Progress for Children Homepage
UN BALANCE SOBRE LA INMUNIZACIÓN: NÚMERO 3, SEPTIEMBRE DE 2005 Ver todos los informes >

La inmunización contra las principales enfermedades sirve para asegurar la supervivencia infantil, que es un derecho humano. Los niños y las niñas deben tener el mismo acceso a la protección que brinda la inmunización contra la enfermedad y la discapacidad, independientemente de dónde vivan y de sus circunstancias sociales o económicas.

Se han logrado progresos, pero todavía queda mucho trabajo pendiente.

Tal como se indica claramente en este informe, en muchos países se han logrado progresos considerables hacia el objetivo de lograr una cobertura contra el sarampión de un 90%, el indicador primario relacionado con la inmunización en el ODM 4. Pero todavía queda una ingente cantidad de trabajo pendiente.

Alcanzar el ODM 4 exigirá llegar a los niños y las niñas con un conjunto de intervenciones esenciales para la salud infantil: un enfoque múltiple que aborde las enfermedades que les están causando la muerte, como la diarrea, la neumonía, el tétanos neonatal, el paludismo, el sarampión y el VIH/SIDA. De todas las intervenciones inmediatas, es posible decir que la inmunización resulta la más fácil de llevar a cabo en un plano universal, gracias a la enorme cantidad de pruebas y experiencias adquiridas durante las últimas tres décadas.

Sin embargo, la inmunización es fundamental no sólo por sí misma, sino porque puede resultar un punto de entrada para otras intervenciones relacionadas con la salud. Aunque en una época se consideraba una intervención "vertical" sin conexión con otros servicios de salud, hoy en día la inmunización se vincula cada vez más con otras intervenciones específicas para la salud, como por ejemplo la distribución de vitamina A como parte de las campañas de inmunización contra la poliomielitis o el sarampión, o la distribución de mosquiteros tratados con insecticidas de larga duración durante las actividades complementarias de inmunización.

Establecer la infraestructura y la capacidad de los sistemas de salud es fundamental para el éxito a largo plazo. La infraestructura material es, por supuesto, importante, desde las clínicas hasta las carreteras que permiten su acceso o los suministros básicos de los que depende la atención de la salud. Sin embargo, resulta igualmente importante invertir en trabajadores de la salud de alta calidad que estén motivados, no sólo mediante una capacitación apropiada y un salario decente, sino también mediante la capacitación de personas que puedan servir a sus propias comunidades locales.

Más aún, estos sistemas tienen que ser accesibles para todos los niños y niñas, lo que exige eliminar cualquier costo prohibitivo que pudiera denegar a los más pobres la atención básica de la salud que necesitan.

A nivel internacional, la confianza pública en la eficacia de la inmunización sigue siendo grande; y lo es por una buena razón, ya que sigue salvando las vidas de millones de niños y niñas todos los años. Pero todavía hay niños y niñas a quienes no se ha podido llegar, muchos de los cuales morirán innecesariamente en los próximos años si no se logra ampliar el alcance de la inmunización. La tarea en la actualidad es aprovechar la experiencia adquirida y dedicar todos los recursos necesarios para garantizar que también sus vidas estén protegidas.

 
PROGRESO PARA LA INFANCIA
Prefacio
Salvar mucha más vidas
África oriental y meridional
África occidental y central
Asia meridional
Oriente Medio y África del Norte
ECE/CEI
América Latina y el Caribe
Asia oriental y el Pací. co
Países industrializados
Un enfoque de objetivos múltiples (You are here)
Tablas