Protección infantil contra la violencia, la explotación y el abuso

Tolerancia cero con la mutilación genital de la mujer

Imagen del UNICEF
© UNICEF WCARO/2005/Page
Aicha, 11 años, fue sometida a la ablación del clítoris a los 5 años, y su hermana mayor a los 7. Actualmente, reciben información sobre los riesgos para la salud que entraña la mutilación genital en la escuela de su aldea en el Níger.

NUEVA YORK, 4 de febrero de 2005 – Anualmente, unos dos millones de niñas corren peligro de ser sometidas a la mutilación genital de la mujer. La celebración del Día internacional de tolerancia cero a la mutilación genital femenina el 6 de febrero de 2005 tiene como objetivo el fomento de la vigencia de los derechos de las mujeres y las niñas y la eliminación de todas las formas de mutilación genital femenina.

Como parte de los preparativos del Día, los representantes de 10 países de África meridional, así como más de un centenar de dirigentes religiosos, se reunieron en Djibouti para debatir medidas contra la mutilación genital femenina. Maria Gabriella Devita, Oficial de protección de la infancia en cuestiones de género y prácticas perjudiciales del UNICEF, dijo que se trató de un acontecimiento positivo en el que por momentos se dio rienda suelta a profundas emociones.

“Cuando el Ministro de Asuntos Religiosos de Djibouti tomó la palabra y anunció desde el podio una propuesta para que se permitiera la mutilación genital femenina en determinadas circunstancias bajo supervisión médica, más de 150 mujeres se pusieron de pie y comenzaron a golpear las mesas y a gritar: ‘¡No! ¡No! ¡No!’ durante 10 ó 15 minutos”, recordó la funcionaria.

Y continuó: “El ministro no pudo continuar leyendo la propuesta. Finalmente, los dirigentes que ocupaban el podio decidieron eliminar esa cláusula y anunciaron un acuerdo sobre el abandono de la práctica. Muchas personas se abrazaron y festejaron”.

La mutilación genital femenina se practica en muchos países del mundo, como Senegal, Malí, Yemen y Omán. Uno de los países donde la práctica es más frecuente es Guinea, donde el 99% de las mujeres han sido sometidas a la mutilación genital femenina. También existen informes de que la práctica ocurre en algunas comunidades de inmigrantes en Europa, América del Norte y Australia.

Las consecuencias sanitarias a largo plazo

Aicha, una niña de 11 años, vive en la aldea de Komba, en el Níger. La niña fue sometida a la mutilación genital femenina cuando tenía 5 años. “Aunque no recuerdo mucho, sé que ocurrió aquí, en nuestra aldea”, explica.

“Lo que sí recuerdo es cuando circuncidaron a mi hermanita Fatima, hace tres años. Mediante engaños, la obligaron a ir al monte, lejos de la aldea, a la salida de la escuela. Cuando regresó, estaba llorando, y le corría la sangre por las piernas. Yo estaba muy triste porque sabía lo que había ocurrido”, agrega Aicha.

Y continúa diciendo: “Le pregunté a mi madre por qué había circuncidado a Fatima. ¡Le dije que eso era malo para las niñas!”.

La ablación forzada del clítoris inflige dolor y provoca traumas, lo que es aún más grave cuando se lleva a cabo sin anestesia. El empleo de objetos sin esterilizar en la operación aumenta los riesgos de infección del VIH/SIDA y los problemas de salud a largo plazo, como las infecciones que pueden provocar esterilidad, la hemorragia, las menstruaciones dolorosas y los partos potencialmente fatales.

Aicha recuerda que su madre le dijo que la mutilación genital femenina era una tradición de larga data. Aicha explica que a su prima Alima le tocó el turno cuando tenía 7 años. “Ella sabía lo que querían hacerle. Trató de escapar, pero la atraparon. Sangró durante todo el día y a la noche perdió la conciencia. Tuvieron que llevarla al hospital, donde se quedó cinco días. Todavía regresa con frecuencia al hospital y aún sufre dolores”.

El trabajo del UNICEF en el Níger ha cosechado buenos resultados. Alima fue la última niña de Komba a la que se sometió a la ablación. La mutilación genital femenina ya no se practica en su aldea, ni en las aldeas vecinas, ni en otros cuatro distritos. Aunque los peligros de la mutilación genital femenina eran hasta hace relativamente poco tiempo un tema tabú, hoy son reconocidos abiertamente por el gobierno y tratados en las escuelas de las aldeas.

Mediante la realización de campañas comunitarias de concienciación se trata de transmitir el mensaje contra la mutilación genital femenina a los sectores importantes de la población, como los líderes tradicionales y religiosos, la juventud, los docentes, las enfermeras, las comadronas tradicionales y las mujeres que realizan la ablación del clítoris. En 2003, el gobierno del Níger aprobó una ley que impone multas y penas de prisión a quienes realicen esas operaciones.

El UNICEF colabora estrechamente con sus aliados en todo el mundo en la campaña en pro de la eliminación universal de la mutilación genital femenina en el plazo de una generación.


 

 

Vídeo (en inglés)

9 de febrero de 2005: Rachel Bonham Carter informa sobre los esfuerzos de Tostan, una ONG aliada del UNICEF, por eliminar la mutilación genital femenina en el Senegal.

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Vídeo (en inglés)

4 de febrero de 2005: Molly Merching, Directora de la ONG Tostan, explica la manera en que, mediante su colaboración con el UNICEF, su organización ha logrado convencer a casi una tercera parte de las comunidades senegalesas donde se llevaba a cabo la mutilación genital femenina de que abandonen esa práctica.

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Búsqueda