Quiénes somos

Judy Collins

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ94-0686/LEMOYNE

“La música suena más fuerte que las palabras, y yo utilizo la mía para dar voz a los niños de todo el mundo”, afirmó la cantante y compositora Judy Collins con ocasión de su nombramiento como Embajadora de Buena Voluntad del UNICEF, en septiembre de 1995.

Sueño con la paz

Collins colaboró por primera vez con el UNICEF cuando se presentó voluntaria para promover el libro Sueño con la paz: imágenes de guerra de los niños de la ex Yugoslavia, publicado por el UNICEF en la primavera de 1994. Asimismo, escribió una canción inspirada en los escritos y los dibujos de los niños, e hizo donación al UNICEF de los beneficios obtenidos con ella.

En noviembre de 1994, Judy viajó a Bosnia y Herzegovina y a Croacia para conocer de primera mano la devastación de la guerra. Visitó los proyectos de ayuda del UNICEF y dio clases a niños de terapia artística y asesoramiento teatral, así como actividades de concienciación sobre las minas terrestres. Collins ha hecho llegar a su público la situación de estos niños y ha interpretado la canción que les dedicó en muchos de sus conciertos tras su regreso a Estados Unidos.

En mayo de 1995, Collins recibió el Danny Kaye Memorial Award, del Fondo de los Estados Unidos en pro del UNICEF, en reconocimiento de su valiosa colaboración.

Collins tiene una larga historia de activismo. Participó en las protestas contra la guerra de Viet Nam, y en una ocasión, tras una manifestación, fue arrestada y encarcelada. Resulta paradójico que, en septiembre de 1995, fuera invitada a participar en una misión de información en Viet Nam organizada por el Fondo de los Estados Unidos en pro del UNICEF. En ese viaje, Judy pudo conocer las necesidades específicas de los niños vietnamitas y fue testigo del papel del UNICEF en la mejora de sus condiciones de vida, mediante la atención sanitaria, la inmunización, el suministro de agua potable y el saneamiento, y la educación, tradicional e informal.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ 97-0561/Nelson
Collins (centro) rodeada de niños con globos, tras la inauguración de una biblioteca de niños en Croacia (1997).

En septiembre de 1997, Collins regresó a Bosnia y Herzegovina y a Croacia, donde visitó escuelas y hospitales reconstruidos con la ayuda del UNICEF. Esta misión la condujo también a la ex República Yugoslava de Macedonia, donde pudo presenciar los problemas a que se enfrentan los niños y las madres de la región.

Collins ha participado intensa y regularmente en campañas contra las minas terrestres durante años. Sus misiones a diferentes países le han permitido hacer promoción del trabajo del UNICEF en ésta y en otras esferas de trabajo de la organización. Ha aprovechado cualquier oportunidad para dar su apoyo a los comités nacionales del UNICEF y ayudarles a recoger fondos, y ha hecho donación de parte de sus ingresos por conciertos y por la venta de guitarras.

Voz de plata

The New York Times describió una vez a Judy Collins como “un tesoro nacional, una voz que es plata en estado líquido”. Judy comenzó a estudiar piano clásico a la edad de cinco años, y cuando cumplió diez tomaba clases ya con la directora de orquesta Antonia Brico. Sin embargo, más tarde, en su adolescencia, la cautivaron las canciones folk de Woody Guthrie y Pete Seeger, lo que la decidió a optar por la guitarra como instrumento y a cantar en los clubes de música folk de Denver, Chicago y Nueva York. In 1961 firmó un contrato de larga duración con Elektra Records, que ha dado como fruto 30 álbumes de éxito de ventas. Judy ha hallado también el tiempo necesario para lanzarse a exitosas aventuras como actriz, productora y escritora.

El esposo de Judy Collins, Louis Nelson, colabora también activamente con el UNICEF.


 

 

Búsqueda