Promoción de políticas y alianzas en pro de los derechos del niño

Un informe de las Naciones Unidas sobre los progresos logrados con respecto a la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio exhorta al mundo a renovar sus compromisos

Imagen del UNICEF: Millenium Development Goals 2007 report, sub-Saharan Africa
© UNICEF/HQ07-0072/ Pirozzi
Un niño duerme en una caja de cartón en la calle en Bangui, la capital de la República centroafricana.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 2 de julio de 2007 – Pese a los progresos obtenidos hasta la fecha, cuando el mundo se encuentra a mitad del camino hacia la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, esas metas sólo podrán lograrse si se toman de inmediato medidas concertadas y se las mantiene en efecto hasta 2015, por lo menos.

Pese a los avances logrados con respecto a la eliminación de la pobreza que afecta a las familias y comunidades de todo el mundo, unos 980 millones de personas sobreviven aún con menos de un dólar por día. Y una región en particular, África subsahariana, no avanza de manera adecuada hacia la conquista de ninguno de los objetivos.

Pero los grandes avances logrados en algunos países en desarrollo con respecto a la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio demuestran que cuando la voluntad colectiva se concreta en acciones colectivas es posible obtener resultados que beneficien a los niños, niñas y familias.

“Queda mucho por hacer”

Esas son algunas de las conclusiones que figuran en el “Informe sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio de 2007”, que dieron a conocer hoy las Naciones Unidas en Ginebra.

En el informe se analizan los avances logrados hasta ahora con respecto a la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que establecieron los dirigentes mundiales en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, en septiembre de 2000. Entre ellos figuran la eliminación de la pobreza extrema y el hambre, el logro de la educación primaria universal y la igualdad de género, la reducción de la mortalidad maternoinfantil, la lucha contra el VIH/SIDA y otras enfermedades, el logro de la sostenibilidad del medio ambiente y el establecimiento de una alianza mundial en pro del desarrollo.

“Los resultados que se presentan en el informe sugieren que se han logrado algunos avances y que en la mayor parte del mundo es posible tener éxito”, apunta el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon , en el prólogo del documento. “Sin embargo, los resultados también indican que queda mucho por hacer”.

Los compromisos en materia de ayuda

El informe señala que para acelerar el avance hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio se requiere una combinación de capacidad de liderazgo por parte de los gobiernos, políticas públicas eficaces, estrategias prácticas para incrementar las inversiones públicas en las esferas principales y el apoyo técnico de la comunidad internacional.

Pese a que por un lado el informe cita los resultados obtenidos a nivel mundial en materia de aumento de la matriculación escolar primaria y de reducción de la mortalidad infantil, así como un avance lento pero importante con respecto a la reducción de la pobreza y la conquista de la igualdad de género, el documento también hace notar que la mayoría de los países desarrollados no han cumplido con su compromiso de suministrar “financiación adecuada en el marco de la alianza mundial en pro del desarrollo”.

El Secretario General recalcó que “debido la ausencia de un aumento significativo de la asistencia oficial para el desarrollo desde 2004 resulta imposible, aún para los países bien gobernados, conquistar los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. De hecho, sólo cinco países donantes han igualado o superado la meta fijada por las Naciones Unidas de asignar el 0,7% de su  producto nacional bruto a la ayuda al mundo en desarrollo.

“Es necesario que los dirigentes políticos tomen medidas de manera urgente y concertada”, comentó el Sr. Ban.

Prioridad para los niños, niñas y mujeres

A pesar de ello, el informe sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio hace hincapié en que el logro de esas metas no es responsabilidad exclusiva de los gobiernos sino, más bien, la responsabilidad colectiva de todos los segmentos de la sociedad.

El potencial de los Objetivos de Desarrollo del Milenio radica en que cada uno de ellos está interconectado con los demás y en que, en su conjunto, todos están orientados a eliminar las causas fundamentales de la pobreza y la desigualdad. La potenciación de las mujeres, por ejemplo, no sólo es uno de los objetivos fijados sino que se relaciona estrechamente con el logro de otros siete, como se señala en el informe.

Por otra parte, la situación de las mujeres afecta directamente el bienestar de los niños y niñas, que es uno de los componentes fundamentales de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Las mujeres saludables, educadas y con poder de decisión tienen hijos e hijas saludables, educados y seguros de sí mismos.

Como deja en claro el “Informe sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio de 2007”, solamente mediante las inversiones en el futuro de las comunidades y las sociedades –es decir, en sus niños y niñas– será posible eliminar, de una vez por todas, el ciclo de la pobreza en el mundo en desarrollo.


 

 

Vídeo (en inglés)

29 de junio de 2007:
Rachel Warden, corresponsal de UNICEF, informa sobre el destacado papel que ocupan los niños y las niñas en el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
 VIDEO  altabaja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda