UN BALANCE SOBRE LA NUTRICIÓN NÚMERO 4, MAYO DE 2006 Ver ediciones anteriores >

Video

La nutrición y la infancia

Anchura de banda
baja | alta
(Real player)


Es necesario acelerar los progresos para alcanzar la meta del ODM.

La incidencia de bajo peso entre los niños menores de 5 años ha descendido desde 1990 en el mundo en desarrollo, pero es necesario acelerar la tasa de reducción para que la desnutrición baje a la mitad en 2015. Las líneas continuas muestran las proporciones regionales de niños con bajo peso en 1990 y 2004. Las líneas de puntos muestran los progresos que serán necesarios para alcanzar la meta.

¿Será posible alcanzar el ODM 1?

¿Será posible alcanzar el ODM 1?

Pese a los adelantos logrados entre 1990 y 2004, la disminución de la proporción de niños y niñas con un peso inferior al normal en el mundo en desarrollo no basta para alcanzar el ODM de reducir el hambre a la mitad entre 1990 y 2015. La tasa media anual de reducción sigue siendo del 1,7%, lo que significa que, si esta tasa no mejora, 50 millones de niños y niñas no habrán disfrutado de una nutrición adecuada para el año 2015 y sus vidas seguramente correrán peligro.4

Mientras que América Latina y el Caribe, con una tasa media anual de reducción del 3,8%, va en camino de lograr el objetivo, Asia oriental y el Pacífico, con una tasa media anual de reducción del 3,6%, prácticamente ya lo alcanzó. De nuevo, el progreso de esta región ha sido impulsado fundamentalmente por China, cuya prevalencia de peso inferior al normal bajó del 19% en 1990 al 8% en 2002. No obstante, si se excluye China, Asia oriental y el Pacífico no está en camino de alcanzar el objetivo.

África occidental y central (tasa media anual de reducción del 1,6%) y Asia meridional (tasa media anual de reducción del 1,7%) han progresado, aunque no lo suficiente como para lograr la meta.

La situación de África oriental y meridional no ha cambiado, y la de Oriente Medio y África del Norte se ha deteriorado (su tasa media anual de reducción es de -1,6%). El deterioro en esta región se puede atribuir, más que todo, a las condiciones de tres países –el Iraq, el Sudán y el Yemen– con grandes poblaciones que han sufrido las consecuencias de los conflictos y los desastres naturales.

No se dispone de datos suficientes para evaluar el progreso de ECE/CEI, cuyos niveles generales de desnutrición ya son  bajos.

Es importante señalar que una limitación para determinar cuánto se ha avanzado hacia el logro de este objetivo, cuya línea de base es el año 1990, es que muchos países no contaban con datos sobre la prevalencia de peso inferior al normal a comienzos de la década de 1990. (Solo a mediados de los años 1990 hubo más disponibilidad de datos necesarios para trabajar con este indicador.) Los países con datos insuficientes son o bien los que carecen de datos, o bien los que solo disponen de un cálculo aproximado sobre la prevalencia de peso inferior al normal, pero carecen de datos sobre tendencias. En las páginas siguientes se presentan más detalles sobre las tendencias de las diferentes regiones, que incluyen datos sobre países individuales.

 

 

4  Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Estado Mundial de la Infancia 2006, UNICEF, Nueva York, 2005, p.5.