Protección infantil contra la violencia, la explotación y el abuso

Justicia para los niños

Imagen del UNICEF
© UNICEF/MLIA2009-00256/Giacomo Pirozzi
Un adolescente tras las rejas en el centro de detención para menores de edad de la ciudad de Mopti, en el centro de Malí. UNICEF apoya a sus aliados para ayudar a los niños en prisión y promueve la idea de que las cárceles sólo se deben utilizar como último recurso.

Los niños y niñas entran en contacto con el sistema de justicia como víctimas o testigos, porque están en conflicto con la ley o como partes en un proceso judicial, como por ejemplo cuando se establecen las disposiciones para su custodia.

Mientras que la detención debe utilizarse como último recurso y durante el menor período de tiempo, los niños sospechosos o acusados de haber cometido un delito a menudo son detenidos. Los niños también son detenidos por varias razones: porque tienen que acompañar al padre o a la madre, o a ambos, durante su detención o en busca de asilo en otro país; por vagancia, mendicidad o por faltar a la escuela; por que han tenido que salir de casa debido a una situación familiar abusiva; o por cuestiones relacionadas con la raza, la religión, la nacionalidad, el origen étnico o las opiniones políticas. UNICEF estima que más de un millón de niños en todo el mundo están privados de su libertad por razones judiciales o policiales (UNICEF, Progreso para la infancia, 2009).

Muchos sistemas de justicia carecen de procedimientos que tengan en cuenta a la infancia debido a la falta de recursos o de voluntad política, y puede que no haya servicios para el desarrollo del niño disponibles a fin de promover su rehabilitación y su reintegración en la sociedad. Durante la detención, los niños pueden sufrir violaciones de los derechos –pueden estar detenidos con presos adultos– y están expuestos a la tortura y al abuso físico y emocional. Las normas jurídicas, sociales y culturales, así como las limitaciones prácticas, pueden complicar los problemas judiciales para los niños.

La justicia para los niños debe estar diseñada para el beneficio de todos los niños y niñas en contacto con el sistema de justicia a fin de asegurar que se encuentren mejor atendidos y protegidos (SG GN J4C 2008). UNICEF promueve el fortalecimiento de todas las partes del sistema de protección de la infancia, incluidos los mecanismos de justicia, para que operen de acuerdo al interés superior del niño. UNICEF promueve alternativas a la detención, tales como la desviación, así como la justicia restaurativa que hace hincapié en la reparación del daño causado o revelado por el comportamiento criminal. UNICEF apoya la formación de la policía, fiscales, jueces, abogados, servicios sociales y profesionales de la salud para proteger eficazmente a los niños en contacto con el sistema de justicia. UNICEF trabaja con mecanismos de justicia tradicionales o consuetudinarios, que, según las estimaciones actuales, manejan en muchos países en desarrollo el 80% del número total de casos. UNICEF promueve el establecimiento de procedimientos sensibles a los niños en los tribunales y los cuarteles policiales que tengan sobre todo en cuenta el derecho del niño a la protección y sean compatibles con la Convención sobre los Derechos del Niño y otras normas, directrices y reglas no vinculantes.

Visite la página de recursos para obtener más información.


 

 

Búsqueda