UN BALANCE SOBRE LA NUTRICIÓN NÚMERO 4, MAYO DE 2006 Ver ediciones anteriores >

Los niños de las zonas rurales tienen dos veces más probabilidades de sufrir bajo peso que los de las zonas urbanas.

Las disparidades entre las zonas rurales y urbanas son más elevadas en las regiones de América Latina y el Caribe y Asia Oriental y el Pacífico, donde los niños que viven en las zonas rurales tienen, respectivamente, 2,6 y 2,1 más probabilidades de sufrir bajo peso que los niños que viven en las zonas urbanas.

Disparidades

Disparidades

Los promedios por regiones e, incluso, los promedios de países individuales, tienden a ocultar disparidades. Un país cuya prevalencia promedio de niños y niñas con peso inferior al normal es baja, podría tener focos de desnutrición en algunas zonas geográficas o en ciertos subgrupos de su población.

Las estadísticas desagregadas revelan grandes disparidades entre los niños y niñas de las zonas rurales y los de las zonas urbanas (véase el gráfico en la página 7). En promedio, la prevalencia de peso inferior al normal entre los niños y niñas que viven en las zonas rurales es casi el doble de la de los niños y niñas que viven en las zonas urbanas5 .No obstante, la prevalencia de peso inferior al normal es alta en los barrios de tugurios de las zonas urbanas de muchos países en desarrollo, lo que constituye un motivo de preocupación.

Existen considerables disparidades en materia de propiedad familiar entre los distintos quintiles de la sociedad, y la probabilidad de que los niños y niñas de las familias más pobres pesen menos de lo normal es, en promedio, el doble de la de los niños y niñas que pertenecen a familias más pudientes.6 Las disparidades más marcadas entre ricos y pobres se encuentran en América Latina y el Caribe, donde los niños y niñas de los hogares más pobres tienen 3,6 veces más probabilidades de pesar menos de lo normal que los de los hogares más ricos. Las disparidades más bajas se dan en Asia oriental y el Pacífico, seguida por ECE/CEI y, por último, África subsahariana.

   En la mayoría de las regiones, la diferencia en la incidencia de bajo peso entre niños y niñas es muy
    reducida.
  Sólo en Asia meridional la proporción de niñas con bajo peso es mayor que la de niños.

Desde el punto de vista de la disparidad entre los géneros, la prevalencia de peso inferior al normal es similar en los niños y niñas de todas las regiones, excepto Asia meridional 7 , donde el 47% de las niñas y el 44% de los niños presentan este problema.


Más información para saber por qué el retraso en el crecimiento es un indicador clave de la pobreza -->

 

 

5   UNICEF, análisis de la prevalencia de peso inferior al normal por lugar de residencia en 89 países, lo que abarca al 90% de la población menor de cinco años del mundo en desarrollo.
6   UNICEF, análisis, en 68 países, de la prevalencia de peso inferior al normal por quintil de la sociedad al cual pertenecen las familias.
7   UNICEF, análisis por género de la prevalencia de peso inferior al normal en 105 países, lo que representa una cobertura del 90% de la población menor de cinco años del mundo en desarrollo.