Quiénes somos

Malal y sus contribuciones en su país y el extranjero

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ02-0085/Markisz
Malal Diam Sow en la Sesión Especial en favor de la infancia (mayo de 2002).

Malal Diam Sow no es ajeno a la influencia que los jóvenes dirigentes pueden tener en sus escuelas y comunidades y en los foros internacionales. A los 15 años participó en su segundo foro internacional, con ocasión de la Sesión Especial de las Naciones Unidas en favor de la infancia, celebrada en Nueva York en mayo de 2002.

Malal nació en el barrio de la Gran Medina, en Dakar, capital del Senegal. Es uno de los hijos menores de una gran familia compuesta por cuatro hermanos y dos hermanas. Malal ya no vive con su familia. Hace unos años, sus padres tuvieron la oportunidad de inscribirlo en una escuela especial, llamada Daara of Malika, fundada con el objetivo principal de acoger a niños que en condiciones habituales se dedicarían a pedir por las calles. La escuela queda lejos de su familia, de modo que Malal pernocta en la misma escuela junto a muchos otros estudiantes, y solo visita a sus padres en las vacaciones escolares.

En la escuela de Malal se enseña a leer y escribir, estudios coránicos y se da formación profesional. Con frecuencia, Malal organiza actividades recreativas y deportivas para los más jóvenes que no pueden visitar a sus familias. Malal, uno de los jóvenes de más edad en la escuela, siempre ha cuidado de sus compañeros más jóvenes.
 
Promocionando la causa de otros jóvenes

La primera experiencia internacional de Malal como líder juvenil tuvo lugar en 1999, cuando participó como delegado en el Foro de los niños, en Ginebra, organizado para celebrar el décimo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño.

De vuelta a su país, Malal compartió apasionadamente su experiencia con sus compañeros de clase y decidió participar activamente en la lucha contra la pobreza. Se hizo miembro del Parlamento de los niños del Senegal, de ATD Cuarto Mundo (organización que combate la pobreza extrema) y de la rama juvenil de ATD Cuarto Mundo, el Movimiento Tapori. Durante una reunión convocada por el ministro senegalés de la Familia, se dirigió también al Presidente de la Asamblea Nacional, haciendo hincapié en la necesidad de establecer leyes contra el trabajo infantil.


Es esencial contar con la voz de los jóvenes

Malal opina que los jóvenes deben desempeñar un papel central en el proceso de toma de decisiones. En Nueva York participó en el Foro de los niños, mesa redonda organizada por la ONG Subcommittee for the Eradication of Poverty, y tomó también la palabra en la Marcha por los derechos del niño.

“Después de nuestra reunión en Ginebra hicimos una llamada a los líderes mundiales para que nos ayuden a construir un mundo mejor”, explica Malal. “Ha llegado ya el momento de pedir a los “peces gordos” que nos echen una mano para construir ese mundo mejor”.

Los temas que le interesan son muy diversos: los conflictos armados, el VIH/SIDA y la educación son tres de ellos que considera particularmente importantes. “Creo que no hay ningún tema que no podamos abordar, porque todo lo que hagamos solo puede redundar en el progreso del mundo”, dice. “Mi mensaje más importante es éste: el mundo debe acabar con las guerras”.


 

 

Búsqueda