Burundi

Las representaciones teatrales interactivas potencian a las comunidades de Burundi para la lucha contra el paludismo

Imagen del UNICEF
© UNICEF Burundi/2011/Krzysiek
El teatro interactivo hace posible que las comunidades locales combatan la opresión que afrontan en la vida cotidiana.

Por Pawel Krzysiek

NGOZI, Burundi, 3 de octubre de 2011. ”¡Devuélvemelo! ¡Esto no lo vas a vender! ¡El paludismo está matando a nuestros bebés!”, grita una mujer joven mientras tira violentamente de una bolsa de plástico azul que se disputa con su padre. Ambos quedan rápidamente rodeados por una pequeña multitud de curiosos que aplauden, lanzan gritos de aliento y se ríen.

Aunque la escena pueda parecer real, lo que está viendo el público es una representación de teatro interactivo al aire libre que forma parte de una campaña de fomento del uso de los mosquiteros tratados con insecticida.

Potenciar a la comunidad

“El teatro nos da la oportunidad de interactuar con nuestros opresores, que nos impiden usar los mosquiteros como deberíamos”, comenta Odette, una madre de cinco niños que participa en las presentaciones. “Está muy mal vender un mosquitero para comprar una cerveza, porque los mosquiteros protegen nuestras vidas y las de nuestros hijos”.

Aquí, en Marangara, situado en la provincia septentrional burundiana de Ngozi, se emplea el teatro interactivo como punto de entrada para llegar a las causas más profundas de los problemas de las comunidades. Mediante el empleo de las técnicas del Teatro de los Oprimidos, se alienta a los integrantes de las comunidades a participar en los procesos para potenciarse a sí mismos, como el diálogo y el pensamiento crítico, destinados a combatir la opresión que afrontan en sus vidas cotidianas.

“Los burundianos aman las actividades participativas al aire libre”, explica Asteria Nizigiyimana, que trabaja con la ONG local Tubiyage, a cargo del programa de teatro interactivo y que recibe apoyo de UNICEF. “Nosotros empleamos el humor, las canciones y el teatro para alentarles a que se sumen al espectáculo”.

Nizigiyimaana también destaca la necesidad de combatir los tabús y las actitudes y los conceptos erróneos de las comunidades. “El teatro es el mundo de la gente”, dice, “porque nosotros representamos sus vidas reales y ellos actúan con nosotros”.

Una enfermedad mortífera

Imagen del UNICEF
© UNICEF Burundi/2011/Krzysiek
En las zonas rurales de Burundi, sólo el 48% de los niños menores de cinco años y de las mujeres embarazadas duermen protegidos por mosquiteros. Las tasas son aún menores en las zonas rurales y más apartadas del país.

Adel Namacumi, dueño de una tienda en Marangara, cree que el teatro constituye un instrumento excelente para luchar contra la ignorancia de la población.

 “La mayoría de la gente no sabe leer ni escribir e ignora muchas cuestiones importantes”, dice. “Yo tuve un mosquitero en el pasado pero lo vendí porque no sabía cómo usarlo. En cambio ahora he aprendido que sirve para protegernos a mi familia y a mí”.

En el África subsahariana, el paludismo mata a un niño cada 30 segundos. Junto a la diarrea y la neumonía, el paludismo es la principal causa de mortalidad de los menores de cinco años. Las personas más vulnerables son, como sucede siempre, los niños y niñas más pequeños y las mujeres embarazadas.

Pese a que UNICEF y sus aliados en las labores del desarrollo responden a la crisis con la distribución de mosquiteros en todo el país, muchas de las personas que los reciben los venden, truecan o usan de manera incorrecta.

“El paludismo es el principal motivo de consultas médicas en los centros de salud de todo el país”, aclara la Dra. Sophie Leonard, Especialista de Salud de UNICEF. “Sin embargo, alrededor de un 40% de los niños y niñas burundianos que requieren tratamiento médico inmediato permanecen en sus hogares sin recibir ningún tipo de asistencia”.

Servicios a los más vulnerables

Para combatir la enfermedad resulta fundamental contar con la participación de la comunidad. En Burundi, UNICEF combina la distribución de mosquiteros tratados con insecticida con una amplia gama de intervenciones complementarias, como la promoción, la creación de capacidad, la movilización social, la comunicación en pro de la modificación del comportamiento y las intervenciones de salud basadas en la comunidad.

El objetivo de esas actividades consiste en prestar servicios a los sectores más marginados y vulnerables de la población, especialmente los que viven en zonas distantes y apartadas, que tienen acceso limitado a los servicios básicos.


 

 

Búsqueda