Panorama: Níger

Los centros de salud prestan especial atención a las niñas y los niños desnutridos en el Níger

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Baraka, una joven madre de Guidimouni, el Níger, trae a su hijo Abdul de 13 meses al centro de salud local en el que le han diagnosticado desnutrición aguda grave y paludismo.

Por Kyle O'Donoghue

MIRRIAH, el Níger, 18 de junio de 2010 – Cuando Baraka, una joven madre de Guidimouni, al sur del Níger, llevó a su hijo Abdul de 13 meses al centro de salud, las pruebas médicas mostraron que padecía desnutrición aguda grave y paludismo. El niño pasó una semana en un programa de alimentación para pacientes externos pero continuó perdiendo peso.

Vea el VÍDEO

“Abdul necesita que lo lleven al hospital de Mirriah”, dice Baraka, quien ha dejado temporalmente al resto de su familia para conseguir en la ciudad importante más cercana un tratamiento que pueda salvar la vida de su hijo. 

De hecho, Abdul es sólo uno de los muchos niños que esperan ser admitidos en los próximos meses en el centro de alimentación terapéutica de Mirriah para niños gravemente desnutridos. Y a lo largo de los próximos 12 meses se calcula que, de un lado a otro del Níger, 378.000 niñas y niños, con edades comprendidas entre seis meses y cinco años, recibirán tratamiento para su desnutrición extrema.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Una enfermera del centro de salud de Guidimouni, el Níger, le recomienda a Baraka que lleve a su niño Abdul a un centro para niños con desnutrición grave en Mirriah, la ciudad importante más cercana.

Gestionar la desnutrición
La situación aquí es inquietante: Todavía faltan cuatro meses hasta la próxima cosecha y en muchas zonas ya no queda nada de comer. La escasez de lluvias ha provocado la pérdida de cultivo, lo que significa que casi la mitad de la población del Níger no tiene reservas de alimentos. La situación hace augurar una crisis alimentaria como la de 2005 que afectó a miles de niñas y niños.

En 2006, el gobierno del Níger inició un proceso de integración entre sus diversas estructuras para asegurar la sostenibilidad en la gestión de la desnutrición. Una de las instalaciones, un edificio nuevo en el hospital Mirriah construido con el respaldo de UNICEF, está dedicado al tratamiento de las niñas y los niños desnutridos.

En este centro de alimentación terapéutica, Abdul y otros niños que padecen desnutrición aguda grave reciben cuidados intensivos y tratamiento. En las espaciosas y ventiladas habitaciones duermen 32 niños, lo que ha incrementado la capacidad del hospital al 50%. El número de niñas y niños admitidos para el tratamiento ha experimentado un marcado aumento desde mediados de abril y se espera que la cifra se eleve de nuevo en julio y agosto.

UNICEF también respalda en el Níger la gestión de la desnutrición aguda grave por medio de alimentos terapéuticos, medicamentos esenciales y equipamiento en el hospital de Mirriah. Por ejemplo, se ha instalado un contenedor portátil de almacenamiento de agua y dos más se encuentran en camino; el acceso al agua potable es vital para la higiene y la preparación de leche terapéutica.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Abdul, de 13 meses, es trasladado a un centro terapéutico de alimentación en el hospital Mirriah, el Níger. Creado con el respaldo de UNICEF, la nueva instalación se dedica por entero al tratamiento de las niñas y los niños desnutridos.

Trabajar con ONG asociadas
Para hacer frente a la amenaza de crisis nutricionales, el sistema sanitario del gobierno trabaja con 20 organizaciones no gubernamentales, incluida BEFEN (en francés, siglas de Bienestar de la mujer y de los niños del Níger) y Forsani. BEFEN colabora estrechamente con el hospital Mirriah y con los programas de alimentación terapéutica de otros 15 centros de salud.

“El que una ONG nacional se haya involucrado ahora con la gestión de casos de desnutrición infantil tiene un efecto positivo”, dijo el doctor Maidadji, coordinador de la oficina exterior de BEFEN. “Las autoridades locales no desmienten la situación como hicieron en 2005”, añadió el doctor Maidadj. “La población local nos acepta. Empiezan a comprender que la desnutrición es una enfermedad y no algo que se deba aceptar como normal.”

Las ONG asociadas con UNICEF respaldan la salud pública en tres aspectos fundamentales: proporcionando recursos humanos cualificados, repartiendo equipamiento y medicamentos, y manteniendo la ayuda logística. El objetivo a largo plazo es transferir estas competencias y asegurar que el personal cualificado y los suministros estén siempre disponibles a nivel local.

“Hasta ahora, el hospital no tenía una zona dedicada al tratamiento de la desnutrición”, dijo el doctor Omar Mahamadou, uno de los miembros del personal del hospital Mirriah contratado por BEFEN. “Ahora tenemos aquí una plantilla de 21 personas contratadas por BEFEN, desde médicos a cocineros, para asegurar la calidad en la atención al paciente”.

La importancia de una respuesta oportuna
Cada uno de los niños y niñas del hospital a los que se les ha diagnosticado una desnutrición aguda grave recibe suplementos de vitamina A y de ácido fólico, comprimidos antiparasitarios y antibióticos, así como tratamiento contra el paludismo en caso necesario. Los pedidos mensuales de estos medicamentos y  complementos se realizan con el respaldo técnico de BEFEN a nivel de distrito.

“Es importante que los pedidos se hagan correctamente y a tiempo para evitar que se agoten las existencias, lo que sería fatídico para las niñas y los niños desnutridos”, dijo el doctor Maidadji.


 

 

Vídeo (en inglés)

La corresponsal para UNICEF, Nina Martinek, informa sobre el tratamiento de las niñas y los niños desnutridos en el Níger ante la amenaza de una crisis nutricional 
 Vídeo  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda