UNICEF en situaciones de emergencia

La juventud de Oriente Medio habla sobre las consecuencias del conflicto

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-1092/Jadallah
Zohar, un niño palestino, sentado junto a sus hermanos y hermanas en Beit Hanoun, una población de la región septentrional de Gaza.

Por Blue Chevigny

NUEVA YORK, Estados Unidos, 14 de agosto de 2006 – Yasmin, una niña de 13 años de edad, vive en la Franja de Gaza. La niña dice que hasta que se desató el conflicto su vida era hermosa y que no sufría los temores que ahora padece todos los días. “No puedo ir a nadar. No puedo ir a ningún lado. No puedo explorar la Red debido a los cortes de electricidad", explica. "Ni siquiera puedo bañarme porque está cortada el agua".

Shuki, de 14 años, residía en Kiryat Simona, en el norte de Israel. “Allí se podía caminar libremente", comenta. "Era una ciudad muy tranquila". Sus padres lo enviaron a casa de unos parientes en Jerusalén, porque allí corre menos peligro. Sin embargo, comenta Shuki: "En Jerusalén cualquier pequeño ruido provoca un sobresalto aunque uno sepa que se encuentra en un sitio seguro".

Los jóvenes de Oriente Medio sufren los efectos de la violencia cotidiana que les rodea. Mazen, un estudiante universitario de 20 años de edad que lleva cabo labores voluntarias en un refugio para personas desplazadas en Beirut, la capital del Líbano, está preocupado por las consecuencias que todo esto tendrá a largo plazo en los niños y niñas.

 “Se nota en sus dibujos", explica. "Los niños dibujan cañones y bombas que caen del cielo, y cuerpos ensangrentados. Se trata de niños y niñas que antes solían dibujar cosas normales, como flores y casas".

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-1061/Brooks
Desde una colina, un niño observa el humo que se eleva de Beirut, la capital del Líbano.

“Nunca serán lo que eran "

Aunque el alto el fuego que entró en efecto hoy en el Líbano ofrece esperanzas a la niñez de ese país, las largas semanas de violencia reciente han alterado las vidas de los jóvenes en Oriente Medio. En algunos casos, no se pueden mover libremente, o han perdido sus hogares o a integrantes de sus familias.

Mona, de 16 años de edad, vive en Siria. La ciudad donde vive comenzó a recibir un intenso flujo de refugiados libaneses desde el comienzo de las hostilidades. "Muchas escuelas están llenas de refugiados libaneses", explica. "Y las viviendas para estudiantes, que se vacían en el verano, también han sido ocupadas por libaneses".

Mona tiene familiares en el Líbano, donde solía ir de vacaciones. "El Líbano nos parecía un lugar lleno de vida", se lamenta. "Ahora está muerto. Todos esos niños y niñas crecerán rodeados de violencia, y nunca serán lo que eran".

En Gaza, Basem, un niño de 16 años de edad, dice que la otra noche se despertó transpirando profusamente. "Estaba durmiendo, pero me desperté con palpitaciones, porque unos aviones F-16 habían bombardeado una cancha de fútbol palestina que se encuentra junto a mi casa".

Hora de que sanen las heridas

Todos estos niños y niñas y todos estos jóvenes están preocupados por el futuro de sus países. "Muchos de mis profesores y profesoras se han ido", explica Mazen. “Yo veo que las personas más inteligentes del Líbano se alejan. ¿Quién va a reconstruir este país? ¿Quién va a educar a nuestros niños?".

Mazen también está preocupado por la pérdida de sensibilidad por parte de quienes han sufrido tanta guerra. "Cuanto mayor es el número de personas muertas, menor es el efecto que tienen las muertes individuales en las personas", explica. "Lo más importante es seguir sintiendo empatía por quienes pierden la vida".

Shir, de 16 años de edad, vive en Haifa, en la región septentrional de Israel. Shir aún tiene planes para el futuro, aunque se pregunta si esos planes podrán hacerse realidad. "Me gustaría poder viajar por Siria, por Egipto, Jordania y el Líbano", comenta la niña. "Me gustaría poder ver esos lugares y conocer a sus habitantes. Mi abuela nació en Siria, cerca de la frontera, y yo quiero ver el lugar donde nació mi abuela. Pero por ahora no puedo, porque somos enemigos".

Los jóvenes de Gaza, Israel y el Líbano tienen mucho en común: tienen miedo. Ese miedo altera sus vidas y afecta su capacidad de imaginar un futuro positivo para ellos mismos. Cuanto antes se resuelva el conflicto que les rodea, antes comenzarán a sanar sus heridas.


 

 

Audio (en inglés)

14 de agosto de 2006:
Blue Chevigny, corresponsal de UNICEF Radio, informa sobre los puntos de vista de los jóvenes que sufren las consecuencias de los conflictos en Gaza, Israel y el Líbano.

AUDIO escuchar

La juventud opina

Radio UNICEF

Búsqueda