Protección infantil contra la violencia, la explotación y el abuso

La separación de las familias en las situaciones de emergencia

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2005-0839/Josh Estey
Una niña contempla una pared con fotografías de niños extraviados y no acompañados en el centro infantil asistido por UNICEF en el campamento de TVRI para desplazados por el maremoto, situdado en Banda Aceh, capital de la provincia de Aceh.

Toda emergencia, ya sea un desastre natural precipitado o un conflicto armado, conduce a menudo a la separación de los niños de sus familias y de sus cuidadores en medio de la conmoción por la supervivencia y la huida. En las principales crisis humanitarias, con la que siguió al terremoto en Haití ocurrido en 2010, miles de niños pueden extraviarse o en busca de sus familias. Cuanto más tiempo quede separado un niño de su familia más difícil es localizarla y mayor el riesgo del niño frente a la violencia, la explotación económica y sexual, el abuso y la trata potencial.

Durante las emergencias, los niños quieren estar con su familia y las familias desean estar unidas. La experiencia ha demostrado que la mayoría de los niños separados tienen progenitores u otros familiares que quieren y pueden hacerse cargo de ellos. En consecuencia, UNICEF trabaja para prestar servicios a los niños separados y no acompañados, con el objetivo de reunirlos con sus progenitores o cuidadores habituales lo más rápido posible, en coordinación con las autoridades gubernamentales. Si los acuerdos para una atención interina son necesarios, UNICEF fomenta que estos se ofrecan con vistas a preservar la unidad familiar, incluidos los hermanos y hermanas; que sean coherentes con el propósito de la reunificación familiar y garanticen la protección y el bienestar de los niños y niñas. La atención de la comunidad, incluida la acogida de menores, se prefiere generamente a la atención en una institución, pues da continuidad a la socialización y el desarrollo. Los acuerdos de atención estables y a largo plazo, incluida la adopción, no deberían realizarse durante la fase de emergencia.

En conjunción con los gobiernos, UNICEF también trabaja activamente para prevenir la separación de las familias a través de medidas para el estado de preparación en países proclives a los desastres, así como durante una situación de emergencia, mediante el apoyo a las familias vulnerables para obtener acceso a los servicios y suministros básicos de socorro; la limitación y restricción del uso de las opciones de la atención en instituciones a menos que sea absolutamente necesario; la garantía de que se efectúan evacuaciones médicas de los niños de manera que brinden apoyo a la reunificación de los niños con sus familias una vez que el niño ha recibido tratamiento; y la concienciación entre las comunidades acerca de los riesgos de la separación familiar.

Los principios guía interinstitucionales sobre los niños separados y no acompañados (2004) y las directrices de las Naciones Unidas para la atención infantil alternativa (2010) son aplicables en ambos contextos de desarrollo y de conflictos armados o desastres naturales, además de ofrecer un marco normativo sobre la protección de niños separados y no acompañados.

Visite la página de recursos para obtener más información.


 

 

Definiciones

Los niños separados son aquellos que han quedado separados de ambos progenitores o de sus anteriores tutores legales o cuidadores habituales, pero no necesariamente de otros familiares. Por tanto, quedan incluidos en esta categoría los niños acompañados por otros parientes adultos.

Los niños no acompañados son niños que han quedado separados de ambos progenitores y de otros familiares, sin estar al cuidado de un adulto que, por ley o costumbre, sea el responsable de tal cuidado.

Búsqueda