UN BALANCE SOBRE AGUA Y SANEAMIENTO: NÚMERO 5, SEPTIEMBRE DE 2006 Ver ediciones anteriores >

Otras enfermedades relacionadas

Otras enfermedades relacionadas

La neumonía cobra la vida de más de 2 millones de niños todos los años, y estudios recientes indican que lavarse las manos con jabón podría ayudar a reducir la incidencia de neumonía y diarrea entre los niños del mundo en desarrollo. Lavarse las manos frecuente y minuciosamente también se recomienda como medida para prevenir la transmisión de la gripe aviar, entre otras enfermedades infecciosas.

Los problemas de agua, saneamiento e higiene tienen que ver con otras enfermedades, como el tracoma. También tienen que ver con enfermedades producidas por parásitos –entre ellas, la del gusano de Guinea (dracunculosis) y la bilarziasis (esquistosomiasis) – y por lombrices intestinales (áscaris y anquilostoma). En los niños, la infestación parasitaria puede presentarse en etapas decisivas de su desarrollo intelectual y físico.

La infestación parasitaria afecta, más que todo, a los niños en edad escolar –entre los 5 y los 15 años – y se traduce en menor crecimiento físico, debilitamiento de la salud y alteración de las funciones cognitivas. Una mala condición nutricional contribuye a estos efectos. Al intensificarse la infección, el desempeño académico decae notoriamente y el ausentismo escolar se incrementa.

El agua salubre y un mejor saneamiento pueden reducir la morbilidad asociada con la dracunculosis y la esquistosomiasis en más de tres cuartas partes. Hoy en día, la dracunculosis está próxima a ser erradicada; se calcula que su prevalencia mundial se redujo de 3,5 millones de casos en 1986 a cerca de 10.000 casos en 2005. El gusano de Guinea, que fue endémico en 20 países a finales de la década de 1980, actualmente es endémico en solo nueve países de África: Burkina Faso, Côte d’Ivoire, Etiopía, Ghana, Malí, Níger, Nigeria, el Sudán y Togo.