Panorama: Níger

UNICEF brinda apoyo a centros de salud que combaten la desnutrición en Níger

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2010/Pirozzi
En el Centro de rehabilitación nutricional intensiva de la filial belga de Médicos sin Fronteras, que recibe apoyo de UNICEF, una madre nigerina da de comer Plumpy'nut (una pasta de alimento terapéutico), a su hijo gravemente desnutrido.

Por Joëlle Onimus-Pfortner

TAKIETA, Níger, 4 de enero de 2011. Varias mujeres han traído a sus hijos para que les hagan exámenes de nutrición en este centro de salud pública de la región de Maradi, en el Níger meridional, y conversan a la sombra en un rincón de las instalaciones protegido del intenso sol del mediodía.

“Traje a mi nieto Amadou al centro de salud porque me enteré que aquí tratan a los niños desnutridos. La madre de Amadou murió hace ocho meses, y desde entonces me encargo de su crianza”, explica Hadiza, una de las mujeres que han acudido al centro.

Hadiza recorrió 20 km con su nieto de dos años de edad para que éste reciba tratamiento. Amadou, que pesa menos de 6 kg, ha perdido tres hermanos. En Níger, uno de cada cuatro niños muere antes de cumplir cinco años de edad y en la mayoría de los casos las muertes se deben fundamentalmente a la desnutrición.

Compartir información

El centro médico de Takieta es uno de los 822 centros de alimentación terapéutica que hay en diversos puntos de Níger. En 2010, en esos centros se brindó tratamiento a más de 318.000 niños y niñas menores de cinco años con desnutrición grave aguda.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2010/Pirozzi
El personal del Centro de Rehabilitación Nutricional Intensiva, que se encuentra a 50 kilómetros de la ciudad nigerina de Maradi, emplea una cinta métrica para medir los niveles de desnutrición de los niños.

Pese a que en 2010 las cosechas de Níger fueron más abundantes que lo habitual, la proporción de casos tratados en los centros de alimentación terapéutica sigue siendo muy elevada, del orden de los 5.000 casos por semana. Ese alto número de casos tratados pone de relieve la importancia del enfoque que se aplica en esos centros, donde las familias aprenden a prevenir y tratar la desnutrición y a obtener tratamiento médico para los niños inmediatamente después que aparecen los primeros síntomas, como la fiebre, la pérdida de peso y las infecciones de las vías respiratorias.

Este año, los centros de nutrición recibieron un gran número de niños como resultado de una epidemia de paludismo. Las tres chozas que se alzan en el patio del centro de Takieta representan las tres fases del tratamiento contra la desnutrición que se aplica en este centro. Uno de los aspectos más importantes de todo ese proceso consiste en compartir información con las madres y otras personas a cargo de la crianza de los niños.

Para detectar la desnutrición

Inicialmente, las madres reciben orientación sobre varias prácticas básicas de higiene y nutrición mediante las cuales pueden reducir en gran medida el peligro de la desnutrición en el hogar, como el lavado de manos con jabón y el amamantamiento exclusivo durante los primeros seis meses de vida de los niños.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2010/Pirozzi
Una madre sostiene en brazos a su hijo durante una visita al Centro de rehabilitación nutricional intensiva, donde se brinda tratamiento a los niños y niñas desnutridos de Níger.

La segunda fase consiste en medir la estatura y el peso de los niños y determinar, mediante la medición de la circunferencia de sus brazos, si están desnutridos. Durante la revisión médica, cada niño recibe medicamentos básicos, como los suplementos de vitamina A y de ácido fólico, además de tratamiento antiparasitarios.

Por último, en la tercera choza se distribuyen alimentos. Zeinabou Moussa, una dedicada trabajadora social y agente de salud, entrega a cada madre una ración semanal de Plumpy’nut, una pasta de cacahuate de alto contenido energético para tratar a los niños que padecen desnutrición grave aguda, o una cantidad equivalente de un compuesto de trigo y soja que se emplea para combatir la desnutrición aguda moderada.

Un papel fundamental

“Estos alimentos son solamente para el niño”, explica Moussa a una de las madres. “Si también se lo da a otros miembros de la familia, su hijo no se curará”.

Zouhera, una madre de seis hijos que desde hace cuatro semanas trae al centro a su hija Aichatou, escucha con atención las instrucciones de Moussa y asiente con la cabeza. “En mi familia”, comenta, “todos entienden que Aichatou está enferma y que necesita atención especial”.

UNICEF desempeña un papel fundamental en la lucha contra la desnutrición grave aguda en Níger. Gracias al apoyo de sus donantes y aliados, como la Unión Europea, UNICEF puede abastecer al Gobierno y a las organizaciones no gubernamentales de alimentos terapéuticos, medicamentos esenciales y equipos, además de ayuda en materia de creación de capacidad. La crisis nutricional de Níger ha ocasionado un número mayor de necesidades más urgente, de manera que resulta desesperadamente importante suministrar a tiempo los elementos necesarios para satisfacerlas.


 

 

Alianza de UNICEF y la Unión Europea

Búsqueda