UN BALANCE SOBRE AGUA Y SANEAMIENTO: NÚMERO 5, SEPTIEMBRE DE 2006 Ver ediciones anteriores >

Enfermedades diarreicas

Enfermedades diarreicas

El agua no apta para el consumo, la falta de disponibilidad de agua suficiente para la higiene personal y la ausencia de servicios de saneamiento son factores que, en conjunto, contribuyen a más o menos el 88% de las muertes por enfermedades diarreicas, es decir, más de 1,5 millones de los 1,9 millones de niños y niñas menores de cinco años que fallecen todos los años a causa de la diarrea. Esto representa el 18% de todas las defunciones de menores de cinco años, y significa que todos los días mueren más de 5.000 niños por las enfermedades diarreicas.

Las repercusiones de la diarrea con particularmente graves en los niños. Cuando no se trata, la diarrea aguda puede producir su muerte en un día o menos, como sucede con el cólera.

Las enfermedades diarreicas se transmiten a través de los excrementos humanos; por eso, es de suma importancia crear barreras eficaces para prevenir este medio de transmisión tan frecuente. Mientras que un mejor saneamiento puede reducir en más de una tercera parte la morbilidad asociada con la diarrea, combinar un mejor saneamiento con la toma de conciencia sobre la importancia de la higiene y con ciertos cambios de comportamiento puede disminuirla en dos terceras partes. Esos comportamientos incluyen el uso sistemático del retrete o la letrina por parte de todas las personas que habitan la vivienda, la eliminación en condiciones de seguridad de las heces de los niños pequeños y el lavado de las manos con jabón o ceniza después de defecar y antes de comer.

La desnutrición, una condición que tiene que ver con más de la mitad de todas las muertes de menores de cinco años, se relaciona estrechamente con la diarrea. Las enfermedades infecciosas y, en particular, la diarrea, son la causa más importante de emaciación y retraso en el crecimiento de los niños de los países en desarrollo.

Existe una correlación entre las tasas bajas de mortalidad infantil y los niveles altos de disponibilidad de agua y saneamiento. Un análisis histórico de la manera como la mortalidad ocasionada por la diarrea fue prácticamente erradicada de Estocolmo (Suecia) en el período que concluyó en 1925 sugiere que, además de la educación pública y la aplicación de leyes y regulaciones sanitarias, lo que más impacto tuvo fueron las intervenciones a gran escala para ampliar el acceso al agua salubre, cuando formaron parte de iniciativas más ambiciosas que incluían mejoras en el saneamiento.