UN BALANCE SOBRE AGUA Y SANEAMIENTO: NÚMERO 5, SEPTIEMBRE DE 2006 Ver ediciones anteriores >

Las disparidades entre el medio urbano y rural en el acceso a fuentes mejoradas de agua potable son mayores en África oriental y meridional que en cualquier otra región.

África oriental y meridional

Los progresos en la cobertura de agua y saneamiento durante los años 1990 fueron lentos. En 2004, solamente un 56% de los habitantes de la región tenían acceso a fuentes mejoradas de agua potable, un aumento del 48% en 1990, pero muy por debajo de la meta de 2015 de un 74%, y un 38% tenían acceso a instalaciones mejoradas de saneamiento, una ligera mejora con respecto al 35% de 1990.

Aunque 74 millones de personas obtuvieron acceso a fuentes mejoradas de agua potable entre 1990 y 2004, el aumento en la cobertura no se mantuvo a la par del crecimiento de la población y, como resultado, la cifra absoluta de personas sin fuentes mejoradas de agua potable aumentó de 190 millones a 154 millones. Para que se alcance la meta del ODM, será necesario que otros 129 millones obtengan acceso a este servicio en 2015.

En materia de saneamiento, el aumento de la cobertura no fue suficiente para colocarse al mismo nivel que el del crecimiento de la población, y el número de personas sin cobertura aumentó de 162 millones a 215 millones. Para cumplir la meta de 2015, que promueve una cobertura de un 68%, será necesario que otros 163 millones obtengan acceso a este servicio.

La tasa de mortalidad de menores de cinco años en África oriental y meridional es la segunda más elevada en el mundo en desarrollo después de África occidental y central, por lo que estas cuestiones son de la mayor importancia.

Las situaciones de emergencia relacionadas con las inundaciones y la sequía en la región son cíclicas y a menudo catastróficas. Debido a los cambios climáticos, lo que en un tiempo era un ciclo de sequía de 10 años en el Cuerno de África se ha reducido en la actualidad a un ciclo de entre tres y cinco años.

Además, el cólera − una enfermedad transmitida a través del agua − sigue siendo una grave amenaza.

Las desigualdades entre las zonas urbanas y rurales en el acceso a fuentes mejoradas de agua potable son considerables, con una cobertura de un 86% de las zonas urbanas, en comparación con un 42% en las rurales.

Madagascar, Malawi y Mozambique alcanzaron los mayores progresos en la provisión de acceso a instalaciones mejoradas de saneamiento en África oriental y meridional, 1990-2004.