios fundamentales del cuidado infantil

“Mis vecinos en el asentamiento romaní se mostraron muy desconfiados al principio. Pensaron que estaba haciendo algo que me beneficiaba a mí solamente”, dijo la Sra. Tahirovic al describir las dificultades que encontró para establecer un programa. Pero después de unas cuantas sesiones, los vecinos comenzaron a propagar las ventajas de las clases y aumentó la asistencia. Ahora, de 15 a 20 padres y madres acuden a cada sesión semanal.

La mayoría de los participantes son madres jóvenes y desempleadas que no tienen demasiada instrucción o información sobre cómo proporcionar el mejor cuidado posible a sus hijos y cómo enfrentarse a los problemas que se derivan del cuidado de los recién nacidos. Por medio del programa, reciben capacitación sobre los principios fundamentales del cuidado infantil, con especial hincapié en la importancia de la lactancia materna y la inmunización temprana.

Los resultados de un estudio de UNICEF y de la Unión Europea mostraron la necesidad de esta capacitación, ya que revelaron que solamente un 1,5% de las familias romaní del sureste de Europa reciben la visita de asistentes sociales y la mitad de los padres y madres romaní no han terminado su educación primaria. El estudio descubrió que un 40% de los niños y niñas romaní carecen de acceso a la atención básica de la salud.

Beneficios para 1.300 familias

El Proyecto Comunitario Romaní no solamente enseña a las madres; los niños y niñas también son bien recibidos. Estos últimos pasan las sesiones con un maestro preescolar especialmente capacitado, una rara oportunidad, ya que la mayoría de las familias romaní no pueden pagar el costo de la enseñanza preescolar.

El programa también ofrece la oportunidad de que los profesionales de la salud trabajen en las comunidades romaní. Algunos de ellos han confesado prejuicios contra las familias romaní, un problema que el programa ha tratado de resolver mediante el contacto directo.

Hasta la fecha, el proyecto ha beneficiado a 1.300 familias romaní y más de otras 400 familias desplazadas en unas 36 comunidades. Ha tenido un gran éxito en la comunidad de la Sra. Tahirovic y ha sido una experiencia gratificante para ella, además de una nueva fuente de confianza para las otras madres.


 

 

Búsqueda