UN BALANCE SOBRE LA NUTRICIÓN NÚMERO 4, MAYO DE 2006 Ver ediciones anteriores >

Video

El tsunami descubre la desnutrición
Anchura de banda
baja | alta
(Real player)

Vitamina A para Myanmar
Anchura de banda
baja | alta
(Real player)


La región de Asia Oriental y el Pacífico registra los mayores niveles de consumo de sal yodada en el mundo en desarrollo después de América Latina y el Caribe.

El éxito está impulsado por China, donde un 93% de los hogares consumen sal yodada.

Asia oriental y el Pacífico

Asia oriental y el Pacífico ha logrado prácticamente la meta del ODM gracias a los logros de China, donde la prevalencia de peso inferior al normal se redujo en más de la mitad. De no ser por China, cuyos 86 millones de niños y niñas menores de cinco años representan el 59% de la población menor de cinco años de la región, ésta no se hallaría en camino de conquistar la meta.
 
La impresionante disminución de la prevalencia de peso inferior al normal en China contribuyó a reducir su tasa de mortalidad entre los menores de cinco años. La incidencia de bajo peso al nacer se redujo al 4%, mientras que la proporción de hogares donde se consume sal yodada es la más alta de los países de la región.

Los promedios, sin embargo, ocultan considerables disparidades, especialmente entre las zonas urbanas y rurales. Por ejemplo, todos los años 1,5 millones de recién nacidos en cinco provincias de China están sin protección contra las enfermedades por carencia de yodo.

Malasia registra la mayor tasa de mejora, ya que la prevalencia de peso inferior al normal se redujo a la mitad de 1990 a 2003. Indonesia, Singapur y Viet Nam también se dirigen hacia el logro de la meta. Singapur tiene actualmente la tasa de mortalidad de menores de cinco años más baja del mundo, más baja incluso que las de todos los países industrializados excepto Islandia.

También se han logrado progresos en Filipinas, Myanmar y la República Democrática Popular Lao, aunque no los suficientes para conseguir la meta. En Timor-Leste se da la proporción más alta de niños y niñas con peso inferior al normal de la región y la mitad de su niñez presenta retraso en el crecimiento, aunque los datos son insuficientes para evaluar los progresos desde la independencia.

Camboya es el país con menos probabilidades de alcanzar la meta del ODM. No solo su tasa de mortalidad infantil es, de lejos, la más alta de la región, sino que la proporción de su población infantil con peso inferior al normal aumentó entre 1993 y 2000, solo el 12% de los bebés de Camboya reciben exclusivamente leche materna y únicamente en el 14% de los hogares se consume sal yodada.

En Aceh, Indonesia, una encuesta realizada a comienzos de 2005 mostró que el nivel de emaciación entre los menores de cinco años desplazados por el tsunami era del 11%, prácticamente igual al de los niños y niñas que no resultaron afectados, y algo más bajo que el nivel registrado poco después de la tragedia. Esto evidencia que la mala nutrición es un problema crónico y de larga data que se asocia con la pobreza, el desconocimiento de las pautas nutricionales más básicas, los servicios inadecuados de saneamiento y la frágil seguridad alimentaria.29

 

29  Gobierno de Indonesia, “A Comprehensive Assessment of Nutrition and its Determinants in Tsunami-Affected Districts in Nanggroe Aceh Darussalam, Indonesia: February-March 2005”.