UN BALANCE SOBRE LA NUTRICIÓN NÚMERO 4, MAYO DE 2006 Ver ediciones anteriores >

Video

Cambio de las prácticas alimentarias en el Níger
Anchura de banda
baja | alta
(Real player)


Algunos países de África occidental y central han logrado mejoras sorprendentes en la tasa de amamantamiento exclusivo durante los primeros seis meses de vida del recién nacido.

Las tasas de amamantamiento exclusivo en la región se quintuplicaron –de 4% a 22%– durante el periodo 1990–2004, con mejoras similares en cada uno de los países. Sin embargo, en la región se registra la tasa más baja de amamantamiento exclusivo del mundo en desarrollo.

África Occidental y Central

Desde 1990, en África occidental y central –la región con la tasa de mortalidad de menores de cinco años más alta del mundo– se ha reducido ligeramente la incidencia de peso inferior al normal entre la población infantil, pero es insuficiente para alcanzar la meta del ODM.

De los cinco países que se encuentran bien encaminados, en el Congo hay la proporción más baja de niños y niñas con peso inferior (14%). En Gambia, la proporción de niños y niñas con peso inferior a normal se ha reducido de un 26% en 1996 a un 17% en 2000.

Siete países han logrado mejoras para cumplir la meta del ODM, aunque no a la velocidad necesaria. Nigeria mejora a una tasa de un 2,2% al año, pero debido al tamaño de su población la proporción de niños y niñas con peso inferior a normal domina aún las estadísticas regionales. Las tasas de amamantamiento exclusivo y de la cobertura con suplementos de vitamina A son bastante reducidas, pero Nigeria se ha convertido en el primer país de la región en lograr la yodación universal de la sal.

En cinco países los datos sobre la nutrición infantil se ha mantenido sin cambios o se han deteriorado. En Burkina Faso y el Níger se registran las tasas más altas de peso inferior a normal, aunque en Burkina Faso la tasa de administración de suplementos de vitamina A es más elevada. En Camerún se han producido retrocesos, aunque sus tasas de peso inferior al normal se encuentran entre las más bajas de la región.

En Sierra Leona, la elevada proporción de recién nacidos con bajo peso (23%) y la reducida proporción de lactantes que reciben amamantamiento exclusivo (4%) contribuye a la tasa de mortalidad de menores de cinco años, que es la más elevada del mundo.

Aunque el amamantamiento exclusivo casi se ha multiplicado por cinco en África occidental y central entre 1990 y 2004, la región presenta todavía la tasa más baja en todo el mundo (20%). Estas tasas son considerablemente bajas en cinco países, de los cuales los que peores datos registran son Chad (2%) y el Níger (1%). Sólo en tres países la mitad de los recién nacidos reciben leche materna exclusivamente durante los primeros seis meses. 

La anemia sigue representando una seria amenaza y varios países han realizado encuestas a nivel nacional que muestran tasas inaceptablemente elevadas de anemia en los niños, las niñas y sus madres. 27  La prevalencia de emaciación entre los niños y niñas de la región es del 10%. Sin embargo, este porcentaje oculta grandes disparidades. Las tasas de emaciación en los países del Sahel afectan a más de 1 millón de niños y niñas.

 

27  Programa de Encuestas Demográficas y de Salud para Burkina Faso (2003), el Camerún (2004), Ghana (2003), Malí (2001) y el Senegal (2205); y Encuesta Nacional sobre Anemia (Guinea, 2000), analizada por la Oficina Regional de UNICEF para África occidental y central.