Togo

Mediante la micro financiación se potencia a las mujeres y se mejoran vidas en Togo

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
En Togo, al igual que en otras naciones en desarrollo, los micro préstamos han ayudado a que las mujeres y sus hijos superen el ciclo de la pobreza.

Por Sarah Crowe

AGOKPAME, Togo, 28 de marzo de 2007 – Las mujeres de una aldea de la región costera en la frontera entre Togo y Benin cantan y bailan como saben hacerlo. Sin embargo, a medida que los sonidos y ritmos tranquilizadores de su música van siendo reemplazados por el tintineo de las monedas que se van acumulando en el interior de un cuenco, queda en claro que aquí hay algo más que danzas y canciones.

Las mujeres vestidas con coloridas prendas que bailaban en círculo interrumpen la celebración para dedicarse de lleno al quehacer bancario. Aunque las sumas de dinero que se solicitan en préstamo y se devuelven puedan parecer pequeñas, cada una de las modestas contribuciones que hacen estas mujeres al “banco” representa una importante ayuda.

Las mujeres vigilan celosamente cada transacción, y el dinero se guarda bajo llave hasta el momento en que lo necesiten.

La micro financiación, que consiste en el préstamo de pequeñas sumas a los sectores más pobres de la población, y en especial a las mujeres marginadas, ha significado para mucha gente en diversas partes del mundo la posibilidad de eludir la pobreza. Asimismo, ha resultado ser una original fuente de crédito para los sectores de la economía sedientos de capital.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Mujeres de Togo cantan y bailan antes de pasar a los negocios.

Crédito a quienes más lo necesitan

“El objetivo de los proyectos de micro crédito consiste en posibilitar que las mujeres tengan acceso al dinero, lo que les permite tomar decisiones propias acerca de la educación y la atención de la salud de sus hijos e hijas”, afirma Una McCauley, Representante de UNICEF en Togo.

El sistema de micro crédito hace posible que las mujeres alimenten, vistan y mantengan a sus familias. Fundamentalmente, posibilita que muchas mujeres como Vigoumide Ahouagbe, que se ha quedado viuda, puedan acrecentar sus pequeños negocios sin tener que esperar hasta obtener ganancias. Es crédito le ha permitido a la Sra. Ahouagbe convertirse en propietaria de varias cabras y cerdos, lo que en esta región de África Occidental constituye una señal de riqueza.

“La diferencia con el micro crédito es que ahora puedo comprar materias primas de inmediato, lo que me permite hacer negocios más rápidamente”, explica la mujer.

Gracias al proyecto de micro crédito, un número creciente de niños y niñas pobres -entre ellos la hija de la Sra. Ahouagbe- puede ir a la escuela, ya que sus madres pueden pagar las cuotas escolares.

El respeto de su comunidad

En Attiso Condji, otra aldea de la región, Francoise Kayi Afanoue se coloca un pesado recipiente lleno de mandioca rallada sobre la cabeza y se aleja de la sombra de una choza de barro caminando bajo los intensos rayos del sol.

En la choza funciona un nuevo molino que construyeron las mujeres de la aldea con las ganancias que obtuvieron de sus negocios. El molino ha reducido el tiempo que emplean las mujeres en rallar la mandioca, que es el alimento principal en casi toda la región. La nueva instalación garantiza que las mujeres dispongan de un suministro constante de mandioca cocida para alimentar a sus familias y para vender.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Los micro préstamos ayudan a financiar las operaciones comerciales de las campesinas de Togo, que obtienen así independencia económica.

Debido a que su marido ha quedado incapacitado por una enfermedad, la Sra. Afanoue debe trabajar intensamente transportando pesadas cargas, cocinando la mandioca y tamizando los granos. A eso se dedica todo el día, hasta la puesta del sol, cuando se dirige a su hogar para realizar las tareas domésticas. Pero los esfuerzos enormes que realiza la Sra. Afanoue ya han rendido frutos. El proyecto de micro financiación ha permitido que su hijo vaya a la universidad, lo que ha elevado notablemente el status de la madre en su aldea.

“Me siento realmente feliz porque he conquistado el respeto de toda la aldea”, explica.

El poder económico de las mujeres

Por primera vez en sus vidas, estas mujeres han comenzado a disfrutar de libertad económica, lo que ha convulsionado a esta sociedad agraria tradicionalmente dominada por los hombres. Vincent Kome Liggie, de Hotsi, la organización comunitaria que administra y coordina el proyecto de micro crédito con respaldo de UNICEF, ha sido testigo de esos cambios.

“Al principio”, dice, “los hombres estaban un poco celosos, pero con el correr del tiempo fueron cambiando de opinión y comenzaron a aceptar que se trata de algo positivo”.“Y ahora, ellos hacen lo mismo que las mujeres, ya que organizan asociaciones y solicitan micro préstamos”, agrega el coordinador de Hotsi. ““En la actualidad, tener poder quiere decir tener poder económico. Y en esta aldea, las mujeres tienen poder, porque han logrado ese poder económico”.


 

 

Vídeo (en inglés)

14 de marzo de 2007:
Sarah Crowe, corresponsal de UNICEF, informa sobre la manera en que los pequeños préstamos mejoran las vidas de las mujeres en Togo.

 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda