Photo Essay
UNICEF logo

Quiénes somos

Jessica Lange en la República Democrática del Congo

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 |  next

Jessica Lange, la más reciente Embajadora de buena voluntad del UNICEF, pide al mundo que ponga fin al horror desatado en la República Democrática del Congo.
Los días 7 al 10 de agosto de 2003, la Embajadora de Buena Voluntad del UNICEF Jessica Lange visitó la parte oriental de la República Democrática del Congo (RDC) con el fin de llamar la atención del mundo sobre las repercusiones que tiene en las mujeres y los niños el conflicto armado que dura ya cinco años, y también de denunciar el uso endémico de la violencia sexual como arma de guerra.
Miles de muchachas y mujeres de la región han sufrido violaciones brutales y frecuentemente sistemáticas en esta región, que incluye las provincias de Kivu septentrional, Kivu meridional y la región de Ituri de la provincia de Oriente. “El daño emocional y psicológico que sufren las mujeres y niños que sobreviven a esta terrible brutalidad les durará toda la vida”, afirma Jessica. “El mundo debe poner fin a este horror y ayudar a los supervivientes. Y también debe llevar a la justicia a los responsables”.
 Cerca de seis millones de personas siguen estando afectas por el conflicto armado de la zona oriental de la RDC, que ha causado cientos de miles de víctimas en atrocidades cometidas impunemente. La pobreza, los movimientos humanos y la violencia sexual que acompañan al conflicto en sí han provocado cifras crecientes de infección por VIH/SIDA. Según datos recientes, las víctimas de violación que han sido tratadas en el Hospital Punzi, de la ciudad de Bukavu, muestran un 27 por ciento de casos de VIH positivo.
Durante su visita a Bukavu y a las ciudades de Goma y Bunia, Lange tuvo ocasión de hablar con víctimas de la violencia sexual, representantes de las organizaciones de mujeres, educadores de la misma edad en materia de VIH/SIDA, niños soldado desmovilizados, trabajadores de la salud, niños refugiados y sus familias, autoridades gubernamentales locales y participantes en la ayuda humanitaria.
Con el fin de hacer frente a los programas de asistencia de la región, el UNICEF hizo un llamamiento de ayuda de 46.6 millones de dólares, en mayo pasado, de los cuales sólo se había recaudado un 22 por ciento en julio.