Promoción de políticas y alianzas en pro de los derechos del niño

En Argentina, los niños indígenas exploran su mundo a través de fotografías

Imagen del UNICEF
© UNICEF Argentina/2013/Pirozzi
Diego Eduardo Andrada, de 12 años, toma fotos de un tractor en el camino a la escuela en la Fundación Valdacco, de la localidad de Comandancia Frías, provincia de Chaco, norte de Argentina.

Por Natalia L. Calisti

Un taller de fotografía le da a un grupo de niños indígenas la oportunidad de compartir una visión de la vida cotidiana en una remota región de Argentina.

BUENOS AIRES, Argentina, 27 de agosto de 2013 - “¿Alguno de ustedes ha tomado una fotografía antes?” Preguntó la maestra a los estudiantes el primer día del taller. Ninguno de ellos lo había hecho.

Al final del segundo día, los niños estaban utilizando sus propias cámaras para probar lo que habían aprendido.

“Esto es increíble”, dijo Nelson Aranda en voz baja. El niño de 11 años de edad se convirtió en uno de los fotógrafos jóvenes más entusiastas del taller.

Imagen del UNICEF
© Courtesy Cristián Román
Un algarrobo en las colinas del Impenetrable Chaqueño de Argentina, elegido por el grupo como la mejor fotografía del taller EYE SEE . (Cristián Román, 18 años)

El Impenetrable Chaqueño, una región de la selva en el norte de Argentina, fue el escenario de este taller de fotografía EYE SEE , el primero llevado a cabo especialmente para los niños indígenas. 17 niños y adolescentes de la población Wichí aprendieron a expresarse a través de imágenes tomadas con cámaras digitales, bajo la orientación de Giacomo Pirozzi, fotógrafo de UNICEF.

El objetivo de los talleres EYE SEE es enseñar fotografía a los niños y proporcionarles una herramienta divertida y atractiva para capturar imágenes de la vida cotidiana, así como fomentar la alfabetización visual y aumentar la participación de los niños en la promoción del cambio social positivo.

La mayoría de los niños Wichí del taller, de entre 10 y 18 años, estudian en la Fundación Valdocco, un complejo en el Impenetrable Chaqueño con escuelas primarias y secundarias bilingües Wichí-Español. Algunos viven tan lejos que se quedan en la fundación y van a su casa cada tres semanas, mientras que a otros los recoge todos los días el tractor de la escuela en la localidad de Comandancia Frías o en las colinas cercanas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Argentina/2013/Pirozzi
Los niños de la etnia Wichí participan en el taller de fotografía EYE SEE patrocinado por Sony y dirigido por el fotógrafo Giacomo Pirozzi en la Fundación Valdocco.

A pesar de su timidez inicial, los niños se entusiasmaron con la toma de fotografías. Al tercer día, decidieron fotografiar algunas de sus actividades diarias como el viaje a la escuela en tractor, el desayuno antes de la clase, los compañeros trabajando en el jardín y los vecinos de la aldea cercana.

“Ellos hablan con sus imágenes”, explicó el Sr. Pirozzi, quien agregó que los niños Wichí son muy aficionados a la naturaleza. “Ellos quieren mostrar todos los árboles y los animales salvajes que los rodean en lo profundo de la selva.”

Afán de aprender

Aunque el entusiasmo de los niños en el taller demostró una gran disposición para aprender, más de la mitad de la población Wichí de Argentina entre los 15 y 19 años no ha terminado la escuela primaria, según la Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas oficial.

Imagen del UNICEF
© Courtesy Andrea Ciro
Una cabra detrás de una rueda de bicicleta, Comandancia Frías, Chaco, Argentina. (Andrea Ciro, 12 años)

“A través de las fotografías, los niños muestran lo importante que es el derecho a estudiar para ellos”, dijo Andrés Franco, Representante de UNICEF en Argentina. “Las escuelas deben estar preparadas para recibir a los estudiantes wichí y enseñarles en su propio idioma con un programa bilingüe. Es difícil que los niños aprendan a leer y escribir en español, si sus profesores no pueden comunicarse con ellos”.

La familia también fue un tema importante para los jóvenes fotógrafos, como lo demostró un grupo que fue a su casa y tomó retratos. Delia Micsetan, de 15 años, visitó a su abuela, que sólo habla el idioma Wichí y nunca había visto una cámara.

“A ella le gusta lo que hacemos con las cámaras”, dijo Delia de su abuela. “Tomé algunas fotos de ella trabajando en artesanías con hilos de chaguar. Chaguar es una planta que crece en las colinas, y nuestros abuelos lo utilizan para hacer bolsas y las venden en el pueblo.”

Imagen del UNICEF
© Courtesy Fabiola Pérez
Una mujer y sus hijos en una pared azul. El Gobierno entregó a las familias las casas azules. Comandancia Frías, Chaco, Argentina. (Fabiola Pérez, 13 años)

Fabiola Pérez, de 13 años, también tomó algunas fotos de su familia y de una vecina joven, una chica dos años mayor que ella con su bebé recién nacido en brazos.

Al final del quinto día del taller, los niños eligieron una imagen de un algarrobo local como la mejor imagen y seleccionaron a Diego Andrada como el mejor fotógrafo del grupo.

Como parte del proyecto, el Sr. Pirozzi seleccionó algunas de las imágenes que muestran el mundo de los niños Wichí para incluirlas en una exposición itinerante por diferentes ciudades y países. Sony también donó cámaras digitales a la Fundación Valdocco para que los niños sigan trabajando y para replicar el taller con otros estudiantes.

El proyecto EYE SEE se originó en Pakistán tras el terremoto de octubre de 2005, centrado inicialmente en la documentación de experiencias de los niños en los campamentos de desplazados. Desde entonces, ha realizado talleres en muchos países y ha inspirado miles de imágenes tomados por niños que nunca habían usado una cámara, entre ellos niños con discapacidad y sobrevivientes de desastres como el tsunami de 2011 en Japón. Sony ha apoyado EYE SEE desde 2006, proporcionando fondos y equipos.


 

 

Fotografía UNICEF: La mirada del niño

Búsqueda