UN BALANCE SOBRE LA NUTRICIÓN NÚMERO 4, MAYO DE 2006 Ver ediciones anteriores >

Alrededor de 2.000 millones de personas sufren de anemia en todo el mundo 20, y, en especial, anemia por carencia de hierro. Esta es una de las principales causas de mortalidad materna y de deficiencias cognitivas en los niños y niñas pequeños, que pueden afectar posteriormente su desarrollo motriz y su rendimiento escolar. La anemia perjudica también la actividad económica de los individuos, las familias y las economías nacionales. El Comité Permanente de Nutrición de las Naciones Unidas ha calculado, por ejemplo, que los costos económicos de la anemia en Bangladesh ascienden al 7,9% de su producto interno bruto (PIB). 21

Carencia de hierro y anemia

Carencia de hierro y anemia

A pesar de que los suplementos de hierro reducen la anemia causada por su carencia en las mujeres embarazadas y lactantes, la mayoría de los programas para combatir este mal no han tenido éxito. Esto se debe a que, con frecuencia, llegan a las mujeres en etapas demasiado avanzadas del embarazo. La anemia y la carencia de hierro también son muy prevalentes en los niños y niñas pequeños; no obstante, pocos países cuentan con programas a gran escala para solucionar esta situación. El resultado es que no ha habido un descenso significativo en la incidencia mundial de la anemia en los últimos 15 años.22  Con el apoyo de nuestros aliados estamos ampliando los programas de enriquecimiento de la harina y de suplementos de hierro. 

 

20  Organización Mundial de la Salud y Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, “Focusing on Anaemia: Towards an integrated approach for effective anaemia control” (comunicado conjunto), OMS, Ginebra, 2004.
21  Comité Permanente de Nutrición de las Naciones Unidas, 5th Report on the World Nutrition Situation: Nutrition for improved development outcomes, SCN, marzo de 2004, p. 14.
22  Mason, J.; Rivers, J., y Helwig, C., “Recent Trends in Malnutrition in Developing Regions: Vitamin A deficiency, anemia, iodine deficiency, and child underweight”, Food and Nutrition Bulletin, vol. 26, 2005, pp. 28-34.